opinión

No se trata de cuánto gastamos, se trata de cómo gastamos

Un buen presupuesto requiere inversión en bienes de capital, trabajos públicos, infraestructura, equipamiento, rutas, etc.

No se trata de cuánto gastamos, se trata de cómo gastamos

Hace algunos días los medios locales difundieron algunas pautas del Presupuesto estimado de la Provincia para 2014. Para algunos, el dato más alarmante se vinculaba al aumento del mismo que anunciado por el Ministro Costa, llegaría casi a los 30.000 millones de pesos.

Si excluimos de dicho presupuesto el sector que se autofinancia, el análisis debe centrarse sobre un gasto para el 2014 de $26.000 millones.

La evaluación primaria en cualquier presupuesto, para establecer la calidad del mismo, debe centrarse en la inversión pública que los Estados impulsan, es decir la inversión en bienes de capital y en trabajos públicos, que es efectivamente la Obra Pública, símbolo de las realizaciones de un gobierno.

Esto es, el más claro ejemplo de la calidad del gasto Mendoza, el cual año tras año es peor. El presupuesto en Trabajos Públicos para el año en curso, fue de $1.687 millones, del cual se han ejecutado sólo $405 millones habiendo transcurrido ya más del 75% del ejercicio anual. Y lo peor es que se ha ejecutado el 24% menos que en el periodo 2012 en términos nominales, es decir la mitad a valores reales en la comparación de ambos periodos.

Lo que planteo aquí es la calidad del gasto. En efecto, un buen presupuesto requiere de inversión en bienes de capital, en trabajos públicos que mejoren nuestra calidad de vida, en infraestructura, equipamiento y logística, en rutas para la integración territorial y social, desarrollo productivo, etc.

Los números de la Provincia son más que patéticos: son una demostración palmaria de la pobreza y mediocridad del Gobierno en lo que respecta a la utilización de los recursos que los mendocinos entregan de sus bolsillos al Estado para su administración.

Debe ser cierto lo que expresa el Contador Costa, aún a pesar de tantas declaraciones fallidas me inclino por creer en sus afirmaciones: “No hay ninguna obra parada”. Pero lo que no dice el Ministro es que esas obras son ínfimas, tendiendo sólo al 4% del total de los recursos y que, además, son obras que me gusta denominar “Obras Penélope” porque por el tiempo que tardan en concretarse, pareciera que lo que alguien hace de día, alguien lo deshace de noche.

De una vez por todas, Mendoza debe discutir en serio el gasto público, si es que además de la lógica de la discusión política que este tema despierta, nos preocupa sinceramente la suerte de los mendocinos.

Opiniones (0)
24 de febrero de 2018 | 04:21
1
ERROR
24 de febrero de 2018 | 04:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve