opinión

Coimas: Flamarique le responde duro a Lafalla

El ex ministro de Trabajo durante el gobierno de De la Rúa, exculpado al igual que el ex presidente en la causa por presuntos sobornos, contestó a la opinión del ex gobernador publicada ayer en MDZ.

MDZ publicó ayer una nota de opinión del el ex gobernador Arturo Lafalla en la que expresaba su indignación por la absolución de todos los imputados en la causa por las presuntas coimas en el Senado durante el gobierno de Fernando de la Rúa.

Uno de los exculpados en la causa, el ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique, rechazó en duros términos el texto del ex mandatario provincial y le respondió con su propia opinión al respecto, la que reproducimos a continuación:

"La atrocidad de la hipocrecía de Arturo"

“Comprender el mundo no es nunca una simple cuestión de registrar nuestras percepciones inmediatas. Comprender entraña inevitablemente razonar. Tenemos que ≪leer≫ lo que sentimos y lo que parece que vemos, y preguntar que indican esas percepciones y cómo podemos tenerlas en cuenta sin sentirnos abrumados por ellas.

Una cuestión se refiere a la confiabilidad de nuestros sentimientos e impresiones.

Un sentimiento de injusticia podría servir como señal para movernos, pero una señal exige examen crítico, y tiene que haber cierto escrutinio de la solidez de una conclusión basada en señales”.


La idea de la Justicia

Amartya Sen



“Un fallo salomónico es aquella decisión a la que se recurre para, de manera tajante, solucionar un problema o dirimir un conflicto entre partes. Puede no dejar satisfechos a los litigantes, pero el caso se resuelve. Se trata de un epónimo, pues el adjetivo deriva del nombre del famoso personaje bíblico Salomón, hijo de David y rey de los judíos (966-926 AC), durante el esplendor de la cultura hebrea. Se lo consideraba un sabio, aunque sus decisiones serían hoy muy discutidas. A modo de ejemplo, puede contarse un caso en el que Salomón ordenó partir a un niño en dos mitades, para poner fin a una pelea entre dos mujeres que lo reclamaban en calidad de madres”

Significado y origen de expresiones famosas


“Quién soy yo para juzgar”

Papa Francisco


Tan grande se cree el hipócrita, que pontifica sobre todo, y en este caso en particular, sobre el significado cultural de “fallo salomónico”, sin comprender el sentido más profundo que la literatura universal a través de la historia le ha dado a este hecho ocurrido antes de Cristo.

Desde el inicio en su artículo, deforma las interpretaciones de un hecho histórico. No es verdad lo que dice. Y lo trata de universalizar.

Le concedo y acuerdo que fue un hecho lentísimo este juicio, y la justicia lenta no es justicia.

Lo creo porque lo he padecido en carne propia. Pero debo informarle que ninguna demora obedeció, como lo reconoció en su alegato la fiscal Sabrina Namer, a ninguna chicana jurídica o postura de ninguno de los imputados.

Tal es así que el último pedido de elevación a Juicio Oral del Fiscal Delgado no fue apelado, para acelerar el trámite, y que se realizara el juicio lo más pronto posible.

Pero además le aclaro que todas las últimas demoras del juicio fueron producidas por Pontaquarto, un “delincuente” procesado por defraudación y estafa, que  formó también parte de este proceso, y chicaneó para demorar este Juicio Oral y que no se le juntara con otro.

Le aclaro que a la persona a quien me refiero y lo trato como delincuente es porque fue condenado, apeló y Casación le confirmó la condena.

Es justamente acá en su “profunda sensación de injusticia” (sic) que lo quiero remitir al prestigioso autor que cita en su artículo.

He encabezado esta opinión con una idea del mismo, que le recomiendo lea atenta y detenidamente y trate de razonar como propone su predilecto autor.

En los libros es conveniente avanzar más allá de la solapa. No quiero tampoco olvidarme de recomendarle lea la “Breve reseña sobre el fallo” que emitió el TOF Nº 3. Lo puede encontrar en: http://www.cij.gov.ar/nota-12801-Absolvieron-a-todos-los-acusados-en-el-juicio-oral-por-las-coimas-en-el-Senado.html

Por convicción he permanecido 13 años en silencio. Es a mi entender lo que correspondía, dejando actuar a la justicia libremente y prestándome a todas y cada una de las medidas que me solicitaron para el esclarecimiento de este caso. Espero tener otros 13 años para aclarar, dialogar y esclarecer todo lo atinente a esta sentencia.

Creo que cada persona es libre de pensar lo que quiera, lo que su real entender y saber lo hagan creer.

Me asumo como un crítico del sistema, que hay sin lugar a dudas que mejorar; creo que la democracia es un sistema de cambio permanente ordenado bajo un pacto de convivencia sagrado que es la Constitución Nacional.

Pero adentrémonos al debate que propone, y acepte usted discutir sobre las modificaciones que propone al sistema judicial. Así avanzamos en dar con “el olfato adecuado para la injusticia” (sic).

