opinión

¿La izquierda latinoamericana ha fracasado?

El sociólogo brasileño analiza presente y futuro del chavismo.

¿La izquierda latinoamericana ha fracasado?

 Al comienzo del período neoliberal, las adhesiones al nuevo modelo fueron muy amplias y rápidas. Empezando con la dictadura de Pinochet en Chile, el nuevo modelo fue incorporando a nacionalismos, como el del PRI en México y el peronismo de Menem en Argentina, a partidos socialdemócratas como en Chile, en Venezuela, en Brasil. Fue un comienzo avasallador, del que parecía que ninguna corriente podría escapar. El Consenso de Washington y el pensamiento único han buscado consolidar teóricamente la conversión de casi todas las fuerzas políticas a ese modelo

Sin embargo, el auge neoliberal fue corto. Rápidamente las tres economías más grandes del continente – la mexicana en 1994, la brasileña en 1999, la argentina en 2001/2002 – entraron en crisis fulminantes, que rompieron con la euforia del éxito del modelo. Sus principales próceres fueron derrotados, algunos de ellos ingresaron a la cárcel – Fujimori, Carlos Andrés Pérez – o quedaron marcados para siempre por la experiencia negativa de sus gobiernos, como los de Cardoso y Menem, entre otros. Las economías no volvieron a crecer, la concentración de renta aumentó así como las deudas públicas. El modelo neoliberal – el gran proyecto de reconversión modernizadora de la derecha – fracasó en toda la línea. Fueron derrotados sucesivamente en varios países y en otros continuaron los gobiernos de derecha, sin mayor éxito.

La izquierda resistió como pudo en los años 1990, aislada, hasta que retomó la iniciativa con las elecciones de Hugo Chávez en Venezuela en 1998, de Lula en Brasil en 2002, de Néstor Kirchner en Argentina en 2003, de Tabaré Vázquez en Uruguay en 2004, de Evo Morales en Bolivia en 2005, de Rafael Correa en Ecuador en 2006. Se abrieron procesos de lucha en contra la pobreza y la miseria, en el continente más desigual del mundo, pese a que esos gobiernos recibieron herencias muy duras como recesiones prolongadas, sociedades más desiguales, Estados más debilitados.

Desde entonces, esos países han pasado por momentos de gran crecimiento económico, estabilidad política y disminución de la pobreza y la miseria, aun en el marco internacional de recesión y de aumento de las desigualdades. Fue por lo menos una década que, en cada uno esos países, imperó el esquema virtuoso de crecimiento y distribución de renta. En ese proceso surgieron líderes como Hugo Chávez, Lula, Néstor y Cristina Kirchner, Pepe Mujica, Evo Morales, Rafael Correa, entre otros.

Mientras tanto, la derecha movió sus fichas en países como México y Perú, con inmensos fracasos. Aun cuando la economía crecía en esos países, los índices sociales no mejoraban. Los gobernantes se han sucedido, uno tras otro, desprestigiados y derrotados políticamente. Respecto a la ultra izquierda, ha permanecido con sus posturas de críticas teóricas, pero en ningún país ha construido alternativas, que siempre están protagonizadas por la derecha. Ningún liderazgo importante ha surgido ni en la derecha, ni en la ultra izquierda, desprestigiados y derrotados políticamente.

Después de resistir a la más grande crisis del capitalismo internacional desde 1929, aun los países posneoliberales sufren las consecuencias de la profunda y prolongada recesión internacional. Sumado a errores en la política interna, se producen crisis en algunos de esos países, con derrotas electorales en Argentina y en Venezuela, desgastes de gobiernos en Brasil y en Ecuador.

Sin embargo, aun si no lograran recuperarse en esos países, ¿se puede decir que hubo un fracaso de la izquierda latinoamericana? ¿Se puede hablar de fracaso en países como México y Perú, en los que el desgaste político y social de los gobiernos no ha podido ser, hasta ahora, aprovechado por la izquierda para elegir gobiernos y construir alternativas al neoliberalismo?

En los países en los que pasó a gobernar, la izquierda puso en práctica un modelo exitoso que combinaba desarrollo económico con distribución de renta, aun a contracorriente de las tendencias internacionales. Fue la única región del mundo que logró elegir a gobiernos antineoliberales y empezar a poner en práctica procesos de ruptura con el neoliberalismo. Las inmensas trasformaciones sociales positivas en esas sociedades permanecen y son una marca incuestionable del éxito de esos gobiernos.

Los gobiernos de izquierda han logrado fortalecer procesos de integración regional por toda América Latina y el Caribe, por primera vez en su historia, procesos relativamente autónomos respecto a Estados Unidos. De manera que esos gobiernos aparecen como el eje de la izquierda mundial en el siglo XXI, referencias incluso para fuerzas de la nueva izquierda europea, como Syriza y Podemos.

Aun en la crisis actual en algunos de esos países, las fuerzas que están calificadas para superar la crisis de forma progresista, son las de la izquierda latinoamericana del siglo XXI. La derecha propone restauraciones conservadoras y represivas, de las que el gobierno de Mauricio Macri en Argentina es un ejemplo claro, y la ultra izquierda continúa como un sector sin ningún peso político. El futuro de América Latina en el nuevo siglo depende de la disputa entre gobiernos posneoliberales y proyectos de restauración neoliberal.

(*) Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Opiniones (4)
22 de junio de 2018 | 15:11
5
ERROR
22 de junio de 2018 | 15:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Yo me hago otra pregunta, en vez de ¿La izquierda Latinoamericana a fracasado?, yo preguntaría ¿la izquierda es un fracaso? Sacando estos países como Venezuela, Nicaragua, y la misma Cuba que son desastres, no encuentro en otra parte del mundo países donde la izquierda (comunismo) haya tenido exito, veo Cora del Norte, veo China, veo Rusia, y son dictaduras lamentables.- Mi conclusión La Izquierda en la practica es un Fracaso.-
    4
  2. Ni Chavez, ni Kirchner y menos Cristina, ni Correa, son de izquierda. Son populistas de derecha, lo demuestra que el final de sus gobierno los encuentra millonarios a ellos (Chavez y Kirchner no, porque fallecieron, pero sí, sus hijas en el caso de Chavez y Cris y sus hijos) e igual de pobres a sus países y a sus ciudadanos. Es fachada de distribución de la riqueza y sólo es asistencialismo y clientelismo.
    3
  3. Macho, no leí la nota (ya no leo casi ninguna, es maraviloso prescindir del palabrerío al dope), pero si pensás que los k y chávez tienen algo que ver con izquierda tenés un mojón en el cerebro. Izquierda lleva la palabra ética grabada en su adn; el populismo pedorro que ellos representan exactamente lo opuesto. Por suerte se condenaron solos a la desaparición, la verdadera izquierda por supuesto que no.
    2
  4. El problema no es la izquierda sino... "los izquierdistas", que apenas pueden actúan como cualquier capitalista y peor todavía, cualquier delincuente. Si bien esto último no es exclusivo de ese lado ideológico, su manejo a su vez de la economía, sea nacional, provincial o municipal, es deficiente; lo que se expresa en es déficit cuantioso que queda al final de su gestiones: Son buenos para gastar, pero no para ganar: generosos para recaudar y distribuir, pero incompetentes para generar y ahorrar. Y excelentes para versear.
    1