opinión

Incontinencia para todos y todas

Incontinencia para todos y todas

Hace sólo un mes, la dinámica binaria del argentino medio estaba entre Cristina y el tándem Pinedo/Macri, el Congreso y la Casa Rosada, el bastón de mando y la banda presidencial, el fin de ciclo K y el dorado esplendor de Cambiemos.

Cambiamos todos. La oposición se volvió oficialismo; 678, un movimiento de perseguidos políticos, y tres delincuentes olvidados en uno de los pocos penales de máxima seguridad del país en hombres libres a la fuerza.

Si la fuga de Víctor Schillaci, Martín y Cristian Lanatta no tuviera por detrás un triple crimen que expuso no sólo el negocio del tráfico de efedrina en Argentina sino también el contacto entre el narco local y el poder político, estaríamos ante una historia digna del mejor absurdo cinematográfico. Álex de la Iglesia podría hacer de ella otro de sus films de culto.

Los personajes no necesitarían mayor ficción que la que ya ostentan los protagonistas reales de este caso policial. La cena de Nochevieja encontró al país discutiendo si los tres prófugos estaban muertos o fuera del país: estaban escondidos en una quinta del Conurbano bonaerense, acaso con una sidra a medio enfriar y un pan dulce de segunda marca. Días después, saldrían a la calle sin modificar sus apariencias y hasta visitarían a exfamiliares. Uno de ellos, supuestamente gordo y con cara de hacer buenos asados, habría visitado a su exsuegra y hecho compras en verdulerías de la zona. La columna de Perfil, leela completa haciendo clic aquí.

Opiniones (0)
22 de junio de 2018 | 05:02
1
ERROR
22 de junio de 2018 | 05:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"