Cae de maduro de su artículo, que podríamos sintetizar las mismas en estas opciones:

Juzgamientos por:

A)   Encuesta publica en horario “Prime Time” de la TV.

B)   Encuesta telefónica

C)   Encuesta territorial

D)   Linchamiento Popular

E)    Convocamos a un “Rey Salomón”

F)    Convocamos a un vidente de la opinión pública

G)   Mensajes anónimos de la "nube" de internet

H)   Mensajes por “Twitter”

Si le parece adecuado alguno de estos métodos que le propongo buscamos un caso y lo sometemos al método que elija. Para ver cómo funciona su idea de justicia en acción, y así ver si satisface su olfato de injusticia.

Pero no perdamos tiempo, el Rey Salomón se va quejar.

Le propongo algunos temas, como ser privatización de los Bancos de Mendoza y Previsión, Privatización de Obras Sanitarias Mendoza, condonación de deudas a Monetta, condonación de deudas a Vila y Manzano. Tomamos como auto de elevación a juicio el pedido de juicio político a usted, que se encargó de hacer dormir en la Legislatura, en su oportunidad.

Los dos párrafos siguientes de su artículo de opinión merecen atención esmerada:

“La calidad de un sistema, en este caso el Judicial, no se puede evaluar sólo en función del cumplimiento de las formas y procedimientos que el mismo prevé para su funcionamiento, sino por sus realizaciones.

Para tener una idea de justicia e intentar realizarla es imprescindible tener un fuerte sentimiento de injusticia. Por eso la justicia no es un absoluto, una cuestión solo de razón y de aplicación de normas formales, sino de tener la sensibilidad apropiada y el olfato adecuado para la injusticia.” (sic)

Vergüenza ajena da la mezcolanza de conceptos serios del intelectual Sen con ideas de un señor abogado como usted, teñidas de hipocresía política y especulación mediática en un tema como éste; pensar que usted juró por la Constitución en varias oportunidades. Le recomiendo que la vuelva a leer con atención para poder realizar una crítica racional y propositiva del sistema judicial en la Argentina.

¿Qué serían, Dr. Lafalla, las “realizaciones de la Justicia”? Tal vez satisfacer su olfato de injusticia, pero como dice Sen, el autor que usted propone, “el sentimiento de injusticia no es nunca una simple cuestión de registrar nuestras percepciones inmediatas”, “Un sentimiento de injusticia podría servir como señal para movernos, pero una señal exige examen crítico, y tiene que haber cierto escrutinio de la solidez de una conclusión basada en señales".

En este momento de lo que escribo, me conmueve tanta sinrazón de su opinión que me surge una pregunta acerca de cuál es su compromiso cívico, y qué entiende usted por el compromiso que tenemos con la verdad y la justicia; es tanto el sentimiento de cinismo e hipocresía que fluye de su parte que esa pregunta se la voy a realizar en los párrafos finales.

Ahora bien, respecto a lo concreto del fallo que usted interpela le aclaro lo siguiente:

Que no fui acusado, ni por la Fiscalía, ni por la querella, es decir, la Oficina Anticorrupción. Estos que fueron los representantes de (Delgado, Freiler y Rafecas), quienes hicieron la instrucción acusatoria en el juicio, pidieron mi absolución.

Esto ocurrió porque demostré con los elementos de prueba que había coleccionado el juez y el fiscal en la etapa instructora que era inocente.

Demostré que era inocente de todas y cada uno de los elementos con los cuales me llevaron Rafecas, Delgado y Freiler a Juicio.

El TOF Nº 3 le dio la razón, en mi caso, a lo que pidieron en su alegato las partes acusadoras. Y si convenimos en hablar idioma español, dándole a las palabras un mismo y único sentido, entenderá que en mi caso no hubo impunidad, porque para ser impune de algo, la Fiscalía y la Oficina Anticorrupción, me tendrían que haber acusado.

Acerca de sus preocupaciones porque el tribunal pide la “investigación de los denunciantes” (sic) son clarísimas las mismas: por falso testimonio; no porque declararon, sino porque mintieron; lamento que no haya concurrido a escuchar a esos testigos.

En el tema de los fiscales Delgado y Freiler, porque han sido muy incompetentes en su labor desde todo punto de vista. Esto lo sostuvo su amigo Wortman Jofré, abogado de "Chantaquarto" cuando alego diciendo textualmente que “en esta causa no se podía condenar a nadie porque todo lo dicho en ella solo servía para escribir diarios.” (sic) Seguramente tampoco coincide con enviar al Dr. Wortman al Tribunal de Ética del Colegio de Abogados, como lo dispuso el TOF Nº 3.

Renglón aparte merece que nos ocupemos del juez Rafecas; enviarlo al  Consejo de la Magistratura es lo mínimo que se puede hacer con un violador serial de la Constitución, como lo deduce el tribunal en el apartado 4 de su reseña.

Ahora, en su cambalache de ideas, mezclar los sueldos de la Justicia, qué fin tiene sino es ser aprovechador condescendiente con un fuerte rechazo de lo que muchos sentimos respecto a estos temas y que deben ser resueltos dentro de una discusión pública sin fraseología barata, que desnaturaliza verdades evidentes. Es de un oportunismo carroñero sin límites lo suyo.

Y en ese final a toda orquesta que propone “so pretexto de garantizar al ciudadano el derecho de defensa, de inocencia, de libertad” (sic) de vivir en una sociedad donde no se garanticen estas estupideces básicas, me hace dudar mucho de su buen estado mental.

Finalmente, nada es cierto de los casos que relata al final de su artículo. Sería muy significativo nos ilustrara qué hizo usted para que las cárceles no estén llenas de pobres y, sobre todo, por el estado en que las mismas se encuentran; recuerde que fue vicegobernador, diputado nacional y gobernador de esta provincia.

Es acá donde le pido definamos y aclaremos qué entiende por deberes y derechos cívicos constitutivos de lo que es la conciencia de ciudadanía; para mí, creo, sería lo siguiente:

La conciencia de derechos y deberes se da cuando las personas dentro de un ordenamiento jurídico saben cuáles son sus derechos y cuáles sus deberes de acuerdo con las normas vigentes.

La implementación del derecho depende en gran medida de esta conciencia. Sin ella es posible que las normas no pasen de ser frases en un papel a ser elementos reguladores de la conducta.

Es acá donde le pido me responda si usted interpreta, como un deber de ciudadano, cumplir con la Justicia.

Es acá donde le pido me conteste si no es empezar a aminorar ese “sentimiento de injusticia” que dice sufrir en su artículo, ayudando y estando a derecho cada vez que la misma se lo solicite.

Es acá donde le pregunto si no es un compromiso cívico elemental acercar a la justicia todas las pruebas, indicios y conocimiento que tenga de un delito.

Es acá donde no me cierra lo que escribe y piensa con lo que hace, porque si sabe tanto del caso, si tiene tantas certezas, tantas pruebas, tantas sensaciones o señales ¡¡¡¡ por qué no declaró en el juicio!!!!!!

Porque usted, Arturo Lafalla, era testigo en esta causa; yo lo propuse como tal con la única obligación de decir la verdad y pidió no declarar.

Y usted sabe muy bien a quién se lo pidió: si quiere lo hacemos público.

Perdió una oportunidad muy grande de ser un ciudadano digno y comprometido.

¿Sabe qué? Usted es un hipócrita.

Ahora sé bien quién es usted para juzgar.

Alberto Flamarique

DNI 7.889.515

Opiniones (5)
25 de febrero de 2018 | 05:39
6
ERROR
25 de febrero de 2018 | 05:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si es cierto lo que dice Flamarique, debio declarar arturo Lafalla, de todas maneras Lafalla me parece que no falla en esta
    5
  2. Despues de leer la contestacion de la carta del Sr. Alberto Flamarique, a lo expresado por el Dr. Arturo Lafalla, debo decir que me apena, que un hombre del Derecho, como lo es el Dr. Arturo Lafalla quien fue como bien lo expresa el aludido en su nota, Vice-gobernador, Dip. Nacional y Gobernador de la Provincia. quien no puede desconocer tanto la CN como la Provincial, a la que juro en tres y dos oportunidades, y digo tres, porque al asumir los cargos provinciales, lo hizo por la de la Nacion y la Provincia respectivamente. Releo una y otra vez la Nota del Dr. Lafalla, porque la justicia que el pretende como bien lo dice Flamarique en su descargo, es la mediatica, la sensacion que se crea en la gente de que realmente Ocurrio, lo que no ocurrio. Por ello hay que leer los fundamentos de la sentencia dictada, no son del siglo que el menciona, sino de ahora, claros y de comprencion de cualquiera, por mas que no le guste al Dr. Lafalla USO OFICIAL RESEÑA DE LOS PRINCIPALES FUNDAMENTOS DE LA SENTENCIA DICTADA EN LA CAUSA Nº 857/07, ?CANTARERO, EMILIO MARCELO Y OTROS S/ COHECHO?, DEL REGISTRO DE ESTE TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL FEDERAL Nº 3.
    4
  3. Filosofo el -flamarique, habla mucho y no dice nada...solo ofende, no nos da imagen de inocencia, solo de venganza. No sera entonces el el hipócrita?
    3
  4. Lafalla, seguís opinando vos? Con razón tenes esa cara que parece tallada en piedra. Que tenes que decir de tu amigo Rodolfo Gabrielli, Monetta, Del Amor, Fabrega, Menem, Amira Yoma, Emir Yoma, Corach, Cohan, Manzano, Dromi, Bauza, Anibal Fernandez, De Vido, y los que se me están quedando en el camino? Nos podrías explicar esta gente donde tendría que estar? Vos mismo, con el quilombo que dejaste de los bancos de Mendoza y de Prevsion Social?
    2
  5. Impecable.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve