Deportes
En foco

Un puñal en el corazón al básquet de Mendoza

Una vez más, el básquet de Mendoza tocó fondo. Las finales anuales de 2015 quedaron en la nada misma. Atenas se coronó sin jugar.

Juegan a "primero yo" y después a "también yo"
Y a "las migas para mí" y cierran el juego porque ya saben que... el tonto nunca puede oler al diablo ni si caga en su nariz
. Indio Solari.

No hace falta retrotraerse hasta el año 1959, momento en el cual la Selección mendocina obtenía la única estrella en su historia coronándose en el Campeonato Argentino de básquetbol, para saber que nuestra provincia vivió momentos de grandeza junto a la naranja. En los años '80 y hasta en parte de los '90, nuestro básquet supo relamerse de las mieles de un deporte que era acompañado masivamente, que poseía grandes finales a estadios repletos y podíamos gozar de jugadores de gran envergadura.

Desde hace dos décadas, el básquet de Mendoza vive la peor debacle de su historia y en franca decadencia parece hoy haber tocado fondo. No por la escasez de figuras como Arturo Casciamani, Nelson Pedemonte o Luis Felipe Armendariz, entre otros, sino por la incompetencia de sus dirigentes de turno.

Lo que acaba de pasar recientemente es el reflejo de otra -una más- maniobra inoperante de la Federación de Básquet de la provincia de Mendoza (FBPM): Atenas (ganador del torneo Clausura 2015) se acaba de consagrar campeón anual 2015 sin jugar la que iba a ser una exquisita final ante su clásico rival de barrio, San José (ganador del torneo Apertura 2015).

La final por el Torneo Clausura la jugaron Atenas y San José, con triunfo del Apache en tres juegos (2-1). Todos estos enfrentamientos fueron disputados en enero de este año, en una desprolijidad importante, cuando debieron ser jugados el pasado año. Más allá de esto, San José, perdedor de la final del Clausura, protestó los puntos del tercer choque por la mala inclusión, aparentemente, de un jugador menor. La FBPM no dio lugar al reclamo y de ahí en más todo fue caos.

San jose

En una decisión bochornosa, la FBPM decidió comenzar con las finales anuales 2015 en el día de hoy (27 de enero de 2016), sin aviso prolongado y con planteles licenciados por vacaciones. San José informó, que ante tal desparpajo organizativo, cedía los puntos ante su clásico rival. De esta manera, Atenas sumó su novena estrella en su palmares.

El reclamo es generalizado. Facundo Rubia, uno de los referentes del conjunto de calle Bandera de Los Andes se refirió al hecho: "Todo esto es un papelón; que se juegue una final de un torneo cuando ya se terminó el año. Esto no existe en ningún lado. Jugar una final anual en febrero es de locos. Todo esto ya viene mal barajado de un principio y se sabía que iban a pasar estas cosas, porque seguramente desde adentro hacen las cosas muy mal y están perjudicando al básquet. La gestión de Ricardo Oyarce (presidente FBPM) es un reflejo a todo lo sucedido. Me molesta que perjudiquen este lindo deporte, pero se ve que algún beneficio deben sacar; hacer las cosas tan mal es inexplicable.

Oyarce

Oyarce también argumentó la decisión: "El club que no se presenta pierde los puntos automáticamente. En ese caso habría una sanción económica. El reglamento además establece que si un club no se presenta durante tres partidos queda desafiliado y que reglamentariamente tienen que jugar cinco mayores”.

Ahora bien, Oyarce se escuda en el reglamento, que no está mal; pero, ¿no sería conveniente encontrarle una solución al problema entre la Federación y los clubes? ¿No es preciso tratar de mediar, de consensuar las decisiones con dos de los mejores equipos del año? ¿O es que la Federación goza de un presente extraordinario y de gestiones intachables para ser un ente carente de humildad?

Nuestro básquet sigue manchándose, como hace tanto. Las nuevas propuestas poco le aportan a aquellas viejas que criticaron para llegar al poder. Con el 2016 se renuevan las esperanzas, ojalá que esta vez no nos defrauden y podamos, algún día, volver a creer en este hermoso deporte.

Otras irregularidades

Durante la actual gestión de Oyarce, quien llegó a la presidencia en julio de 2012 con su "Propuesta para el Cambio", han sido interminables los pasos en falso que se han sucintado por calle Capilla del Rosario de Las Heras (actual establecimiento de la FBPM).

A los seis meses de gestión, renunció el vicepresidente Luis Jezowoicz, uno de los artífices del triunfo de la gestión Oyarce para llegar a la presidencia; y seis meses más tarde deja su cargo el Secretario General, Rubén Berman, dejando así prácticamente acéfala la cúpula dirigencial de la FBPM.

Otra de las finales que se terminaron en un escritorio fueron las de 2013 entre Atenas y Rivadavia con triunfo Apache tras un opaco e interminable torneo anual en el que no existieron equivalencias entre mucho de los clubes participantes, con diferencias en el tanteador de hasta 60 puntos.

Con esta gestión, se le permitió a clubes de ascenso disputar sus localías en estadios al aire libre, lo que no sucedía hacía 20 años. Esto significó un retroceso sustancial para nuestro básquet.

Nunca existió durante la gestión un cronograma serio de partidos en el cual se estableciera el comienzo y el final de cada torneo atendiendo el año calendario. Las suspensiones de los encuentros y reprogramaciones fueron excesivas sin argumentos válidos.

Otro hecho de suma importancia tuvo lugar en 2014 previo a la reelección de Ricardo Oyarce, en el cual dos de los tres revisores de cuentas no estuvieron de acuerdo con la aprobación del balance 2013. Uno de ellos, Nicolás Popón, renunció a su cargo luego de recibir presiones. Otro, Anibal Luis Cerioni, lo desaprobó. El restante, Federico Martos, profesor de educación física, fue el único que terminó dando el visto bueno. 

Opiniones (5)
16 de agosto de 2018 | 18:55
6
ERROR
16 de agosto de 2018 | 18:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El basquet de Mendoza es pésimo. Sólo queda rescatar la actividad que se desarrolla en menores, conteniendo a chicos e incorporándolos a la vida deportiva y la vida de club. Después, es deplorable. La gente no va a ver basquet de mayores porque el nivel es muy malo. No ofrece nada atractivo para lograr concurrencia de público.
    5
  2. Lamentablemente es asi, y hace muchìsimos años que el bàsquetbol mendocino esta injustamente en la ruina, cuales fueron los motivos y buscar culpables pienso que es tiempo perdido. Somos pocos y nos conocemos bastante en el ambiente y esto urge sacarlo adelante, se que hay que ponerse a trabajar bien duro con esto para implementar politicas acertadas, asi como hacen con el fùtbol o con el hockey por ejemplo. Cuànto hace que de Mendoza no salen jugadores para la Selecciòn Argentina de Basquet? tanto del femenino como del masculino. La Secretarìa de Deportes de la Pcia., deberia realizar un trabajo en conjunto con la Federaciòn de Basquetbol y con dirigentes que esten a la altura de las circunstancias. Obviamente con el debido respeto y consideraciòn al Profe Ricardo Oyarce a quien tengo el gusto de conocerlo personalmente y en el àmbito que el sabe manejarse, en la misma cancha de basquet como profe de Educacion Fisica y como formador de jugadores.
    4
  3. A los dirigentes y a los entrenadores no les interesa los jugadores, piensan como pueden hacer para ubicarse ellos. Al deporte no hay que sacarle, hay que ponerle. Es lo único que esta salvando a los pibes de la droga. Mono, es de hombre reconocer errores y dar un paso al costado.
    3
  4. Hasta cuándo los fanáticos del básquet deberán aguantar tanta desproligidad, tanta inoperacia, tanta ignorancia. Mendoza nunca se puso los pantalones largos en este bello deporte. En fin...nunca hay que olvidar que para ser dirigente no basta con las ganas, las horas de dedicación. Hay que tener CAPACIDAD. No quiero ofender a nadie pero hay varios que tendrían que pensar en retirarse. Sólo por respeto a los miles de chicos (y sus padres) que juegan en todos los clubes. Los niños empiezan jugando y muchos sueñan con ser Manu, pero cuando llegan a los 18 años se dan cuenta que el techo es otro...."es lo que hay". Un deporte sin futuro en Mendoza. Y eso es falta de dirigentes con capacidad.
    2
  5. QUE TRISTEZA Y BRONCA DAN ESTAS COSAS. ...
    1