opinión

La primavera árabe (I parte)

Guía para desentrañar el conflicto de Oriente Medio. Islamistas y fundamentalistas.

La primavera árabe (I parte)

Explicar lo que está pasando en Egipto y en los países árabes es un poco complejo. Trataré de aclarar algunos conceptos y situaciones que nos permitan reflexionar sobre la actualidad internacional.

El Medio Oriente tiene su importancia por el petróleo. Este motivo es el interés de los países imperialistas por intervenir en esta región.

El capitalismo esgrime las banderas de la democracia, de la defensa de los derechos humanos y de las libertades individuales.

Pero donde va el gran capital expoliador: oprime, saquea, despoja y cuando ya no le sirve más, importa poco la vida humana, importa poco lo que deja. Queda la ruina, el hambre, la sangre de los pueblos. Detrás de todo eso queda la violación de los derechos humanos.

El imperio moderno sostiene gobiernos dictatoriales, monarquías absolutas, siempre y cuando no se ataque al capital. Como lo hizo en Latinoamérica cuando apoyó dictaduras militares por miedo al ingreso del comunismo o del populismo durante la Guerra Fría. A los países imperialistas no les interesa la liberación popular de estos pueblos, sólo intervienen si el sistema capitalista se ve amenazado.

Veamos por qué y cómo interactúan estas necesidades de los países dominantes y de las clases sociales nativas. Cómo interactúan el capitalismo y el mundo del Islam. Estas fuerzas contradictorias se enfrentan entre sí. Por un lado la riqueza, por el otro lado las necesidades populares.

Este escrito hará un relato detallado de las luchas de intereses. Trataré de analizar estos conflictos para comprender mejor la realidad que nos toca vivir.

LOS ISLAMISTAS Y LOS FUNDAMENTALISTAS: DIFERENCIAS Y SIMILITUDES.

Los nuevos grupos políticos y sociales que interactúan en los países árabes son: los  fundamentalistas, los islamistas y los laicos (de este último grupo hablaremos más adelante).

El objetivo tradicional, de  todas las organizaciones islámicas y fundamentalistas, es implantar un Estado islámico basado en la sharia (conjunto de leyes islámicas) y el rechazo a la influencia occidental. Religión y Estado son inseparables.

La diferencia entre fundamentalistas e islamistas consiste en que los islamistas “moderados” (y/o conservadores) “renunciaron” momentáneamente a la lucha armada. Los islámicos mantienen su apuesta por la revolución pacífica, rivalizando con los fundamentalistas para atraer a las capas bajas de la sociedad. Todos los fundamentalistas han creado redes terroristas que atacan a Europa Occidental, Israel, EE UU y Rusia. Pero no han logrado tomar el poder en un Estado, salvo el breve gobierno de los talibanes en Afganistán y de la controlada Hamas en Gaza.

Por los recientes sucesos empecemos con Egipto. Por un lado, los Hermanos Musulmanes fueron originalmente un grupo fundamentalista. En la actualidad es una organización de amplia base social cuya minoría de dirigentes optó en tiempos modernos por una aparente metodología no violenta en la Yihad mundial (El Yihad es interpretado como esfuerzo personal o por guerra por propagar el Islam). Asumieron una postura conservadora, hacia una especie de liberalismo islámico: la mayoría de los nuevos cuadros aceptan el pluripartidismo (incluyendo a coptos y comunistas) y la liberalización económica. 

Los Hermanos han sido frecuentemente acusados de promover y exportar la revolución o la violencia islamista, pues tienen ramificaciones o contactos con grupos militantes de numerosos países, tanto del mundo islámico como occidental. En Gaza y Cisjordania, en Siria, en Jordania y en Sudán.

De su organización se desprendieron redes fundamentalistas como Al Yama Islamiya que se propusieron llevar sus objetivos a través de una lucha armada. Algunos los responsabilizan por la creación de Hamas y Al Qaeda.

Por otro lado, los fundamentalistas sostienen la lucha armada. La “Guerra Santa” o Yihad de los fundamentalistas es atacar a EE UU, Israel y a Occidente, y hasta los gobiernos laicos árabes.

Las principales organizaciones fundamentalistas o integristas islámicas son:

Yama Islamiya (Asamblea Islámica)  fue fundada en Egipto en 1971. Pretendía derrocar al gobierno de Sadat y luego de Mubarak e instaurar un Estado islámico.

Hamas. Es una rama de la Hermandad Musulmana egipcia. Fundado en Gaza, en oposición a la OLP, el 14 de diciembre de 1987. Su fundador fue el jeque Ahmed Yassin, a quien Israel le puso un misil en su cabeza. Varios de sus líderes fueron muertes selectivas de Israel. El líder político en Gaza es Ismael Haniya y su máximo líder es Jaled Mechal, refugiado en Siria y ahora en Egipto durante la presidencia de Mursi. Mayoría sunita. Desea la implantación de un Estado islámico en toda Palestina.

Yihad Islámica, también en Gaza,  chiitas y apoyados por Irán. Con iguales objetivos que la anterior.

Hezbollah, brazo armado de Irán y apoyado por la Siria de Assad, en el Líbano. Chiita. Destrucción del Estado de Israel y creación de un Estado islámico en Palestina.

Al Qaeda fundada por Bin Laden. Muerto éste, la figura principal es Zawahiri médico egipcio y ex jefe de la organización Yihad Islámica de Egipto. En 1998, fusionó la Yihad Islámica Egipcia con Al Qaeda. Sunita.

El Hamas lucha contra Israel y contra la Autoridad Nacional Palestina al mismo tiempo. No festejó el reconocimiento como Estado votado en la ONU (2011) porque sería reconocer la victoria de sus contrarios por tomar el poder del pueblo palestino. No reconoce a la autoridad palestina de Mahmud Abbas como representante de los palestinos en las conversaciones de paz. Expulsó a la ANP en la guerra civil palestina en Gaza de 2007. Pero tampoco puede renunciar a la voluntad de su pueblo palestino de Cisjordania que sostiene a esta autoridad. Al mismo tiempo que propone la destrucción del Estado de Israel, pacta con Israel, una tregua de no lanzar misiles, a cambio de sostener el poder en Gaza. En su mayoría son sunitas, pero armados y apoyados por el régimen chiita de Irán y por la alauita (rama del chiismo) de Asad, presidente de Siria. Su líder Jaled Mechal, residía en Siria, pero ante la toma del poder de la Hermandad en Egipto, se traslada a ese país, y visita Gaza. Israel controla esta región, a pesar de la “desconexión de Sharón” (2005), pero le tiene prohibido a Mechal, residir en Gaza. Trató en vano despojar el poder de Hamas en la guerra del 2008/09.

Fundamentalistas e islámicos, en común, consideran que la cultura occidental es la que pervierte y horroriza al Islam. En su opinión, ponen en peligro el estilo de vida islámico con su modo de vida relajado (alcohol, pantalones vaqueros, música pop, bares nocturnos, películas, bailes, baños mixtos, pornografía, homosexualidad, la igualdad de los derechos de la mujer), con su notable consumismo y con ideologías extranjeras tales como el nacionalismo, el marxismo o el liberalismo.

Sin embargo, ahora, los islamistas, defienden la democracia liberal siempre y cuando no contradiga la sharia islámica (conjunto de leyes islámicas). En especial se oponen a la libertad de expresión por ejemplo las caricaturas que ridiculizan a Mahoma.

Mencionaré algunas características importantes del islamismo que lo diferencian del fundamentalismo:

  • En cierta medida, los islamistas pretenden "democratizar" y descentralizar aún más el islam. En esto se diferencian del chiismo de Irán.
  • Fomentan la participación de las mujeres en la vida pública  siempre que respete las leyes islámicas: separación espacial de sexos, uso de la vestimenta femenina islámica (hiyab).
  • Son movimientos políticos. Plantean la creación de una sociedad íntegramente islámica, que lleva aparejadas formas de Estado específicamente islámicas. Son contrarios a las monarquías, pues plantean que los gobernantes deben ser electos en algún grado, y susceptibles de ser cesados en el cargo en cualquier momento. En esto enfrentan a Arabia Saudita y al resto de las monarquías árabes.
  • Hay no obstante diferencias importantes entre islamistas suníes e islamistas chiies debido a la existencia dentro del chiismo de una cierta clericalización y debido a la importante centralidad que para estos últimos tiene la revolución iraní, ajena sin embargo a los suníes.

¿POR QUÉ LOS ISLAMISTAS Y FUNDAMENTALISTAS SON TAN POPULARES EN LOS PAÍSES ÁRABES?

Los movimientos islamistas tienen sus líderes religiosos y políticos. Está integrada por intelectuales de clase media y alta y tratan de captar a la mayoría de la clase baja.

Los islamistas son un movimiento de carácter político surgido en los años 20 del siglo XX y que alcanza su auge a partir de finales de los años 70. Se extienden sobre todo por las universidades y entre las élites cultas, tomando el relevo de los movimientos de carácter marxista o panarabista.

Las organizaciones árabes terroristas llevaban su lucha armada basada en la ideológica marxista o de liberación nacional panabarista. Pero éstas decaen con la caída del Muro de Berlín. Si bien el fundamentalismo islámico ya existía en la década de los 70, empezaron a tomar fuerza, cuando estas primeras organizaciones árabes decaen. El auge del fundamentalismo islámico terrorista se produce con el atentado a las torres gemelas.

Tal fue el caso de los palestinos. La OLP, grupo terrorista y nacionalista, dirigida por Yasser Arafat y por su grupo Al Fatah, era apoyada por la URSS y la Europa Oriental. Con la desaparición del régimen comunista y debilitada por su expulsión del Líbano durante la guerra civil (1975 – 1990) se vio forzada a pactar con Israel (acuerdos de Oslo de 1993), renunciando al terrorismo y a la lucha armada y al reconocimiento de la existencia del estado judío. El fracaso de las negociaciones de paz con Israel y de la creación del Estado Palestino, abrió el camino popular para Hamas (que no pertenece a la OLP) y a otras organizaciones terroristas fundamentalistas. Las demás agrupaciones palestinas marxistas desaparecieron o siguen ligadas a Al Fatah en la OLP.

Fundamentalistas e islamistas recorren juntos el siglo XX el objetivo de un Estado islámico, hasta que los islamitas renuncian a la lucha armada. Esto comienza con la toma del poder en Turquía de Erdogan y de los islamistas en el 2002.

Estos grupos son populares, ya que se nutren de la pobreza y el analfabetismo. Rol que los estados han descuidado. Estos grupos se dedican a crear una red de servicios sociales: se encargan de los aspectos educativos, sanitarios, deportivos y otras necesidades básicas que cubre las carencias del Estado central y consigue atraer al movimiento a las masas desocupadas o marginales.

Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 17:46
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 17:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve