quincho

Picardías sin Paco, Cleto-Ernesto, y las "novias" mendocinas de Massa

El PJ pone a caminar candidatos y hace acuerdos. Massa ya nombró "delegado" mendocino. Chismes de negocios: gerentes que se van. Entre Sanz y Cobos, se tensa la cuerda. Empresarios hablan a dos puntas. El equipo de Paco le ganó a Cleto en la UTN.

Julián decidió aprovechar los 14 grados con lluvia que se habían venido de golpe, para rescatar uno de sus potajes preferidos del recetario de su biblioteca. Había aprendido a hacerlo un mediodía de invierno muchos años atrás luego de una noche de juerga, en una finca galesa en Dolavon. Cocina de hierro, pisos de madera bruta, y el calor de la salamandra. Sonrió recordando esas horas, mientras preparaba una ollita con agua hirviendo para desgrasar chorizos blancos, candelarios, y salchicha criolla. Ya había separado carré de cerdo cortado en trocitos y lomo veteado de ternera. El potaje se completaba con porotos colorados, zapallo de plomo, y trozos de choclo entero. El Ruso revisaba los avisos clasificados de Napsix en su iPad. -¿Estás buscando trabajo, justo vos?- chanceó Julián mientras en una olla enorme de hierro con algunos leños abajo ponía a sellar la carne. Enseguida la retiraría para agregar cebollas, puerro, y algunos dientes de ajo en el fondo de cocción. El Ruso contestó casi sin prestarle atención. –No… es para un amigo, que es gerente general de uno de los hoteles cinco estrellas de Mendoza, pero se quiere rajar de la provincia…- dijo al pasar, y siguió buscando en los avisos. Julián se quedó perplejo. ¿A qué clase de persona se le ocurriría irse de Mendoza? Se quedó pensando en eso y en otro gerente general, amigo suyo, al que le están dando el raje de uno de los centros comerciales importantes. El tipo ya estaba laburando sólo medio día. (…es que el mundo de los negocios está implacable… y el año que viene será muy denso…) pensó más para sí que para compartir con nadie. La música suave de Roberta Flack sonaba en el ambiente. En la olla, fuente de mil batallas gastronómicas, ya se cocían a fuego vivo y en su jugo la carne, las verduras, los porotos colorados y el zapallo de plomo, con tomate triturado, caldo, ají molido, abundante perejil fresco y una botella de vino blanco. Al final agregaría los embutidos dispuestos en rodajas, y finalmente los choclos cortados en trozos. Nadie se levantaría de la mesa sin acomodarse dos platos y medio del guisote entre pecho y espalda, y al menos media bottle del “Nosotros”, el vino de Susana Balbo que merecía haber sido usado en la Última Cena, aunque sea para que Leonardo lo hubiese pintado.

Desde el cuadro que adorna la pared norte del quincho, el Dr. Favaloro se aprestaba a leer los partes médicos de Evita Capitana, ante la atenta mirada del General, Eternéstor y el Comandante Presidente. Raúl Querido se había ido a otra nube a festejar los 30 años de democracia con Bernardo Grinspun y el “Chacho” Jaroslavsky, el padre de la rosca nacional. Todo estaba como debía ser, como para meter al país de cabeza en otro quilombo de los grandes.

Los muchachos llegaron rapidito, empujados por la lluvia. El Chito estaba exultante porque a algunos, sólo a algunos empresarios, les habían dolido los talerazos propinados por Alfredo Cornejo, que los acusó de falta de coraje para discutir la cosa pública, seguido de un tremebundo editorial de MDZ poniendo las cosas en blanco y negro. Tal parece que se disponían a armar la UEM para alzar la voz de vez en cuando.

-Vas a ver que se van a poner en marcha…- dijo, mientras el gordo agregaba las rodajas de chorizo candelario al potaje y sacaba la tapa para evacuar un poco de jugos. –Lo único, es que me parece que se les va la mano con el financiamiento de la UEM. ¿Cómo se les ocurre hacer un proyecto de ley para que medio Mendoza pague las organizaciones empresarias con Ingresos Brutos? Los muchachos están de la nuca…- dijo, amagando con meter un trocito de pan casero en la cacerola que bullía sobre los leños. El gordo le amenazó con el cucharón y una mirada fulminante. Chito prefirió seguir con las explicaciones. –Una Unión empresaria súper eficiente y con guita no cuesta más de 5,5 millones de pesos al año. Saquen la cuenta, que me la pasó un amigo empresario de los que todavía da la pelea: Les cobrás 6.000 pesos por mes a las empresas grandes, las de CEM y similares. 4.000 mangos les hacés a las medianas y unos 2.000 pesitos a las chicas. Como mínimo, considerando unas 110 ó 120 empresas. Son 5,5 millones. Si fueran 450 lucas por mes, le pagás 50 lucardas a un gerente general, unos 10.000 a 15.000 a una secretaria ejecutiva, otros 15.000 mangos de alquiler y servicios, dos profesionales más -tal vez economistas- otras 50 lucas, usas otras 10 lucas en movilidad, buena internet, logística, y te quedan 300 lucas limpias por mes para estudios. Podés hacer en dos años diez trabajos serios para Mendoza…- concluyó el Chito mientras todos se sentaban alrededor de la mesa. El Omar, el radical-radical-radical que habla con todos, menos con uno, agregó una cuota de ponzoña…

-¿Y con los rehenes del sistema, qué hacés?

-¿Qué rehenes?

-Y… es tan grande el tamaño del Estado en Mendoza y está metido en tantas cosas, que mal o bien casi todas las empresas tienen algún tipo de relación o en el mejor de los casos les deben favores. Hay ministros, como Marcelo Barg, que son casi gestores de las cosas que les traban en Buenos Aires a las empresas. La devolución del IVA o las importaciones son los casos típicos. Hay funcionarios que viajan a la capital a veces sólo a hacer ese tipo de gestiones. Se suben a los aviones a horas insólitas, incluso, para que no los vean los periodistas porque las explicaciones se les complican. Hay tipos a los que les han regalado incluso el tractor. ¿Qué “coraje” podés esperar en esos casos? ¡Olvidate!- dijo con énfasis, mientras picoteaba unos choricitos encamisados que el gordo había preparado a modo de entrada. El potaje ya estaba armado por completo y sólo restaban unos minutos de cocción. Ya había hambre en la mesa. Los muchachos seguían debatiendo el asunto empresario cuando la Marcha Peronista, la original, la de Hugo del Carril repleta del ruido a púa de tocadiscos, inundó la estancia. El gordo se puso de pie y revoleando la cuchara comenzó a cantarla a voz en cuello. El Chito tomó fuerte el frasquito de agua bendita que solía llevar consigo.

-¿¿Y ahora qué pasa??- preguntó el Ruso alarmado, cuando una columna de funcionarios del Paco y estudiantes de la UTN pasó por la calle vivando a Cristina, a Néstor y al General.

-¡¡Es que ganamos las elecciones, con el 45!!- bramó el Gordo. Ludovico, el único ganso del grupo que se había hecho massista hacía cinco minutos, tomó el teléfono para llamar al ECI. Pensó que el peronismo comenzaba a alucinar, ya que no podían digerir de ninguna manera el resultado de las elecciones con CFK, encima, borrada por prescripción médica.

-¿Qué elecciones, qué 45 %?- preguntó el Ruso ahora con cautela, mientras miraba la extraña marcha callejera.

-Bueno… No es el 45 % sino 45 votos. Les explico…- dijo el gordo mientras servía el potaje humeante en los platos. El Malbec pedía a gritos ser maridado. –Sucede que ganamos las elecciones del decanato de la UTN y ahora tenemos un decano peronista, nacional y popular. Es el ingeniero José Balacco, y en unos días lo vamos a reunir con Florencio Randazzo. Porque le ganamos a Cobos en su propia casa. ¡¡Los acostamos a los radicales en su universidad!! Les metimos 45 votos a 36. La verdad es que esta victoria es mérito puro del equipo de amigos del Paco. Los íntimos, sobre todo el “Mono” Quiroga y el Antonio Araya, han operado muy bien con los consejeros y le metieron un golazo a los radicales después de la paliza que nos dio Cobos en las elecciones…- contó el gordo, festejando con un sorbo del “Nosotros”. El Omar hizo la autocrítica.

-Es verdad lo que dice Julián… Nos mataron… Lo que pasa es que el Julio a veces terceriza la acción en tipos que en realidad no saben de política, y después los costos los tiene que pagar él, completitos. Van a hacer mucho circo con esto. El rector de la UTN es de la “opo” y nos metieron en Mendoza, tierra de Cleto, un decano peronista. ¡Imaginate..!

-Hablando de peronistas… ¿En qué andan, ahora que Paco no está?- preguntó el Chito, separando del plato los pedacitos de salchicha criolla, que no le gustaban.

-Justamente… ahora que Paco no está, la política está laburando rapidito…- contestó el anfitrión del quincho, sirviéndose la segunda porción en un plato de aluminio tipo Ejército de Salvación, para sentirse más cerca del pueblo.

-Eso me huele a traición…- anticipó el Chito, que de tanto pelearse con el peronismo en los últimos sesenta años había aprendido a conocerlos.

-Bueno… No… es que los muchachos buscan acuerdos. Mirá, estuvieron reunidos el vice, el Adolfo, el Omar, el Rubén, el Pelado… y acordaron patear a marzo la elección del presidente del PJ, porque a diciembre no llegaban ni locos. Además, no hay muchas ganas de enfrascarse en eso y hace falta tiempo para negociar o prepararse para internas. Igual, eso no es lo más importante. Lo trascendente es que los muchachos han señalado áreas en las que hay que hacer cosas muy urgentes… No les importa tanto el cambio de nombres como el hecho de que se hagan las cosas. En Salud, por ejemplo, no da para más. Lo mismo Aysam… El Gringo Böhm ya habría acordado con el gobierno su momento de partir… y algunos de los muchachos plantearon muchos problemas en Ambiente y arremeten contra Zandomeni. Le facturan el problema de la gestión de residuos regional, los conflictos del parque y el zoológico… qué se yo… Hay una lista de cositas que le van a plantear al Paco cuando vuelva de China…- enunció Julián.

-Para mí que le pegan a Zandomeni porque puede ser uno de los ministros que corretee en el peronismo por alguna candidatura importante….- especuló el Omar, que hablaba mucho con funcionarios amigos.

-Y… qué se yo… No sé… los muchachos que se juntaron, Ciurca, Miranda, Félix, Bermejo… ellos ya tienen tres pre candidatos a gobernador. Los están empollando y los van a largar a caminar antes de fin de año. Son Omar Félix, Rubén Miranda y Adolfo Bermejo… Después verán cómo definen, pero por ahora son los tres en carrera…- dijo el gordo.

-¿Ché, y alguno que haya ganado las elecciones no hay?- preguntó el Omar, con sorna mal disimulada.

-¿Qué querés, que los candidatos sean Salgado y Righi? Ni locos… Y si el Paco tiene alguno, ya sean Costa, o Zandomeni, o cualquier otro… Va a tener que entrar en el esquema que propone el peronismo y caminar con los otros tres…- explicó el gordo mientras distribuía otra vuelta de potaje.

Ludovico, de repente, se puso de pie, se sacó la camisa de franela que había revivido desde el invierno y dejó a la vista su remera nueva, recién impresa: “Soy Massita, carajo!!!!” decía.

-¿¿Pero vos no eras del PRO??

-¿Qué? Eso fue hace mucho… ahora estamos en las veredas amplias de la Argentina y somos massistas… el massismo avanza en Mendoza!!

-¿Ah sí, los convocó Daniel Vila, que es amigo?- ironizó el Chito.

-Noooooooooooooo… Yo les explico. Hace unas semanas, uno de los operadores de Massa que es Baldomero “Cacho” Álvarez, lo llamó al senador Gustavo Valls, que es del peronismo opositor, y le dijo “…él quiere hablar con vos…” y se hizo la cita para este fin de semana en Mar del Plata. Se tomaron un largo café los tres en el Hotel NH: Massa, Alvarez y Valls. Y la encomienda que le hizo el de Tigre es que no hay proscripciones ni límites. Todos los que quieran ser del Frente Renovador pueden serlo. Solamente tienen que decir “quiero ser” y se suman. Estuvieron una hora y diez minutos hablando de Mendoza. Massa se interesó en saber cómo es la fuerza exacta de Cobos, cómo es el formato del peronismo local… Esas cosas. Así es que le pidieron “armar” pero con todos adentro.

-No sé… Massa tiene muchas “novias” en Mendoza…

-Es verdad y varios quisieron sacar el carné, pero al que llamaron a discutir es al Gustavo Valls a la reunión de Mar del Plata. Y Massa no quiere internas ni puteríos. Antes que Valls, se reunieron con él Jorge Busti y otros entrerrianos que putean a Busti. Y el tipo se emboló. Quiere construcciones positivas. Acá, van a tratar de sumar a todo el peronismo opositor… Van a usar de vehículo un partido que tiene Valls que se llama Nueva Acción… Vamos a ver… ¡¡Aguanten los drones y el Frente Renovador!!- se entusiasmó Ludovico, dando unos pasitos de baile alrededor de la mesa. Fue la segunda vez en la noche en que casi llaman al 911. La charla cambió de tema.

-¿Qué me cuentan de la reunión del Carlitos Bianchinelli con los diputados de la comisión de juego, que se acordaron de reunirse?- preguntó el Ruso.

-Que en la amplia difusión que hizo la prensa oficial de la Cámara de Diputados se “olvidaron” decir que en la reunión, al Carlos le preguntaron por la aplicación del contrato de Jaque-Pereyra y la renegociación con los muchachos del Multigrupo por las tragamonedas…- dijo el Omar, insidioso.

-Bueno muchachos… No sean así… que el Carlos dio explicaciones… le preguntaron cómo va a hacer con el contrato nuevo que han hecho si la Corte no se los ha querido homologar… y él explicó que lo de los supremos era una “opinión” y que él tenía un dictamen muy cojudo de la Fiscalía de Estado avalando el contrato. Quedó en alcanzárselos a los legisladores… vamos a ver… Le preocupa menos eso que la denuncia que la Raquel Blas les enchufó a todo el directorio anterior del Casino por aquel contrato, porque se podría invalidar todo y tener complicaciones judiciales todo y cada uno de los funcionarios…- dijo el gordo Julián.

-Que yo sepa, esa causa está en una fiscalía especial y recién han comenzado a leerla, porque es complejísima. No habrá definiciones todavía…- dijo Ludovico, que tenía algunos contactos en la justicia.

El potaje se fue acabando y la cena también. El Ruso, muy hincha del Tomba, estaba muy enojado por el mal momento futbolístico. –Imagínense muchachos… El jugador que menos gana levanta 150 lucas al mes. Les prometieron cuatro millones de pesos para salvarse del descenso a repartir entre los que jueguen. Además premios por puntos, goles, etcétera. No es mala plata para jugadores que aunque están en primera no son los principales del cartel… ¡Y ninguno corre!- se quejó. Después del café y los postres, y de dejar el quincho hecho un quirófano impoluto, los amigos emprendieron la retirada. Afuera no parecía primavera: frío y lluvia. Pero la cazuela de porotos del gordo habría resucitado a los mismísimos muertos de la Revolución. Tomaron el rumbo a los autos, calle abajo.

-Te cuento una de negocios…  Parece que Cepas de Argentina va a comprar Ruca Malén,  que es la bodega que acaba de ganar el oro mundial de las Grandes Capitales del Vino, al Mejor Restaurante de bodegas del mundo

- Pero Ruca Malén es una bodega top, premium, ¿Les van a pedir que hagan vinos populares, o vermouth?

-Qué se yo… Gordo… hay un lío tremendo en la Municipalidad de la Capital… ¿Sabés algo?

-¿Además de que la alcaldesa Nora Vicario se hizo cargo de prensa en lugar de Valeria Méndez? Sí, y la ascendió a su hermana menor que estaba en el call center, a “Directora de Atención al Vecino y Control de Gestión”. Se llama Carina la piba…

-¿Y algo en serio?

-Que hay mucho lío por el raje de Gonzalo Frigerio y Juan Pablo Gallego, ex mandamases en Servicios Públicos y las direcciones que les reportaban. También al “Gordo” Ibarra le dieron raje y se fue a vivir a Chile. Los ascendieron al Marito Campos y a un tal Leo Quiroga, ese del “clan” familiar que te conté hace unas semanas que son como quince, junto con la Analía Quiroga, metidos en lugares importantes. Son todos de Levrino, que ahora tiene más poder.

-Qué bárbaro… ¿Y por qué los rajaron?

-Por cuatro millones y medio de razones… Qué se yo… hubo de todo ahí… gestión de materiales, de combustibles… parece que el propio Fayad los hizo rajar… Vos sabés que en esa comuna es todo bastante oscuro y es muy difícil saber por qué pasan las cosas…

-Mirá vos… Ché… los empresarios que decidieron dar un paso al frente y discutir los temas de la provincia… ¿con quién hablan en la UCR?

-A dos puntas. Algunos lo llamaron o le escribieron a Cornejo para juntarse. El lunes, por ejemplo, hay reuniones. Pero otros están tendiendo puentes con el Enrique Vaquié exactamente por lo mismo. Está bien… hay que hablar con todos…

-Ché… ¿Es cierto que Marcelo Costa les va a dar el gusto a los radicales y va a bajar de 30.000 millones el presupuesto 2014?

-Ni idea… el dato de los 30 mil palos lo largaron desde el mismo gobierno. Lo plantaron en una nota de domingo del centenario matutino… Puede ser… Hizo mucho ruido el numerito…

-¿Te enteraste de los desencuentros entre el Ernesto Sanz y el Julio Cobos?

-Sí, están intensos. Pasa que el Ernesto quiere ser presidente del partido sí o sí y el Julio no quiere, porque es darle ventaja. Acordate que los dos quieren ser candidatos a Presidente de la Nación. Entonces, el asunto es que Julio terminó apoyando una opción donde el presidente del partido sería el Ricardito Alfonsín y Oscar Aguad, presidente del bloque de diputados. La otra posibilidad es el Ernesto presidente del partido, Mario Negri presidente del bloque de Diputados y Gerardo Morales en Senadores. En todos los esquemas el Julio sería vicepresidente segundo de diputados. Lo que pasa es que el presidente de la UCR que reemplace a Barletta será clave en la nueva construcción, las alianzas de cara al 2015 y el armado del radicalismo. Por eso el Julio no lo quiere dejar pasar y por eso apoya a Alfonsín y su  rosquita bonaerense.

-¿Y qué va a pasar?

-No tengo ni la menor idea. ¿Una interna? Son radicales… ¿no?

-Tenés razón…-

-...-

No daba para más. Dicho lo último y con la sensación del frío sobre las espaldas, desaparecimos en el sentido estricto de la palabra.

Opiniones (1)
22 de abril de 2018 | 08:22
2
ERROR
22 de abril de 2018 | 08:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ah!!... Todavia sigue la fiesta... total la pagamos todos nosotros.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec