opinión

La última vez siempre y nunca

Miren por la ventana a las siete de la tarde, puede que sea el último trago.

La última vez siempre y nunca

Una noción desesperanzadora para el humanismo -pero real- es pensar las cosas al revés, darlas vuelta como a una media y vestirse con cada prenda por las costuras abiertas.  Siempre hubo una primera vez, se dice. Yo pienso que no, que no hay una primera vez.

Por el contrario, cada acto es el último. Siempre es nunca. Ayer no existió y mañana no se sabe qué será. Ahora, ya, en este instante, es por excelencia el último acto, la última vez que lo hiciste, como una despedida permanente del mundo paso tras paso.

Se ama por última vez, se nace por última vez, se come por última vez, se camina o se duerme por última vez. Cada episodio, por ejemplo, disparar una fotografía, “el click de la muerte”, dijo Barthes, es una forma de desaparición, una búsqueda constante del sujeto por desaparecer de este mundo de una vez por todas, inconscientemente.

El último café, la última noche. “Me voy lejos porque no quiero olvidarte”, dirá el poeta. Escapamos de la idea de que todo lo que hacemos es una liturgia de despedidas. Los últimos besos son los que dimos y no sabemos jamás si vendrán otros. Pues sí, hay que decirlo con Los Alcoholes, “se nace para vivir, se vive para morir”.

Es que jode pensar así, y mucho. El optimismo es la religión que todo lo niega, que no acepta que estamos solos arrojados a la vida abstracta. Ser de última es ser. Siendo, eso, estamos siendo.

Las cárceles de la familia, de la escuela, del trabajo, son determinantes y condicionantes para movernos como peces con sentido. Pero esos peces están en la pecera y no en el río turbulento, despojados de la luces y de los mapas. Hay peces náufragos que se agrandan por el volumen de agua y por la capacidad de movimiento y otros que deben resignarse al tedio del tope.

Miren por la ventana a las siete de la tarde y verán las delicadas sombras del otoño. Háganlo por última vez. Prueben. Puede que sea el último trago.

Opiniones (3)
21 de febrero de 2018 | 18:56
4
ERROR
21 de febrero de 2018 | 18:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hoy impecable . En el final casi casi caes en los comentarios padillescos .
    3
  2. Padilla, vos como logo deberias adoptar el simbolo oriental del yin y el yan, segun el momento prima tu costado positivo o negativo, solo que en vos cada uno es muy manifiesto, lo negativo es fuertemente negativo y lo mismo del otro lado. Hay dos Padillas en el mismo cuerpo. cuando pesa el positivo escribis estas hermosas cosas. Creo que es la tercer vez que te digo que hagas pesar tu costado luminoso que es este, escribir en busca de la belleza y que aplastes ese Padilla oscuro y tiramierda que leemos a veces aca. ESTO ES LO TUYO Padilla. Felicitaciones por el escrito.
    2
  3. Lindo Padilla, lindo!!! Dedicate a escribir así y no opines más.... Por favor!!!!!
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve