opinión

¿Una victoria a lo Pirro?

Massa y Mauricio: él o él. El optimismo de Scioli. El eclipse de Zannini y los "nuevos soles".

¿Una victoria a lo Pirro?

Por Julio Villalonga (@villalongaj) *

El acuerdo entre Sergio Massa y el Pro de Mauricio Macri es más profundo de lo que se ve. Lo conocido es que decenas de candidatos macristas entraron a las listas del Frente Renovador, particularmente en algunos partidos del Conurbano bonaerense. Vicente López y San Isidro son gobernados por Jorge Macri y Gustavo Posse, dos “propia tropa”, pero en otros populosos distritos donde a los “massistas” no les hacía ruido, también se filtraron candidatos del Pro. En los que había una manifiesta incompatibilidad, fueron separados en “boleta corta”.

¿A cambio de qué Massa y Macri cerraron esta alianza? A cambio de que el intendente de Tigre no incursione en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde de hecho no tendrá representación alguna. Ni siquiera con una presencia testimonial en actos de peronistas afines. Así ocurrió este martes, cuando Darío Giustozzi organizó un encuentro en el Hotel Panamericano, frente al Obelisco, como una excusa para convocar a los medios y mantenerse en pantalla. Massa gritó ¡ausente! Tampoco estará en el acto en julio de su agrupación “Sumar”, la que integran el senador (MC) Pedro del Piero y otro par de dirigentes que están cerca del alcalde tigrense desde antes que muchos que ahora se agolpan en la antesala de su oficina, provocando situaciones a veces incómodas por la impudicia (“¿Vos también acá?” o “¿Te animaste?” son dos preguntas que pueden escucharse de boca de los dirigentes de cualquier sector del peronismo –y de otras tendencias- que acuden a verse con la nueva “esperanza blanca”).

Pero es el propio Massa el que trata ahora de bajar la atención sobre su persona porque tiene claro, mejor que muchos, que comienza la verdadera batalla por su futuro político, al menos por aquel que podría cristalizar en 2015. Aunque se considera un “tiempista”, lo que se viene es una carrera de regularidad en la que no servirá llegar primero a la meta sino a horario a cada una de las etapas.

Daniel Scioli, que todavía digiere la humillación que debió soportar con el cierre de listas, ha comenzado a salir de esa mezcla de furia y frustración. Como no es muy dado a las autocríticas, lo que lo preocupa ahora es pasar el proceso electoral para poder contar los daños (y para ver los distintos posicionamientos). Luego de su última demostración de lealtad sin fisuras, no se imagina cómo hará la presidente Cristina Kirchner para evitarlo como única alternativa oficialista para las presidenciales. Puede que peque ahora de optimista, no de tibio, pero a eso apuesta el gobernador bonaerense.

Un paso adelante, Scioli cree como Massa que en 2015 el peronismo volverá a elegir presidente y que contar con un piso de 25/30 por ciento de votos kirchneristas (o “por la continuidad del modelo”) es una base que nadie que quiera llegar a la Casa Rosada puede desestimar. Paradójicamente, ni él ni el intendente de Tigre son queridos por Cristina, aunque está claro que dentro de la barca de Massa existen opositores manifiestos del oficialismo. Y que la del mandatario bonaerense puede contener todo lo que Cristina desee.

Como advertimos hace ya tiempo en esta columna, la presidente no quería a Scioli como su heredero salvo que se convirtiera en un mascarón de proa electoral vacío de contenido y sin ninguna capacidad para la rebeldía. La cuestión será, entonces, si aquel caudal K lo tolera y lo vota (si CFK lo pide, previsiblemente lo hará) y si es capaz de sumar a un voto independiente y conservador que aspire a que no se hagan olas. Claro que, todas estas elucubraciones tienen sustento en un escenario económico estable (con alta inflación pero con alto consumo, también), no en uno desmadrado.

Mientras las corridas que le hacen y los sofocones que el propio Gobierno se inventa le dan algún respiro, Cristina avanza en su pelea personal y política con la Corte Suprema. Como también señalamos aquí, la presidente considera que Ricardo Lorenzetti es quien convenció a sus pares, no hace mucho, de que el Gobierno iba por ellos, con dictamen a favor de la constitucionalidad de la Ley de Medios o sin él. “Para que vamos a dárselo si este es un proceso en etapas”, le escucharon decir hace dos semanas al titular del Máximo Tribunal. Esta certeza de parte de Lorenzetti estuvo bien abonada por un joven directivo del Grupo Clarín, que le reveló el contenido de conversaciones privadas de Cristina y algunas de sus principales “espadas”.

La ira de la Presidente reconoce también otro origen, y es el proceso de aislamiento que vive y que se ha ido profundizando en los últimos meses. Carlos Zannini es una de las víctimas de este proceso, pero no la única. Los victimarios son Guillermo Moreno y Máximo Kirchner, que han ido ganando cada día más protagonismo en las decisiones que lleva adelante la Presidente.

Entre tantas desventuras, Cristina ha comenzado a alegrarse con módicas noticias. La han acercado encuestas cuyas proyecciones afirman que el FpV podría ganarle por escaso margen a los “renovadores” de Massa en la Provincia de Buenos Aires. Frente a la dispersión opositora, un resultado favorable en Buenos Aires le permitiría mostrar que, en el peor momento político de su segundo mandato, el kirchnerismo sigue representando a un tercio sólido de la sociedad argentina en su conjunto.

¿Una victoria a lo Pirro?

* Director de gacetamercantil.com

Opiniones (1)
19 de febrero de 2018 | 03:15
2
ERROR
19 de febrero de 2018 | 03:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mas que una victoria a lo Pirro me parece que el resultado en Buenos Aires y el país entero va a a ser una derrota a lo Hitler, cuando Hitler estaba en el búnker gritándole a todos sus secuaces. Me la imagino a la loca K gritándole a todos los ladrones K que la asesoran, los gritos se van a escuchar hasta en Mendoza, que queda a 1000 kmts de la residencia de Olivos.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve