opinión

Palabras clave, extras y ultimátums

¿Cómo se forma el plural de las construcciones formadas por dos sustantivos?

Palabras clave, extras y ultimátums

He recibido frecuentes dudas acerca del modo en que se pluralizan los sustantivos en aposición. ¿De qué se trata el tema? Existen construcciones en las cuales hay dos sustantivos seguidos: el segundo actúa como modificador del primero: hombre rana, prueba piloto, horas cátedra, coche bomba, sofá cama.

¿Cómo se forma el plural de estas unidades léxicas formadas por dos sustantivos? Hay una respuesta doble:

a.     Que solamente se pluralice el primer elemento y que el segundo permanezca inalterable: Este curso tiene ocho horas cátedra. Los hombres rana no encontraron nada en el golfo. En ese bibliorato están archivadas las pruebas piloto.

b.     Que se pluralicen los dos elementos, debido a que el segundo elemento puede funcionar como atributo del primero en oraciones copulativas.

¿Cómo hago para saber si elijo la segunda opción?

Someto a la expresión a la prueba del verbo SER más complemento; si acepta esa prueba, la expresión se adapta a la segunda opción. Así, horas clave puede ser también horas claves, pues se puede decir, por ejemplo, Esas horas fueron claves para la adopción de una resolución final. Lo mismo ocurre con país miembro: es posible pluralizar en países miembros pues se podría decir Esos dos países sudamericanos son miembros de esa organización petrolera. Otro tanto pasa con empresas líderes: Las dos empresas son líderes en nuestra provincia.

En cambio, no puedo pluralizar el segundo elemento en horas cátedra porque sería imposible decir *Esas horas son cátedra.

Tampoco pasan la prueba las expresiones horas reloj, hombres rana.

En cuanto a la escritura de estas expresiones, observamos que el guion puede encontrarse separando estos dos sustantivos de los cuales el segundo modifica al primero y forma con él un concepto unitario. Es el caso de ‘vivienda-puente’. Pero, precisamente, cuando el uso los ha consagrado como un concepto unitario, entonces es preferible (no obligatorio) no usar guion. Algunos ejemplos pueden ser: horas reloj, hombre rana, camión cisterna, tren bala, hombre araña, horas cátedra, palabras clave.

Hay algunas palabras de uso cotidiano que nos plantean dudas cuando las tenemos que usar en plural. Tal es el caso, por ejemplo, de los vocablos ‘extra’ y ‘plus’.

¿Qué usos tiene EXTRA?

Tiene más de un uso, cada uno con un significado diferente y una solución distinta en la formación de plural:

a.     Si tiene valor ADJETIVO y registra el valor de ‘superior’ en calidad o en tamaño, NO VARÍA EN PLURAL: El precio de las naftas extra ha aumentado. Los talles extra no tienen variedad de colores.

b.     Si tiene valor ADJETIVO y registra el valor de ‘adicional’, se admite, pero no es obligatorio, el uso en plural: No me han pagado las horas extras (horas extra).

c.        Si tiene valor SUSTANTIVO, con el valor de “persona que aparece en una película o en otro evento y que se limita a figurar” o con el valor de “cosa extraordinaria, fuera de lo común”, siempre pluraliza en –S. Así: Salieron a contratar extras para llevar a cabo la inscripción. La edición del diario se demoró porque incluyó varios extras sobre la actividad del nuevo Papa.

¿Qué sucede con PLUS?

El término, que tiene un origen latino, se adapta para formar el plural a la norma de los sustantivos y adjetivos terminados en –S o en –Z, esto es, añadirá –ES: el plus y los pluses.

Finalmente, alguien me preguntó cuál es el significado del término ‘ultimátum’, que había escuchado en una noticia, y cómo se forma su plural. Le respondo, en primer lugar, con su significado: ‘Condiciones últimas que se imponen de modo terminante y definitivo’: Ese país envió el ultimátum a su rival, por las cuestiones de límites. En cuanto a su plural, es ‘ultimátums’, según lo establece la Academia: “Sustantivos y adjetivos terminados en consonantes distintas de -l, -r, -n, -d, -z, -j, -s, -x, -ch, se trate de onomatopeyas o de voces procedentes de otras lenguas, hacen el plural en -s: crac, pl. cracs; zigzag, pl. zigzags; esnob, pl. esnobs; chip, pl. chips; mamut, pl. mamuts; cómic, pl. cómics. Se exceptúa de esta regla la palabra club, que admite dos plurales, clubs y clubes. También son excepciones el arabismo imam, cuyo plural asentado es imames, y el latinismo álbum, cuyo plural asentado es álbumes”. Además, agregamos que debe tildarse porque es vocablo grave que acaba en ‘s’ agrupada con otra consonante, lo mismo que hubiera sucedido con fórceps o ítems.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (0)
22 de junio de 2018 | 18:47
1
ERROR
22 de junio de 2018 | 18:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"