opinión

Venezuela: La tentación de una dictadura parlamentaria

El análisis desde el chavismo de lo que ocurre en Venezuela.

Venezuela: La tentación de una dictadura parlamentaria

 La derecha venezolana se apresta a inaugurar su mayoría calificada en la Asamblea Nacional con un grito de guerra: desandar el camino iniciado en enero de 1999 cuando Hugo Chávez Frías juró sobre la moribunda constitución de la Cuarta República que impulsaría las transformaciones políticas, económica y sociales que el pueblo de Venezuela reclamaba desde hacía mucho tiempo.

Más allá de las especificidades y los innegables problemas del momento actual lo cierto es que la irrupción de Chávez marcó un antes y un después en la historia no sólo de su país sino de América Latina y el Caribe.

Después de Chávez nada seguirá siendo igual, y se engañan quienes piensan -en Venezuela como en la Argentina de Mauricio Macri- que se puede hacer andar hacia atrás al reloj de la historia. Así como la izquierda sabe que una circunstancial mayoría electoral no basta para garantizar el triunfo de la revolución, no es menos cierto que aquella tampoco es suficiente para hacer lo propio con un proyecto reaccionario.

Las clases y capas populares pueden estar muy descontentas con la gestión macroeconómica o con los estragos de la corrupción, pero parece muy poco probable por no decir imposible que la paciente labor pedagógica de Chávez y el aprendizaje popular de todos estos años hayan caído en el olvido. Los problemas económicos del momento no alcanzan para cancelar los notables cambios en la conciencia de las clases y capas populares.

El pueblo sabe lo que fue la Cuarta República, al servicio de quienes gobernó y quienes fueron sus personeros. Y el chavismo, antes y ahora, podrá haber cometido muchos errores pero sus aciertos históricos superan ampliamente sus desaciertos.

En ese sentido, el balance deja un saldo positivo que los problemas del momento no alcanzan a eclipsar. Y si la derecha se confunde y cree que una transitoria mayoría en la Asamblea Nacional equivale a una carta blanca para volver al pasado más pronto que tarde caerá en la cuenta de que el poder social es una construcción mucho más compleja y que excede los límites del ámbito parlamentario.

Este es importante, sin duda, pero está lejos de ser una plataforma desde la cual impulsar un proyecto que recorte ciudadanía, atente contra derechos económicos y sociales y socave la soberanía nacional. Si, ensoberbecida, la derecha tuviera la osadía de pretender avanzar por este camino -que en términos históricos sería retroceder- se enfrentaría con una encarnizada resistencia social y sus temerarios mentores tropezarían rápidamente con los límites de una dictadura parlamentaria.

Aprenderían, rudamente, lo que es la dualidad de poderes. La calle asumiría bien pronto un inesperado (para ellos) protagonismo, demostrando la eficacia práctica de un contrapoder que se nutre de la memoria histórica de un pueblo y de los sueños emancipatorios que Chávez supo inculcar entre los venezolanos y que son como las brasas aún vivas debajo de las cenizas engañosas del momento, que un simple soplo las hará renacer con fuerza.

Y ese soplo lo puede originar la tentación de la derecha al incurrir en lo que Marx llamó el “cretinismo parlamentario”: pensar que una mayoría legislativa equivale a una mayoría social, y que una momentánea supremacía electoral autoriza a ejercer una dictadura parlamentaria. Por una de esas trampas de la dialéctica histórica, o de una hegeliana astucia de la razón, probablemente ese mal paso sea lo que necesita el chavismo para re-encenderse con fuerza en la noble tierra venezolana.

(*) Atilio Borón. Director del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini(PLED), Buenos Aires, Argentina. Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2013. www.atilioboron.com.ar


Opiniones (6)
21 de julio de 2018 | 16:38
7
ERROR
21 de julio de 2018 | 16:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ud. está como la protagonista de "Good by Lenin" sólo que ella estaba en coma cuando cayó el muro ¿Cuál es su excusa?
    6
  2. Francamente, si uno lee desprevenidamente el ultimo parrafo, no se daria cuenta de nada si alguien le dice que estamos en 1917 en plena revolucion de los soviets en Rusia......... DESPIERTESE BORON ¡¡¡, EL COMUNISMO CONCLUYO EN EL 89, cuando cayo ese miserable muro en Berlin y los mismos proletarios que vivian en el paraiso socialista se encargaron de demolerlo, entiendalo don revolucionario, el comunismo fue un fracaso absoluto en cualquier sentido, por eso concluyo, entienda que en Alemania la gente huia solo en una direccion escapando del comunismo de la Alemania Democratica y nunca en el otro sentido. AFLOJE CHE ¡¡¡
    5
  3. ¿Dictadura si llegan por elecciones, que el mismo Maduro su ufana, fueron limpias?, es decir que si no gana quién ud. quiere es dictadura. En democracia se respeta el voto del pueblo, por 17 años votó a Chavez, y luego a Maduro, el país está pasando por problemas incomprensibles, salvo por pésima administración, y el pueblo ha tenido una paciencia infinita, y hoy votó por otros. RESPÉTELOS.
    4
  4. Es una pelotudes crónica lo que escribe este tipo!!! No entiende aun que la historia ni registra ningún éxito del populismo o de la revolución que este escritor pregona.Chavez al igual que maduro,kristina usaron el verso marxista para enriquecerse y mentir,mentir y mentir .Nadie quiere la derecha como Ud. la pinta,pero tampoco a estos atorrantes ideólogos del fracaso comprobado atravez de la historia .Pobre Cuba lo que sufrió con estos populistas millonarios
    3
  5. El relato del lado de los que ignoran la realidad. ¿Qué piensa este aparato que escribe sobre la voluntad popular? ¿quién en Venezuela encarcela a los opositores? ¿No emite opinión sobre el voto hartazgo de las payasadas "bolivarianas", incluido el pajarito que habla? En fin, no hay solución para los que tienen el cerebro de kk, fiel extensión de la payasada venezolana.
    2
  6. Realmente el Sr. Atilio Boron sorprende con este mensaje traicionero de la realidad venezolana, realidad esta que hubiera sido igual si estuviese vivo Chavez, o sea un desastre. Usted no puede tan suelto de hombros hablar de que la derecha prepara una dictadura parlamentaria, en un pais donde el poder es ejercido por una legion de ignorantes, que solo se han llenado sus arcas con el hambre del pueblo, que ejercen su mandato como si fuera un regimen autocratico, bipersonal (Maduro-Cabello).- Señor Boron el pueblo de Venezuela se ha despertado y hasta que no caiga este pseudosocialismo barato no va parar.- Con respecto a su mención de Marx yo le diria que el pensamiento se llama Cristinismo Parlamentario, la señora de Kirchnner ya lo puso en practica aca en Argentina, transformando al Congreso en una escribania.-
    1