opinión

La democratización del Poder Judicial

La Justicia es el poder que más ha convivido con las dictaduras cívico militares en nuestro país.

La democratización del Poder Judicial

Desde Carta Abierta-Mza. no concordamos con el pronunciamiento de la Corte sobre la elección de miembros del Consejo de la Magistratura, aunque ciertamente lo acatamos por respeto institucional. Creemos que ese fallo ratifica lo que decíamos previamente en el escrito que va a continuación: se trata de la Justicia decidiendo sobre lo que afecta a la Justicia, de la Justicia actuando a la vez como juez y parte. Igualmente, creemos que vale la pena que el texto se conozca, pues la discusión estratégica sobre democratización de la Justicia está más allá de la circunstancia momentánea de lo ocurrido en torno de esta ley votada mayoritariamente por el Congreso Nacional.

De los tres poderes de gobierno que hay en la Nación y en cada provincia argentina, el Poder Judicial es el menos democrático. No solamente porque sus miembros no son elegidos por el voto popular sino también porque es el poder que más ha convivido con las dictaduras cívico militares que han asolado nuestro país hasta 1983.

Por ello muchos integrantes de ese poder agrupados en “Justicia legítima”, han reaccionado contra algunas actitudes autoritarias y antidemocráticas de un importante sector de las autorida­des judiciales.

Es incomprensible que jueces y abogados se opongan a la elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura, que son las personas encargadas por el artículo 114 de la Constitu­ción Nacional de seleccionar a los jueces y administrar el Poder Judicial. Si el pueblo de la Nación Argentina es el que elige al Presidente y a los miembros del Poder Legislativo, es también el que puede elegir a los miembros del Consejo de la Magistratura. Esta forma de elección no está prohibida por el Art. 114 de la Constitución Nacional y nace del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana de gobierno” (Artículo 33 de la Constitución Nacional).

Es esencial que este incipiente intento de democratizar al Poder Judicial se profun­dice hacia el interior de una importante institución de la República que conoce poco el diálogo con la socie­dad argentina, el cual es indispensable para poder colaborar en la tarea de mejorar las condiciones de la vida en democracia.

La ley N°26855 sancionada por el Congreso de la Nación reglamenta el Consejo de la Magistratura y de ninguna manera ha violentado el contenido de la Constitución, cumpliendo así con su artículo 28. Y por cierto que el art. 114 de la Constitución Nacional no podía decir en el año 1994 que los jueces, abogados y académicos estaban entre los que elegía el pueblo, porque en ese momento no había aún una ley que reglamentara esa norma superior y estableciera la forma de elección de sus miembros.

El problema ideológico más grave que tienen hoy muchos magistrados, es que con­funden Política con Corrupción. Esta concepción es la consecuencia del oscurantismo en el que ha vivido el Poder Judicial buena parte de su historia. Salvo honrosas excepciones, los magistrados no se han opuesto a disposiciones anticonstitucionales y criminales de las dictaduras pasadas y ahora se oponen, en nombre de la República, a leyes del Congreso constitucional que no hacen más que ampliar derechos (léase ley de medios audiovisuales y ley reglamentaria del Consejo de la Magistratura).

Es de destacar también la ilegitimidad de la actual situación, donde el Poder Judi­cial decidirá, sin apelación posible, sobre lo que afecta al Poder Judicial. De tal modo, se arroga la posibili­dad de denegar decisiones democráticas emanadas del Congreso y opera como juez y parte sobre aquello que lo afecta. Es decir, la corporación judicial se reserva la decisión sobre un asunto en el cual es parte interesa­da, para lo cual debiera haber mecanismos institucionales que evitaran una situación tan absurda y paradóji­ca.

Contra los prejuicios destructivos de alguna oposición política y/o mediática se le­vantan hechos que desde 2003 fundaron una Corte Suprema de Justicia que es ejemplo de independencia. A pesar de esto se acusa al Gobierno Nacional de pretender arrasar al Poder Judicial. La fuerza para seguir ade­lante está en la convicción y la necesidad de no volver a un pasado que nos hizo tanto mal. Debemos confiar en que la capacidad y sensibilidad política del pueblo argentino sepa distinguir entre los ataques movilizados por el odio y una política nacional que sigue avanzando en logros de mayor bienestar social.

Opiniones (18)
21 de mayo de 2018 | 16:05
19
ERROR
21 de mayo de 2018 | 16:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Zalazar: su crítica al documento no se condice con la inteligencia de los integrantes de Carta Abierta que usted dice conocer y reconocer... ¿Por qué no se dan sus nombres? Insisto: presunta inteligencia no es sabiduría; y esconderse es otra cosa...
    18
  2. pedro zalazar: No comparto en absoluto lo que afirma sobre los integrantes de esta "carta abierta". Que ud. estime conocer y defina como inteligentes o prestigiosos a determinadas personas, no significa que lo sean. Es posible también, que como afirma también conocer desde ese estimativo a "algunos" que forman parte de ella, que la nota la haya escrito el resto que no se corresponde con el "algunos" que ud conoce. Por lo que yo conozco, las personas se ganan el prestigio haciendo u omitiendo y lo mismo pasa con la demostración de la inteligencia que poseen. Por ejemplo Gandhi es un grande de la historia, por omitir acudir a la violencia en su búsqueda de la libertad al igual que Mandela preso 30 años y presidente con todas las luces de un país en el cual erradicó el odio. No he visto las mismas señales en la Carta Abierta, ni en las Bonafini, Carlotto, y en todo un colectivo de supuestos prestigiosos que lo único que han demostrado al estar en o cerca de la función pública, es un comportamiento arrastrado y corrupto digno de Calígula. Todo eso además de defender lo indefendible. Tan indefendible como lo que queda del cerebro de Klavier, pobre.
    17
  3. klavier1970, se nota que sabés un montón de política. De la misma estirpe de la que nos gobierna hoy: descalificación, denigración, y una altísima dosis de egolatría. Felicitaciones, tenés el perfil perfecto para un puesto importante en la actual administración.
    16
  4. PEDRO ZALAZAR: LO FELICITO POR EL EQUILIBRIO QUE HA TENIDO QUE HACER PARA NO CAER DE UN LADO O DE OTRO. PERO OMITE MUCHAS COSAS QUE EL LEGO PUEDE MALINTERPRETAR. LA CORTE ES EL ORGANO DEL ESTADO, QUE DE ACUERDO A NUESTRA CONSTITUCION, SIRVE NECESARIAMENTE PARA EQUILIBRAR A LOS DEMAS PODERES. LO QUE SE HA PRETENDIDO EN ESTA OPORTUNIDAD, ES SENSILLO DE ENTENDER: SE HA TRATADO DE SUMAR TODOS LOS PODERES EN EL EJECUTIVO, PUES CON UNA MAYORIA ABSOLUTA Y OVEDIENTE Y LA ESPADA DE DAMOCLES SOBRE LOS JUECES DISCOLOS O BIEN NOMBRANDO JUECES TOTALMENTE ADICTOS AL REGIMEN AUTORITARIO EN EL QUE PRETENDEN HACERNOS VIVIR, PODER EJERCER EL PODER EN FORMA FACISTA. CON RELACION A CARTA ABIERTA, ES UN POCO OSCURO NO DECIR QUIENES SON, PUES POR AHORA SE PUEDE OPINAR LIBREMENTE.-
    15
  5. La "mayoría" a la que se refieren, "intelectuales" de carta abierta, la obtuvieron haciendo renunciar a dos funcionarios provinciales, fueron, votaron y después devuelta al cargo. Eso es democrático? Otra cosa, respecto al "problema ideológico de confundir Política con Corrupción, no es asi, para nada !!!! POLITIKA = RECONTRAKORRUPCIÓN.
    14
  6. "Han generado una sociedad dividad, han dividio a familias enteras. El odio lo generan cuando alguien piensa distinto salen a denostarlo, criticarlo, difamarlo y etc..etc" Juliososa Julio: El Kirchnerismo es como el nitrato de plata, que se usa para clarificar un caldo turbio. La mugre - USTEDES - precipita en el fondo, son la roña, el barro lo que no sirve y lo cristalino, lo transparente queda arriba. Esto que ocurre es lo que vos llamar dividir. :)
    13
  7. ferenusa, no son relevantes tus especulaciones, y menos aun, si las heces desde el analfabetismo político. Seguramente sos de los que se golpean el pecho diciendo que son apolíticos e independientes. Esta bien que lo seas, o que lo creas. Ahora no hables de lo que no sabes o careces de la capacidad intelectual para analizar.
    12
  8. No conozco a Carta Abierta Mendoza, pero por lo que escribe estoy comenzando a conocerla. Solamente quiero decir dos cosas que no se han dicho: El poder Judicial es una institución de la República, no de la democracia. (Cont. Nac. art. 1) Su función es precisamente la de resgauardar la aplicación de la ley y de la ley de leyes que es la Constitución. En segundo término quiero recordarles a estos intelectuales que acusan al Poder Judicial de haber sido funcionales a los golpes de Estado las palabras de Rodolfo Terragno cuando se opuso al nombramiento de Zaffaroni como juez de de la Corte. Unico juez que voto en disidencia o lo que es lo mismo de acuerdo al pensamiento de Carta abierta Mendoza. "Videla lo designó juez y Zaffaroni, que ya había jurado por el Estatuto de Onganía, juró en 1976 por el Estatuto del Proceso". Sobran más palabras
    11
  9. Dos preguntas ¿Uds. creen realmente lo que escriben o lo hacen por "obediencia debida"? Segunda si la justicia dijera SI pero sería con la elección del 2015 (es decir el próximo gobierno APROVECHARÍA el poder de poner o sacar jueces a gusto con mayoría en el Consejo de la Magistratura ¿Lo apoyarían? Porque este verso de "democratizar" ni ellos se lo creen. Si aceptan que se haga pero para el próximo gobierno, ahí recién podría creerles. ültima: ¿Quienes son Carta Abierta en Mendoza? ¿Se animan a decir "yo soy parte de carta abierta?
    10
  10. Pueden haber otras formas de democratizar la justicia, si eso es lo que se busca, que no tengan necesariamente que ir en contra de la Consitución Nacional. Ahora, dudo profundamente que en este caso esa sea la intención. Tuvieron 10 años para hacerlo y (oh casualidad) esperaron a que "leyes del Congreso constitucional que no hacen más que ampliar derechos (léase ley de medios audiovisuales y ley reglamentaria del Consejo de la Magistratura)" sean declaradas ilegales para buscar la democratización de la justicia. No suena creíble, más bien suena a deseos de concentración de poder abusando de la "legalidad" que da tener mayoría en las cámaras.
    9