opinión

La escuela y las palabras

Desmontar una “problemática” implica una operación particular, un ejercicio, un “esfuerzo intelectual” que no está al alcance de todos, por el simple hecho que nadie puede tener una opinión independiente del status quo per se. No se nace con juicio crítico.

La escuela y las palabras

La vulgarización del lenguaje no sucede por casualidad. Las palabras, lejos de constituir un terreno meramente intelectual, significan mucho más de lo que parecen. “Se dicen” de muchas maneras las cosas, se nominan y clasifican situaciones individuales y sociales; circulan las palabras en una economía lingüística. Claro que en este territorio es la escuela la que modela, homogeniza y formatea “las maneras” del habla. 

Si bien la escuela representa una “unidad”, esta, es más bien ilusoria. Intenta neutralizar el origen de clase de sus miembros y mucho más las consecuencias; es decir, el nivel de instrucción que adquieran aquellos en la pirámide educativa (lo que llaman “fracaso escolar”) Esto es, “no todos pueden terminar el ciclo educativo completo desde la primaria hasta la universidad”. El sistema social “necesita” de los expulsados como mano de obra barata o semicalificada. A la vista está, quiénes pueden terminar la secundaria y quiénes la universidad.

Si bien la escuela “integra” bajo un concepto de unidad del lenguaje, también “expulsa” códigos y dialectos clandestinos, lenguas originarias, jergas y argots de resistencia cultural, erigidos bajo cuerda por sujetos subordinados en el orden social. 

Es así que, el niño, adquiere habilidades sociales a partir del habla, en una tensión permanente entre su origen social y cultural, y lo que se le imparte en la escuela. Por tanto la escuela recorta, ordena, demarca, sitúa y delimita el espacio de “los actos del habla”, según los saberes dominantes que habilita un orden social y económico establecido. Nadie va a la escuela a aprender a transformar el orden social; mucho menos a rebelarse contra el mismo. La escuela más bien refuerza (no sin contradicciones a su interior) y reproduce un orden, (el imaginario del dominio) naturalizando las relaciones sociales. En todo caso sensibiliza pero no apunta a “la ruptura” de ese orden.

El sujeto social acumula (desde la infancia) herramientas de conocimiento que permitirán, en el mejor de los casos, un juicio crítico sobre lo establecido, toda vez que aquel se ejercite y reconozca como necesario en el marco de valores que sitúen una problemática particular. Y esto no se aprende desde el vamos ni en la escuela ni en los medios, y en muy pocos casos, en la universidad. Se cultiva con la experiencia y la práctica, sean estas políticas, sociales, culturales o teóricas. 

“Desmontar” una problemática implica una operación particular, un ejercicio, un esfuerzo intelectual que no está al alcance de todos, por el simple hecho que nadie puede tener una opinión independiente del status quo per se (hoy la demagogia democrática y política alientan esta idea) “naturalmente” por efecto de participación.

En fin, si bien en la escuela se intenta enseñar a pensar (eso sí, en el marco de valores de cohesión social) hoy en los medios se enseña a repetir, a reproducir, a imitar, a mimetizarse con el lenguaje y los titulares de las noticias; mucho más que a elevar el juicio crítico sobre aquellas. Porque no existe más que opinión interesada, opiniones de grupos con intereses, diversos y diferentes, que necesitan de la “captura ideológica” para reproducir en las ideas lo que necesitan conservar en el territorio de sus intereses materiales. Hoy, la información excesiva por la competencia de intereses en juego, es vital para la confusión masiva. Es desde allí que se construye ingenuidad democrática. En definitiva, como beodos de información “libre”, se termina en la adicción independiente.

Opiniones (7)
22 de junio de 2018 | 18:47
8
ERROR
22 de junio de 2018 | 18:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Era hora...se puede acordar o no con sus palabras e ideas... más resulta por demás grato, entrar en una columna que se puede leer ... espero no se vuelva a transformar en un entretenimiento escandaloso y escatológico ... el respeto al lector, también es una cuestión de formas... espero le dure.
    7
  2. Parece un diálogo de sordos. Y otra vez Padilla. Y Padilla ahora viene con el verso del "títular hegemónico" de los medios. La escuela debe formar, y desde la formación de la escuela y de la familia darle a cada niño o "sujeto" como mejor te parezca Padilla, la capacidad del juicio crítico, aunque sea paradójicamente para estar en contra luego de la propia escuela o familia y sus formas. En todo caso la bipolar, con sus netbooks ha hecho lo que pretendía: tratar de mutilar ese juicio crítico con apreciaciones hasta estúpidas hechas desde su Twiter.
    6
  3. El problema de usted Don Sosa es que se cree todos los versos del gobierno, ¿Decada ganada? para mi es Decadencia ganada. En estos 10 años mi barrio se transformó en un gheto, nos asaltan en la puerta de nuestras casas, vivimos encerrados pero ya no solo dentro de nuestras propiedades, ya tenemos miedo de estar hasta en el patio de nuestras casas y nos encerramos adentro cuando se hace de noche. Cerramos todo con rejas y candados. Los pibes de 16 años tienen una netbook, pero tambien tienen porro, fierro, porron, hijos, merca, etc. Existen 2 paises, el del verso socialista donde las pibas de vinchas fluorescentes escuchan cumbia en la esquina mientras fuman un porrito y charlan de los embarazos de sus primas y hermanas y el otro pais de la piba que va a un colegio privado, es virgen, practica hockey junto a sus amigas, mira dibujitos japoneses y sueña con ser abogada o contadora y poder conocer Paris algun dia. Uno nos va a llevar a la ruina, con el otro todavia tenemos posibilidades de salir a flote.
    5
  4. Es así don Fantasma, el tema es que por que el estado y/o gobierno dejó que la escuela pública llegara a tal nivel de degradación ?? En la actualidad las escuelas son como contenedores de personas, aprobarlos no amonestarlos, hacerlos que pasen, es decir que esten adento y no anden en la calle. Ahora bien , de su análisis se desprende que la realidad social a empeorado y sin embargo hablan de la década ganada. Ganada en que cosa ?? Si tanto hablan de inclusión por que no funcionó en la escuela pública ??
    4
  5. Extrañamente, estamos completamente de acuerdo esta vez, Padilla. Especialmente en la conclusión del último párrafo, aunque yo lo veo para un lado y vos para el otro, por supuesto...
    3
  6. Julio Sosa, hoy en dia las familias de clase media, baja o alta, que tienen unos pocos mangos hacen el esfuerzo por mandar a sus hijos a una escuela privada para separarlos de la decadencia de los chicos que van a escuelas publicas. Lamentablemente en esto entra la discriminación, pero nadie quiere que su nena de 15 años se junte con las wachiturras de las villas cercanas y menos que se haga amiga intima y que le transmitan todas sus costumbres, peor si la nena se pone de novia con un campañerito wachiturro que la embaraza y que anda en scooter y choreando con fierro y la meta en el mundo de la droga. Hoy los padres eligen los colegios privados para separar a sus hijos de la barbarie, de la droga, de la delincuencia. Diganme cuantos pibes de la escuela publica terminan la universidad? Cuantos consiguen buenos trabajos? Donde es mayor la tasa de chicas embarazadas? en la publica o en la privada? y de droga? Saquense la careta y digan la verdad.
    2
  7. Está mañana decian en la radio que desde 2003 bajo un 15% la matricula en las escuelas públicas. Otro fracaso mas de la decada ganada. NO creo que sean tan delirantes que salgan a contestarme que como la gente subió de clase social ahora los manda a escuelas privadas.
    1