editorial

El desafío por un Estado útil

La tarea que hay por delante en Mendoza, aunque también en el país, es ciclópea y requiere del compromiso de todos los sectores.

Lo que estuvimos preanunciando y poniendo en debate durante varios años ha explotado y va a ser uno de los temas cruciales para atender tanto por el gobierno nacional como por el provincial. Se trata de los elefeantiásicos tamaños de los Estados, su carga pesada sobre los recursos públicos y su gran gasto improductivo.

Vamos a poner foco en nuestro Estado mendocino con el que nos relacionamos diariamente en forma directa e indirecta.

El que tenemos hoy no tiene respuesta eficiente, porque por varios motivos le es imposible. 

Su inmenso tamaño, su déficit corriente, sus deudas, las carencias de instrumentos tecnológicos tanto en hard como en software, la ausencia de procesos y la endeblez de equipamientos en salud, educación e infraestructura vuelven casi imposible sus funciones. Es un inmenso aparato cuasi paralizado y de muy difícil gestión.

Alfredo Cornejo y su equipo, con voluntad, inteligencia, decisiones justas y necesarias son depositarios de la impostergable y difícil tarea de recrear un Estado que contenga un gasto público posible y brinde servicios útiles satisfactorios.

El primer gran obstáculo que ya ha encontrado y que debe resolver con éxito para comenzar el camino virtuoso, es el del numeroso plantel de empleados y su consecuente baja productividad en la prestación de sus tareas. El gasto en salarios y aportes representa alrededor del 60% del presupuesto.

El crecimiento desmedido de la planta de agentes estatales comenzó en el fin de la gestión de Julio Cobos con el pase a planta permanente de miles de empleados, incluyendo en la misma bolsa a quienes tenían justos y legítimos derechos con aquellos que eran fruto del clientelismo y el acomodo. Jaque y Pérez agravaron el problema, tanto en la inmensa cantidad de recursos humanos sin destino ni función específica por cumplir, como con los acuerdos paritarios acordados fundamentalmente por Pérez, Ciurca, Lafalla y sus funcionarios,con los dirigentes gremiales de Ate y Ampros, Blas, Macho y Del Pópolo.

Los correctos empleados públicos que existen, conviven con los clientelares, amigos, parientes y demás de los funcionarios y con cláusulas agregadas en los acuerdos paritarios de imposible cumplimiento con los recursos corrientes.

Los "aparentes" beneficios en salarios y condiciones especiales para sus labores obtenidos en las paritarias, se convirtieron en un boomerang para los mismos supuestos beneficiados. El no pago de salarios en tiempo, tanto por parte de la provincia como de varios municipios, como aquellos que carecen de tareas determinadas e incluso no tienen puesto de trabajo físico determinado ni tarea específica, completan un cuadro inentendible e imposible de soportar con sus impuestos por la mayoría de los ciudadanos. A esto debemos agregar la obra social OSEP prácticamente fundida, los cuatro últimos años de alta inflación alimentada por el inmenso gasto y el consiguiente déficit y la carencia de insumos,  infraestructura y materiales para cumplir su tarea específica por parte de los agentes públicos.

La actitud combativa y confrontativa que vienen ejerciendo y promoviendo los dirigentes de Ate y Ampros, incluso defendiendo y reclamando por ñoquis y clientes, no es el mejor camino para defender los intereses de los trabajadores a quienes alegan representar. Muchos de ellos no acuerdan con la metodología habitual utilizada, ni con la discrecionalidad que no diferencia entre justos y entenados.

Las prácticas violentas y extremas en reclamos, aún en los justos, son rechazadas por la mayoría de una sociedad cansada de tanta confrontación.

El gobierno debe encarar la negociación paritaria con firmeza, inteligencia, espíritu de justicia y equidad para con los empleados que prestan servicios públicos de calidad e impositivamente soportables.

Los dirigentes gremiales deben modificar su conducta negociadora agresiva y tensa, sin que esto signifique ceder en sus legítimas aspiraciones. Su natural tarea es defender los derechos de sus representados con convicción, solidez y responsabilidad para con ellos y también para con todos los ciudadanos. Los excesos, las complicidades con los funcionarios, que en esta ocasión creemos y deseamos no ocurran, solo terminarían perjudicando a los mismos trabajadores, como sucede actualmente, y a la provincia entera. 

Mendoza necesita un Estado útil , eficaz, que sea impositivamente sostenible por los ciudadanos, de tamaño lógico y con empleados en cantidad exacta, bien remunerados, capacitados, dignificados y con elementos y procesos laborales precisos y de alta tecnología.

Esto va a ser imposible de conseguir si no cambian las ideas, los conceptos y la actitud negociadora de funcionarios y de Blas, Macho y Del Pópolo fundamentalmente.

Si esto no sucede, la provincia continuará, lamentablemente, su camino ya iniciado hacia una patria chica feudal, con futuro limitado y con crisis varias recurrentes. Esta posibilidad futura está lejos de la provincia que soñó San Martín, entre otros, y que deseamos y merecemos los mendocinos.

Opiniones (13)
24 de junio de 2018 | 12:04
14
ERROR
24 de junio de 2018 | 12:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. En mi caso soy empleada estatal hace ya dieciséis años es bastante acertado lo que. dice el autor de la nota aunque hay algunas cosas que me gustaría aclarar por lo general muchos fucionarios llegan con su gente muchos de ellos profesioales pero sin la minima experiencia en administración pública, son ellos los que deberían probar si estan aptos para gestionar ya que muchas veces somos los empleados viejos los que tenemos que enseñarles pero las desiciones las toman ellos ,muchas veces desde el desconocimiento y las consecuencias las pagamos todos porque tengo que sufrir ajustes en mi salario si no provoque esta situación he visto pasar muchos gobiernos que tomaron decisiones equivocadas pero la solución no esta en ajustar al empleado público esta tambien en saber como se gasta con esta inflación los proveedores le venden al estado al doble porque deberían cobrar como maximo a un mds fecha factura y ya sea por burocracia de aqui que un pago que se haga por el fondo unificado pasa por muchas oficinas y controles mas de forma que de fondo pasan a veces meses y otra cosa importante es lo no percibido es fundamental tanto como lo que se gasta
    13
  2. Primero no hay que generalizar. Después analizar caso por caso. Después consensuar en la Legislatura para qué queremos al Estado. Después gestionar ese Estado conforme a las Leyes que surjan por consenso de la Legislatura. Recién ahí ponerse a hablar de personal. Hacerlo al revés, como la nota sugiere, no es posible ni equitativo. Para qué voy a despedir gente si no sé para qué quiero dejar gente trabajando y tampoco sé si realmente la gente que despedí no me es más necesaria que la que quedó. Si primero la clase política no especifica qué Mendoza se quiere, es al pedo cualquier reestructuración de personal. Podrá bajar el déficit con menos gente, pero eso no le garantiza eficiencia en la atención y entonces ahí nomás aparecerán los reclamos por mala atención, lo cual es lo mismo ya que gastar mucho es lo mismo que gastar poco pero mal. No se vuelvan a equivocar pidiendo las cabezas de las personas cuando lo que hay que pedir es más cabeza en la dirigencia. Esto no es culpa del personal, sino de los dirigentes y no de unos pocos, de TODOS. Que ninguno se haga el boludo porque a esta Provincia la han gobernado TODOS y ninguno ha hecho nada para cambiar nada.
    12
  3. Dos posibilidades de control ante la indiferencia del estado.1: como hace telefónica, luego de la atención califica la atención por parte del usuario de 1 a 10. 2: todojefe funcionario atiende el teléfono al publico media hora por día ej; 8 a 8.30 para recibir sugerencias.
    11
  4. Como escuche por ahí y siempre lo recuerdo en la administración publica de cada 100 empleados 12 atienden al contribuyente, el resto jamás se cruza con uno. Saquen sus conclusiones.
    10
  5. El estado provincial debe funcionar de 9 a 18 ó 19. Por la mañana de 9 -13, una o dos horas de almuerzo/pausa y finalmente de 14-18 ó de 15-19 y con la posibilidad en verano de 16-20. Con la misma gente cumpliendo las jornadas completas - cosa de pagarles dignamente - y sin los curros de que a su vez se tengan otros trabajos en otras empresas, en la docencia, etc. Y con examen de capacidad, abierto y transparente, a cada ingresante que hiciere falta, sólo cada vez que se produce una vacante. NADIE y A NADIE se le deben mayores dedicaciones ni todas esas mañas para currar pesitos. Y NADIE debe poder extender su tiempo de trabajo en el estado, una vez jubilado.
    9
  6. No es una cuestion ideologica ni de Ks ni de Macristas, la nota es una emergente de la mas absoluta realidad y la logica y es muy correcta y certera en lo que describe, este estado actual no le sirve ni al pais ni a la provincia, porque el estado es una maquinaria construida para servir a la sociedad, NO para servir a los que trabajan en el y a los politicos. El estado NO puede ser una agencia de empleo ni de prebendas y muchisimo menos de privilegios porque entendamoslo muy clarito, trabajar en el estado es como la MasterCard, tiene sus privilegios y quien por lo general paga esos privilegios es justamente quien no los tiene, el tipo que esta fuera del estado: Ni hablemos de conchabos politicos, esos mismos tipos que dicen que si trabajaran en la empresa privada ganarian el triple pero no se van nunca de la funcion publica y se atornillan a los sillones para hacerse ricos con gran facilidad. En cuanto al funcionamiento en si ya sabemos como es, de cada 10m solo 3 laburan en serio, 2 o 3 no hacen nada ( y por lo general son los que mas reclaman ) y el resto 4 o 5 solo cumplen un horario para asegurarse un sueldito mientras tardan toda la mañana para escribir una nota de 2 renglones.No nos engañemos mas ni defendamos ventajas señores, es justamente por esas ventajas que todo el mundo quiere ser empleado publico, pero esto asi NO VA MAS, no se puede seguir tolerando..
    8
  7. Considero, que el periodista no es objetivo. Los gremios no hacen ingresar personas al estado, lo hacen los políticos que tienen el poder, los mismos lo hacen ingresar en forma precaria y sin concurso, por contrataciones truchas, contratos basura. Los gremios pelean por recomponer esta situación, legalizando su situación. Todos u cuando digo godos involucra a los dos partidos mayoritarios, han hecho ingresar gente por la ventana. Sin ir más lejos el periodista debería nombrar a Cobos que en la última paritaria de su gobierno, entraron como 6000 agentes, de eso nos olvidamos. También el actual gobierno esta haciendo ingresar gente por contratos basuras, que el año que viene los gremios vamos a pedir su pase a planta. Hay que llamar a CONCURSO COMO LO ORDENO LA JUSTICIA, Y NO JUSTIFICAR INGRESOS CON LAS LEYES DE EMERGENCIAS. Investiguen por favor
    7
  8. Para el posta: el tenor de tu comentario desnuda tu identificación con los que destruyeron lo poco que quedaba de estado en los últimos 12 años. Dados los resultados, que vos te sientas el "bueno" y consideres a los que pensamos distinto los "malos", es una verdadera negación de la realidad. Andá al psicólogo, que alguno k debe haber.
    6
  9. Pero che, parece una vuelta al pasado!!!... Leer esta editorial es recordar todas las justificaciones que el periodismo serio hizo para la patriada revolucionaria contra el estado bobo del bueno de Carlo!!!... Bernardo de nuevo entre nosotros!!!
    5
  10. El Estado en Mza ha pasado a ser el aguantadero de los vagos que no trabajan. Muchos vivos viven del Estado y no laburan. Otros se han enriquecido luego de un tpo en el Estado como hizo el Carlos Aranda. Los mendocinos le hemos comprado de todo a este pobre tipo que pedía puchos antes de ser funcionario.
    4