opinión

La militancia juvenil

A 95 años de la Reforma Universitaria de 1918, un repaso del papel histórico de los jóvenes.

La militancia juvenil

Entablar el debate de las juventudes en la política hoy  parece  impuesto desde el relato del Gobierno nacional (que pretende hacernos creer que los jóvenes llegaron a la política a partir de 2003); lo correcto sería verlo y analizarlo desde una perspectiva histórica, es hipócrita, manipulador y sobre todo falso querer esparcir un relato en el cual la juventud hoy ha despertado a la vida política, razones para decir esto sobran, tan sólo hace falta hacer un breve repaso por las experiencias juveniles incontables en las que la política ha aflorado como una expresión pura y espontánea desde la juventud.

Experiencias como la Unión Cívica de la Juventud, que allá por 1889 daría origen a los  partidos políticos argentinos más importantes de la primera mitad del siglo XX ­-la Unión Cívica Radical, la Unión Cívica Nacional, el  Partido Socialista y el Partido Demócrata Progresista-, en 1955 se crea la Juventud Peronista para resistir las proscripciones del proceso, en 1967 nace la Franja Morada, heredera de la reforma universitaria y brazo universitario del radicalismo, que fue la cabeza visible que resistió al intento de arancelar la educación universitaria en los 90 (mientras otros miraban para el costado), y así podríamos seguir hasta la actualidad mostrando y expresando experiencias militantes de la juventud, inclusive la derecha supo tener representación juvenil, la llamada UPAU, en la cual  militó el actual vicepresidente de la Nación, Amado Boudou.

Párrafo aparte de una expresión juvenil es la Reforma Universitaria en 1918. El 15 de junio de ese año, en la ciudad de Córdoba, comenzó un proceso que luego iba a expandirse por todo el continente conocido como Reforma Universitaria.  El “destino heroico de la juventud”, del que hablaba el famoso Manifiesto Liminar de la Reforma, ha sido retomado a lo largo de la historia argentina y latinoamericana como un puntapié para plantear la vinculación del movimiento estudiantil universitario con horizontes de cambio social.

Sin embargo, hoy desde el oficialismo nacional y varios medios de comunicación se empeñan en destacar a la juventud militante como un mérito del modelo, cosa que, como he dicho y demostrado, no es cierto. 

Pero, además, es  preocupante el uso que se está haciendo sobre las mismas, convirtiendo o, mejor dicho, intentando convertirlas en simples reproductores de la voz oficial. Violando la ley de educación y un conjunto de tratados internacionales referidos a los derechos del niño y del adolecente cuando entran a las escuelas, usando el aparato oficial para difundir SU propaganda política o identificándose con pecheras a la hora de ser “solidarios”.

Es fundamental para el país, para la democracia, para nuestra sociedad, que la juventud se acerque a la política con ideas, con sueños, con banderas propias, con rebeldía inclusive, que entienda a la política como una herramienta para transformar la vida cotidiana.

Es acá donde el Estado debe cumplir con un rol trascendental, que es el de formar ciudadanos, y la pregunta es: ¿cómo se forma un ciudadano?, ¿es a través de una ley que estos mágicamente se constituyen?, ¿o es a través de una serie de políticas públicas que logren avanzar progresivamente en una construcción de un ciudadano activo, crítico interesado, que busque obtener crecientes niveles de conciencia, de capacidad autogestora y organizativa, de posibilidad de asumir compromisos y responsabilidades tanto en relación con cuestiones personales como sociales?

Es lamentable observar cómo las organizaciones obsecuentes a la Casa Rosada no tienen límites ni problemas en ejecutar todas las tareas que le son encomendadas sin reparo alguno, como no les importa usar instituciones del Estado para realizar tareas proselitistas, irrumpir en instituciones escolares para hablar sobre el modelo o intentar romper con una federación universitaria símbolo en el mundo y con más de 94 años de historia como es la FUA con tal de no decepcionar a sus líderes y jefes políticos. En el ámbito académico, el ejemplo más cercano del uso del aparto está en la elecciones de graduados en la Facultad de Derecho en la UBA, donde, con los autos oficiales y a fuerza de empadronar a todo abogado que trabaja en el Ejecutivos nacional, no llegaron al 20 por ciento, frente al sector progresista y reformista (integrado por Franja Morada), que llegó al 80 por ciento. Esto alcanza para demostrar que no toda elección se gana usando los recursos del Estado, que hace falta llevar ideas, propuestas, tener historia y ser creíble.

Es por todo lo expuesto y como herederos de la tradición militante joven histórica que ha tenido este país, donde los jóvenes levantaron siempre banderas de lucha en pos de cambios sociales, que debemos salir del relato oficial y recordar los procesos históricos que nacieron en  la búsqueda de una Argentina que nos contenga a todos.

A 95 años de la Reforma Universitaria y a casi 30 de recuperada la democracia “los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan”.

Opiniones (6)
21 de mayo de 2018 | 16:05
7
ERROR
21 de mayo de 2018 | 16:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Diega, hacés un análisis absolutamente reduccionista de las cosas y tergiversas la historia. En los 60 y 70 la Franja marchaba con Tosco contra la dictadura, en los 80 desde ya estuvo con Raúl pero se plantó ante algunos errores conocidos, y en los 90 si no fuese por la Franja, todos los que hoy se dicen Nacionales y Populares hubiesen entregado la universidad pública sin ningún tipo de tapujo. Te falta más historia y menos relato. Viva la Franja por siempre.
    6
  2. diega no se cuanto: Uds. no van a cambiar nunca. Claro que es una reseña radical. Es una reseña indiscutible por otro lado. El modelo kirchnerista no pretende que los jóvenes participen o vuelvan a la política. Pretende convertirlos en militantes propios a través de prebendas. Los jóvenes nunca dejaron de participar, eso es una falacia. En los 90 les interesaba mas ser yuppies con celulares, pizza y champán, hoy les interesa seguir siendo yuppies con denominación de inútil, pero pagos. Me disgusta que se pretenda USAR a los jóvenes en cualquier partidismo. Y es bien de ustedes molestarse cuando los jóvenes no están de acuerdo con lo que les dicen que tienen que pensar.
    5
  3. diega99 Comprate un Kan
    4
  4. Comparto 100% lo que dice diega99. Impecable hermano !!!!!
    3
  5. DIEGA 99: CREO QUE ESTAS EQUIVOCADO. VES EL PROBLEMA DESDE TU OPTICA Y ES ALLI DONDE ESTA EL PROBLEMA, LOS JOVENES SON FACILE DE LLEVAR, POR ESO SOLO LA MADURES Y LA EXPERIENCIA LOS HACE CAPACES DE DISCERNIR Y VALORAR LOS HECHOS EN SU JUSTA DIMENCION. Y SI HABLAS DE CORRUPCION, MIRA EL PRESENTE Y ALLI ENCONTRARAS EL MEJOR EJEMPLO, NO PODES DEFENDER LO INDEFENDIBLE, LO QUE ESTA TODOS LOS DIAS ANTE TUS OJOS, ES COMO NO QUERER RECONOCER LO TUS OJOS ESTAN VIENDO.-
    2
  6. Me parece que es una reseña que esta hecha a partir de un discurso político (radical claramente), en primera instancia. En segundo lugar, el modelo Kirchnerista, no se hace garante de una juventud que EMPIEZA a participar en política desde el 2003, lo que se adjudica es que los jóvenes VUELVAN a la política, una actividad que se vio cercenada a partir de las crisis políticas que cruzó nuestro país, gracias al golpe nefasto y genocida del 76, gracias al neoliberalismo de Menem, y otras tantas.. Tanto la Franja Morada, como el radicalismo (si bien es reconocida su historia y trayectoria) han sido bastiones de políticas liberales dentro de la Universidad Pública, con organismos basados en la corrupción como la FUA ( la cual conducen hacen 40 años por lo menos) Entonces digo, no me vengan a querer reivindicar a estos pibes que se han encargado de vaciar de discusión política los órganos de representación de los estudiantes, que se han encargado de llevar como bandera discursos llenos de odio y de desunión. Una organización que siempre ha estado a favor de una "educación pública y de calidad" pero que se ponen en contra de proyectos que hacen que a esa UNIVERSIDAD PUBLICA entren todos y cada uno de los hijos de los trabajadores, el pueblo entero. Me decepciona terriblemente que un medio como MDZ que se tilda de"independiente" sea tan poco objetivo y revele a cara de perro que sigue una línea política y que publica en base a ella. NO DESINFORMEN MAS AL PUEBLO. Y espero que publiquen este comentario, ya que cada vez que hago uno NUNCA lo publican. Después hablan de que no hay libertad de expresión, cuando ustedes son los primeros en censurar.
    1