opinión

Historias ocultas que no fueron contadas

Muchas cosas han pasado en el mundo del espectáculo y no todas tomaron estado público.

Fila 9 butaca 27

Historia 1

La historia de amor entre Sid Vicious y Nancy Spungen fue tremenda. Once meses que dieron para todo.

Sid era ya era el bajista de Sex Pistols y ella provenía de una buena familia de Estados Unidos. Sid y Nancy estaban hechos el uno para el otro. El bajista se enganchó tanto de su compañera como de la heroína.

El 12 de octubre de 1978, el cadáver de Nancy amaneció en el baño de la habitación número 100 del hotel neoyorkino Chelsea. Spungen apareció apuñalada es está habitación. El principal sospechoso del crimen fue Sid Vicious, que se encontraba en el baño aturdido y semiinconsciente. Fue encarcelado hasta que la compañía Virgin pagó la fianza. El misterio sobre la muerte de Nancy no quedó del todo resuelto.

El músico trató de suicidarse cortándose las venas y meses más tarde se salió con la suya: murió a los 21 años como consecuencia de una sobredosis de heroína que su madre, Beverley, una hippie cuarentona, le había comprado.

Junto al cadáver de Sid, se encontraba un poema dedicado a su querida Nancy. Su madre llamó por teléfono a la madre de Nancy para enterrar al bajista junto a su eterna compañera; sin embargo, ésta se negó.

Entonces Beverley tomó su propia decisión, se dirigió hacia el cementerio de Philadelphia donde estaba enterrada Spungen, saltó la verja y dejó caer las cenizas sobre la tumba de Nancy para que así la pareja permaneciera junta durante toda la eternidad.

Sin embargo, el manager de los Sex Pistols, Malcom McLaren, contó otro final: Beverly estaba tan borracha que dejó caer la urna donde estaban depositadas las cenizas de su hijo en la Terminal 1 del aeropuerto de Heathrow de Londres. De aquí surge la leyenda de que el fantasma de Sid Vicious se encuentra vagando por los tubos del aire acondicionado de este aeropuerto.

Historia 2

Para sorpresa de muchos, el cantante de Judas Priest, Rob Halford, la banda de heavy metal, salió del clóset en el canal MTV en febrero de 1998. Desde entonces ha hablado abiertamente de su homosexualidad. Y es más: en diciembre del año pasado afirmó en el semanario inglés NME que estaba trabajando para cambiar la percepción de la gente sobre el heavy metal: “Hay estilos de música que son más compasivos, tolerantes, abiertos y que aceptan mejor este tipo de noticias. Me gustaría  romper el mito de que las bandas de heavy metal no tiene también esta capacidad”.

Cierta vez le preguntaron:

-Dijiste que eras gay. ¿Cómo recuerdas ese momento?

-Fue algo muy simple. Estábamos en NY esperando para tocar y MTV se acercó a para conversar. La conversación fue muy natural y no esperaba que tuviera tanto revuelo. Al mirar hacia atrás, sentí un alivio por sacarme el peso de encima. Vi que la gente entendía mi opción.

-¿Cómo crees que lo tomaron los metaleros?

-He escuchado muchas cosas sobre mí en este tiempo, pero éste es un viaje personal. Me ha permitido compartir con gente igual a mí. No soy el único gay en el heavy metal, entonces siempre he tenido el reconocimiento de distintas partes del mundo. He conocido a personas que me entienden y un fantástico feedback de todos. Muchos no lo creían y algunos fans pensaban que me había vuelto loco. Decían que no podía volver a Judas Priest, que todo iba a cambiar. Pero demostré que el rock no tiene que ver con la sexualidad.

Lo que nunca dio fueron los nombres de los otros hombres duros homosexuales.

Historia 3

El primer Festival de Rock Iberoamericano de Caracas (Venezuela) se llevó a cabo entre el 2 y el 10 de noviembre de 1991, e incluyó en su cartel a artistas como Soda Stereo, Fito Paez, Los Prisioneros, Os Paralamas Do Sucesso, La Unión, Los Rodríguez, Los Lobos, Sentimiento Muerto, Miguel Ríos, etc

Cuentan los que allí estuvieron que bien entrada la noche (la última programada), cuando Soda Stereo se iba a subir a tocar, comenzó a caer una torrencial tormenta. Los organizadores decidieron que con esas condiciones climáticas la banda no podría salir a tocar y se lo comunicaron a la audiencia. Así pasó la medianoche, una, dos, tres de la madrugada y el público no se iba. Fueron las cuatro y las cinco y seguía ahí. Cuando estaba por empezar a amanecer el trío argentino se enteró de que el público permanecía en el lugar, así que decidió dejar el hotel y volver al lugar a tocar para los que se habían quedado. El show terminó cerca de las 9 de la mañana.

Opiniones (0)
22 de febrero de 2018 | 20:22
1
ERROR
22 de febrero de 2018 | 20:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve