quincho

Billetes en la pobreza y "ruidos" que preocupan

La tasa cero, un título para los giles. Los intendentes con plata. Una causa con mucho “ruido”. Encuestas frescas, y el PJ que se prepara para pasarse al sciolismo… o al massismo, si la situación pinta muy fea.

Rara vez el gordo cocinaba pizzas. Pero en los últimos días se había levantado de ánimo “noventoso”. Las amasaba exquisito y jamás utilizaba muzzarella, sino cuartirolo, un queso más ácido y menos graso. La masa traía secretos familiares desde siempre y nunca usaba otra salsa que la que él mismo conservaba y curaba cada verano. El toque distintivo esta vez serían los frutos de mar. Sonrió mientras pensaba que a sus amigos les iban a gustar, con connotaciones un poco más allá de las culinarias. Amasaba las prepizzas con mucha paciencia cumpliendo todos los pasos del levado y sobando la masa una y otra vez. Era uno de los secretos para dejarla “a la piedra” crocante por fuera y blanda como pan fresco por dentro.

Compartiendo la estancia en modo “observador” y acomodado en uno de los sillones de ratán que le habían quedado a Julián desde las épocas del libre comercio, el “Ruso” silbaba una canción muy vieja mientras buscaba el número de Diego Manna en su agenda. Le habían comentado que era uno de los nuevos referentes de los negocios y quería tenerlo a mano, por las dudas. -¿En qué andás?- preguntó el anfitrión mientras agregaba a la salsa de tomate un poco de pimentón dulce, una breve pizca de ají molido, pimienta blanca, sal, azúcar, y tubos de calamar cortados en cuadraditos muy chiquitos. Era una de sus preferidas. Aparte marcharía una con mejillones, ajillo y parmesano y muy poca salsa, otra más de langostinos, palmitos y salsa golf y para los que no gustaban de los “bichos de mar”, su tradicional de rúcula y jamón crudo. Al gordo le levantaba el espíritu el aire italiano de la cocina. –Nada… resolviendo un par de temitas…- dijo el Ruso en una respuesta con "delay".

Desde el cuadro que adorna la pared norte del quincho, el General y las chicas de la UES festejaban en una simulación celestial de Olivos la llegada de la primavera pero sin nieve. Evita ardía de bronca, ante las risotadas socarronas de Bin Laden y el Comandante Presidente. Todo estaba como debía ser. La historia, cada tanto, se repite porque no la hemos aprendido.

Los muchachos fueron llegando abrigados como en pleno invierno. La nieve y el frío los había desacomodado a todos. El Chito fue el primero y sorprendió al gordo, que ya estaba sacando del hornito de barro del quincho las primeras prepizzas, para armarlas de inmediato. El empresario del grupete había adoptado la costumbre de Ludovico y aparecía con remeras “con mensaje”. Esta vez se salía del molde: “¡Basta de Fernet!” rezaba la inscripción.

-¿Y a vos qué te pasa? ¿Te volviste musulmán?- preguntó el gordo.

-No… pero sabés qué… estoy cansado de ver a los pibes totalmente dados vuelta con el Fernet. Se lo toman como agua… Le dan a lo loco todo el día… se acuestan tomando Fernet y arrancan cerca del mediodía de nuevo…- dijo.

-Sí, es verdad… y ahora no sólo lo mezclan con gaseosa sino con otras bebidas alcohólicas…- ratificó el Ruso, mientras robaba mejillones con limón de una fuente donde el gordo los tenía macerando antes de usarlos en las pizzas. Recibió una reprimenda sólo con la mirada.

Los demás se fueron acomodando en la mesa de a poco. El “Nosotros” de Susana Balbo ya le quitaba la tristeza a las copas. Julián había descorchado un par desde hacía un rato. La charla se acomodó alrededor del festejadísimo endeudamiento de la provincia por 244 palitos en “letras” que a varios inversores les parecieron atractivos.

-Ni se los ocurra la crítica…- amenazó el gordo blandiendo el palote con el que dejaba la masa bien finita antes de la primera horneada. – ¡Conseguimos plata a tasa cero… Y no como Cobos, que tuvo que linkearla al dólar más los intereses! ¡Una operación brillante!- dijo mientras colocaba la salsa con calamar encima de una de las pizzas antes del último golpe de horno.

-Estás sacando las cuentas pésimo…- dijo el Chito. –Para empezar, lo de tasa cero es un verso para los títulos de los diarios y para la gilada. Si linkearon al dólar y se anotaron tantos inversores es porque las perspectivas de devaluación del peso respecto del dólar oficial desde acá hasta el 26 de diciembre, que es “mañana” en términos financieros; es de por lo menos el ocho por ciento, lo que te da casi un 30 por ciento anual. Y no es que habrá “devalueta” parejita. Vas aplicando el porcentaje a una suma cada vez mayor por la propia devaluación y eso acelera el precio del "pagaré". No es cierto que sea más barato que los créditos que sacó Cobos en su momento. En aquel momento tenían una tasa baja que daba casi el 15 % anual linkeando al dólar y todo. Gordo… no festejen… disimulen por lo menos… Uno entiende que necesitan la guita y todo… pero no celebren estos goles en offside…- dijo el hombre de negocios. El Ruso sacaba cuentas apurado en la calculadora de su smartphone. –Miren muchachos… considerando que si sigue hasta fin de año el ritmo acelerado de la devaluación de los pesos, como en las últimas semanas… cada centavo que suba el dólar oficial va a costar unos 400.000 pesos de intereses en esta deuda… es decir que son unos 19 millones de mangos de "tasa cero" y a pagar en noventa días junto con el capital… ¿De dónde van a sacar esa guita?- acotó.

Julián hacía silencio porque sabía que sus amigos tenían razón. El Omar, el radical-radical-radical que habla con todos menos con uno, dio con el tono. –Esto es así, en el gobierno esperan que la devaluación del peso ande bajito, pero los que prestan guita apuestan a más del 2,5 % mensual. Por eso la pusieron rapidito… a ver… para que se entienda… esto es como ir a descontar un cheque en las cuevas… te van a matar con los intereses y lo tenés que devolver en un ratito. Y no se entiende qué festejan… como si hubiesen resuelto el problema de la deuda pública… es como si alguien se pone contento porque el día 15 tuvo que comprar comida en el supermercado con la tarjeta de crédito al treinta y pico anual… o como los créditos de consumo que les dan a los jubilados y a los estatales de alto riesgo… ¿Nos entendemos?- dijo mientras bajaba la parrafada con un trago del Malbec de Susana. –Les voy a contar un dato. No sólo los proveedores están galgueando por los atrasos en las cuentas. A los intendentes peronistas les liquidaron la participación municipal por turnos y el día 12. Estaban a las puteadas con el Marcelo Costa, que iba atajando los penales como podía. Como estamos en campaña no podían zapatear, y por la misma razón –la inminencia de las elecciones- a los radicales les depositaron en tiempo y forma la platita. ¿Qué tal?- se floreó el radical del grupo, mientras sus amigos rompían en carcajadas. Las primeras pizzas iban saliendo del horno. La de mejillones voló en cinco minutos. Y encima… daba sed… con lo que las botellas fueron bajando rápido su contenido. La charla giró a la política, que viene tibia y apenas calentando motores. El lunes queda habilitada la campaña.

-¿Y ustedes gordo, cómo andan?

-Mal, pero armoniosamente, si me hablás de los resultados versus cómo está nuestra gente. Igual, con cualquier encuesta que mires, vamos a meter los dos diputados para el proyecto…- dijo el gordo, acomodado las hojitas de rúcula sobre otra de las pizzas.

-¿Qué proyecto? ¿El de Cristina?- preguntó Ludovico, inocente…-

-No querido… el de salvarse… por eso vamos a salir a ponerle mucho “color” al territorio. Hemos hecho una campaña muy amarga, triste… y nos castigaron en las PASO. Le vamos a salir a mostrar a la gente que hubo “separación” pero no divorcio, como cuando te multan en tu casa y dormís en el living o te vas una semana a un hotel hasta que baja la calentura. Lo de “salvarse” es porque nos vamos a acomodar con Scioli, y si es necesario… con Massa. Ya estamos tocando timbres en ambas puertas. Y si ellos arreglan, para el peronismo es mucho mejor. Les cuento que Juliana Di Tullio, la jefa de bloque de diputados, ya les dice a los legisladores y a los que pueden llegar al Congreso, que la “re-re” está totalmente afuera de la agenda.

-¿Campaña “alegre”?- insistió Ludovico, interesado.

-Claro… esta semana vamos a recibir toda la vía pública, el material de mano, los “bajo puerta”, viene todo con estética renovada, prolijo, uniforme, no vamos a atacar a la oposición salvo que nos provoquen demasiado, habrá buenos jingles, música…- explicó el gordo. Ya cortaba las primeras pizzas en una tabla de mara que le habían regalado años atrás. Una madera muy noble para la cocina. –Estábamos muy mal y noqueados por el resultado de las PASO. Pero en cualquier número de los que vemos ahora, lo interesante es que aunque Cobos llega o pasa el 50 %, nosotros metemos los dos diputados nacionales, y eso es duplicar la banca que tenemos en juego….- especuló.

El Omar tomó la palabra. –Gordo… todo lo que quieras… pero la verdad es que lo que viene es de derrota dura y pura. Miren… hay una encuestadora que acordó con uno de los medios de por acá la elaboración de encuestas: 53 % Cobos, 23 % PJ con Abraham y Félix y 12 % la izquierda con Del Caño…- reveló. Julián dio un respingo. –Esos números no son ciertos. Cobos mide un par de puntos menos, nosotros vamos por lo menos a conservar el 26 % y Del Caño con su plan de seguridad a cargo de los obreros, por el 13 ó 14 %. Si los números son esos, olvídate… mete tres legisladores Cobos y nosotros, los dos primeros de la lista. Estamos contentos…- insistió.

-Gordo… es como ponerte contento porque conseguiste aspirinas para el cáncer…- dijo el Chito, mientras se zampaba una porción recién horneada de la pizza de mejillones. Estaba tremenda.

-Bueno Chito, qué querés que les diga… es un fin de época y el fin del kirchnerismo, que al peronismo le ha hecho mucho daño en estos últimos años. Cristina reventó lo que había hecho Néstor y lamentablemente muchos gobernadores fueron cómplices. Pero ya está… el 27 de octubre viene difícil y lo sabemos pero después será la hora de reconstruir sobre las ruinas. Los muchachos ya están trabajando en eso, en la reconstrucción y en empezar de nuevo el lunes 28. Lo que viene es un pejotismo laborista y con canales empresarios y menos kirchnerismo ultra. Eso se acabó. No va más. Cristina ya fue y con ella Larroque, Cabandié, Kunkel, Conti, el píbe, La Cámpora. Se acabó la época del resentimiento destructivo… hay que curar las heridas de la sociedad, y brindo por eso…- dijo el gordo. Todos brindaron, y la conversación giró de tema.

-Gordo… sigo sintiendo mucho “ruido” con el Chiqui Cazabán en la política, por su procesamiento y la causa Matar, de publicidad.

-Y bueno… es muy complejo… el Chiqui no es cualquiera y no podés darle la espalda así nomás, porque ha sido un tipo muy poderoso y conoce la trama íntima de la política de Mendoza de los últimos años. Tiene la llave del “ropero” donde duermen unos cuantos muertos… ¿me entendés? El cree que el problema es político y que por lo tanto debe ser sobreseído y obtener una solución política. Hay un detalle: el fiscal ha movilizado mucho en esta investigación y ha citado como testigos de cargo, es decir los que le sirven para sostener las acusaciones, a personas que aún hoy son proveedores del gobierno. Y no hay gestión política para atajar esto. Hay muchos en la Casa de Gobierno que creen que lo del Chiqui es un tema judicial, es decir, de un ex funcionario con la justicia, y están tratando de correrse. No han alimentado a los que declararon contra él, pero la sensación del tipo es que no lo están cuidando… por eso hay tanto revuelo. Porque además primero eran seis acusaciones y ahora son trece. Sube la espuma sin que nadie ataje nada…- explicó Julián, mientras sacaba las últimas pizzas del horno. Ahora venía la de langostinos, una de sus especialidades.

-¿Y no es un tema de la justicia?- dijo el Ruso, con simpleza.

-Miren… es un asunto político, pero va a llevar mucho tiempo. Estas cosas siempre consumen almanaques… y eso va a pasar en este caso…- dijo el gordo con una cuota de misterio.

La conversación se fue apagando de a poco, luego de repasar algunos chismes sociales de la política de los que nadie se animaría a hablar afuera del quincho, y de comentar la victoria del Tomba y las preocupantes realidades del fútbol en general. Después de dejar el quincho hecho un espejo, los muchachos fueron a guardarse en casa. Antes, un bajativo de hierbas tradicional de origen alemán y al final, el café y el flan de coco al caramelo.

-Gordo… ¿Me podés contar cómo se rompió la muñeca el Jorge Tanús? ¿Defendió el honor de los azules a trompadas por lo de Irrigación?

-Me hacés reír. Se quebró jugando a la “tocata” en San Martín, recordando su pasado de rugbier. Lo pisaron muy feo.

-Qué bárbaro… ¿Qué sabés de Alí Gagá?

-Que anda tristón y entretenido en un garito de Las Heras, cerca de El Challao, donde juega al póker duro con sus amigos. Encima, tenía la esperanza de sacar a un íntimo de la cárcel, pero no tuvo suerte.

-Y bueno… es una época mala… ¿Qué van a hacer con lo del impuesto al cheque? ¿Le van a doblar el brazo a Cristina?

-No, pero el PJ ya avisó que lo va a aprobar por simple mayoría. En 2009 y 2013 le sobraron votos, pero esta vez no. Los opositores se están aglutinando fácil. Tienen que voltear el artículo tres de la Ley del Cheque, que es el que perjudica a las provincias y beneficia a Nación.

-¿Es cierto que habrá obras para Mendoza en el presupuesto?

-Parece que Roberto Feletti le dijo al Enrique Vaquié que sí, varias que impulsó él mismo: Una sede judicial en Pedro Molina y España, relleno sanitario y sistemas asociados en la Zona Este de la provincia, Colector Papagayos, y varias obras en las rutas 7, 40, 98… son unos 124 millones de pesos.

-Cómo labura el Enrique para ser gobernador…

-¿Por qué no? Los radicales van a tener una chance en 2015.

-Che… hay intendentes que están preocupados… incluso en el peronismo… los tienen acogotados con la plata…-

-Que no lloren. Hay varios que tienen de tres a cuatro nóminas salariales completas a plazo fijo. Los radicales, casi todos, empezando por el alcalde capitalino que cobra unas tasas extorsivas para el servicio pésimo que da. Los peronistas, bueno… más o menos… algunos tienen la tarasca bien guardada, pero en los departamentos grandes la están pasando mal con la billetera.

-Quedó lindo el nuevo estadio de Hockey... con el Panamericano y Las Leonas...

-Sí... lindo quedó el precio. Va a terminar costando cerca de 14 palos... cuando por tres millones podrían haber acondicionado el de Godoy Cruz, donde te recuerdo que se ha jugado Champion Trophy masculino y femenino años atrás. Pero es lógico... cómo va a laburar el PJ con Cornejo que es el jefe opositor y que aparezca en las fotos... Pero nadie dice nada... Todo pasa,  como dice el anillo de Grondona. Los dirigentes del hockey se han comido una flor de apretada para que este estadio salga sin ruido y que a nadie se le ocurriese proponer la sede de Godoy Cruz...

-¿Gordo, te hiciste radical? ¿Qué sabés del Walter Vázquez?

-Que anda resistiendo los embates como puede. Técnicamente sigue siendo director de YPF porque el directorio aún no se reunió a tratar su renuncia. Lo que sí te digo es que sigue muy pero muy caliente. Desde que “renunció” no habló nunca, pero nunca, con el Paco. Hay un rumor que dice lo siguiente: De Vido haría que Miguel Galuccio, el CEO de YPF, le de cobertura y lo mantenga en YPF en una oficina de relación con las provincias, como enlace con los gobernadores, o algo así.

-¿Y con lo del seguro de salud, qué pasó?

-No sé… debe estar en el mismísimo limbo… nadie sabe nada…-

-Qué pena, era una buena discusión para tener... ¿Y los gansos, y Cassia?

-El pelado más famoso pero menos que Abraham inauguró local en Luján y andaba contento aunque no hizo su acuerdo con el PJ. No quiere ni hablar de eso. Los gansos… y… la tienen complicadísima aunque Rosales se tiene fe. Van calentando de a poquito. A Cassia lo van a meter el domingo a la noche en un debate con Montbrún por temas de seguridad.

-¿Te enteraste lo del dólar a 8 pesos en la Arístides?

-¿Cómo?

-Sí. Este fin de semana te traían la factura en pesos, convertida desde dólares o euros. Si era en dólares te lo tomaban a 8 pesos. Esto quiere decir que el turismo a 8 pesos está muy competitivo, y como siempre los comerciantes se aseguran una diferencia para ellos. Te toman los dólares a 8 pesitos y los revientan en el centro o en las cuevas a 9,30… O los guardan para mejor momento.

-¿Viste? Al final, el que apuesta al dólar siempre gana…

-…-

Dicho lo último y subiendo cuello de los abrigos para atenuar el último frío del invierno “atrasado” de primavera, desaparecimos en el sentido estricto de la palabra.

Opiniones (4)
17 de febrero de 2018 | 22:24
5
ERROR
17 de febrero de 2018 | 22:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Alfredo gobernador. Se acabó la joda del PJ. Fernandez Sagasti a laburar en servicio doméstico, Costa a enseñar como no se administra, Perez embajador en Kenia, Abraham a manejar la moto por Santa Cruz.
    4
  2. Fin del menemismo, fin del kirchnerismo, "vamos a luchar por Mendoza" y alguna otra pavada que inventaron por ahi... tal vez sea esta vez el fin del peronchismo?
    3
  3. Vaquie no le gana a nadie esta trabajando a ver porque cambia figuritas, es otro Biffi
    2
  4. Mientras el PJ festeja la derrota de la "tasa cero", las cartas para octubre ya están echadas. Para el 2015, si hay PASO, Vaquié le gana a Cornejín, y si no hay, también.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve