opinión

¿Década ganada?

¿Cuál es la evaluación que se puede hacer luego de diez años de gobierno kirchnerista?

A Cristina Fernández de Kirchner le gusta rotularlos 10 años de gobiernos conducidos por ella y su marido como  la “década ganada”.

La expresión, para el oficialismo, pretende ser una definición del modelo, mientras que para la oposición se trata de una referencia más del relato K. “Una década desaprovechada”, dicen.

Más allá de la polémica, los datos indican que ambos sectores cuentan con elementos para sostener una y otra posición. Aunque desde este espacio sólo voy a referirme alas medidas que, en mi opinión, revelan las principales grandezas y miserias de la década kirchnerista.

En primer término, me gustaría agregar que las gestiones de Néstor y Cristina no pueden ser analizadas descontextualizadas de la región. Como se conoce, América Latina –incluida Argentina- convalidó durante la última década un crecimiento exponencial producto de un contexto internacional que la benefició con precios extremadamente favorables para sus commodities como no los tuvo en los últimos 80 años. Por lo tanto, en el marco del mencionado contexto, es válido preguntarse cómo y de qué manera, el kirchnerismo volcó a la ciudadanía el resultado de ese crecimiento.

En favor del argumento oficial, vale decir que los grandes logros del gobierno K estuvieron sustentados en el campo de las políticas sociales. La ampliación de la cobertura previsional –con la incorporación de dos millones y medio de personas al sistema jubilatorio-  y la reglamentación de la Asignación Universal por Hijo y Embarazo representan, sin duda, los grandes hitos de la gestión.

Sin embargo, para ser justos, hay que mencionar que la agenda de la política social en Argentina comienza en el gobierno de Duhalde, con la participación de un actor estratégico en este sentido: el hoy papa Francisco. Bergoglio jugó, como titular de la Pastoral Social, un rol fundamental en la presión por la defensa de derechos sociales de millones de personas marginadas del sistema a causa de la profunda crisis económica del 2001. Así, bajo el influjo de lo que se denominó El Diálogo Argentino, surgió el Plan Jefas y Jefes de Hogar, como respuesta concreta a la exclusión.

Recién en el año 2009, el kirchnerismo toma la decisión -también bajo fuertes presiones políticas y sociales- de realizar un salto cualitativo en materia de planificación e implementación de políticas sociales. Mediante decreto, pone en marcha el primer Programa de Transferencia Condicionada en Argentina: la Asignación Universal por Hijo y Embarazo, cuyo principal mérito fue la disminución, al menos en lo que concierne a este programa específico, de las prácticas clientelares de la política.

Recordemos que dichos programas se aplican en diversos países de Latinoamérica desde mediados de los 90. Los más conocidos y emulados son el Bolsa Familia, de Brasil, y el Oportunidades, de México. En Argentina, su implementación llega de manera tardía, en virtud de que hasta la década del 80 -a diferencia de lo que sucedía con otros países de la región-, el modelo de bienestar estaba sostenido por la “política del trabajo”. Este concepto, muy arraigado en la matriz cultural argentina, es una de las causas principales del rechazo de la clase media a la AUH. Sin embargo, los especialistas aseguran que su aplicación no es otra cosa que el reconocimiento explícito del gobierno K al hecho de que la informalidad laboral llegó para quedarse. Actualmente, el 40% de los argentinos trabaja en estas condiciones y la factibilidad de revertirlo en el mediano plazo es prácticamente nula.

Los déficits

La contracara de los aciertos en el plano social se dan en ámbito institucional y económico. En el marco institucional, no son pocos los que sostienen que el kirchnerismo viene devaluando progresivamente la democracia. Los que abonan esta teoría advierten, entre otras cosas, que se denigra el debate público mediante el abuso que el oficialismo hace de su condición mayoritaria en el Congreso para sancionar leyes arbitrarias. Ejemplos emblemáticos y recientes son el proyecto de reforma judicial y la ley de blanqueo de capitales. Ninguno de ellos se percibe con la intención de satisfacer el interés colectivo; por el contrario,  se visualizan como trajes a medida para garantizar la impunidad del poder.

En el área económica, los resultados parecen indicar que el Gobierno no supo o no pudo capitalizar en el mediano plazo el resultado de al menos ocho años de crecimiento a tasas chinas. El proceso virtuoso de la economía, que comenzara a partir de la devaluación, con la sustitución de importaciones y el boom del consumo, fue dando paso a una economía lánguida, con paralización de inversiones y destrucción de economías regionales, producto del atraso cambiario, altas tasas inflacionarias, cepo al dólar y reglas de juego poco claras.

Por decisión estratégica, el kirchnerismo eligió invertir en aspectos que le deparasen un alto impacto político en el período de tiempo más corto posible. De hecho, la AUH, una de las medidas de mayor rédito gubernamental, representa para las arcas del Estado apenas poco más del uno por ciento del PBI. Los efectos de gobernar para el corto plazo colisionan hoy contra un país acuciado por un creciente déficit en infraestructura energética y urbana, que terminará condicionando las alternativas de desarrollo de las generaciones futuras.

En resumidas cuentas, ni oficialismo ni oposición están en lo cierto respecto de la ganancia o la pérdida de la década. Hubo avances importantes, pero también cuantiosas oportunidades desperdiciadas. Con lo cual, más bien diría que estamos ante un empate.

Opiniones (2)
22 de febrero de 2018 | 20:20
3
ERROR
22 de febrero de 2018 | 20:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Martha, no se de donde sacás tus datos, pero precisamente inversiones extranjeras hay y muchas... y creciendo. Sin ir mas lejos, el diario EL MUNDO de España publicó hace unos días que la inversión extranjera creció en la Argentina un 27% con respecto al año anterior....
    2
  2. Martha, creo que es bueno escribir en un Diario Online, que en estos años a ido en crecimiento continuo, eso es bueno y creo sin desmerecer, gracias a que este gobierno permitió que mucha gente hoy pueda llegar a la información por medio de un producto que no le provoca gasto y se asocia mucho mas a la posibilidad de tener internet a un precio accesible en cualquier aspecto, por ejemplo modem prepago, cooperativas de internet y muchas empresas creadas a partir de empleados que pudieron independizarse y hoy si ganar fortunas, pueden ofrecer un servicio que va en crecimiento y eso les permita poder insertarse en el mundo empresarial que estaba destinado a un sector muy reducido que ganaba fortunas y solo pagaba lo que decía el gobierno de turno lo menos posible...
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve