opinión

La vaca estatal atada a una iglesia

Si estás deprimido y sin trabajo, acercate a esta repartición, que un pastor te va a contratar.

- ¡Ah, bueno! Mirá quién vino.

- Buenas... ¿Cómo va, muchachos?

- ¿Cómo vas vos? Creí que no ibas a volver.

- ¿Y por qué no?

- No sé, cagazo tal vez.

- Yo también pensé que te ibas a borrar por un tiempo.

- Déjense de joder, capaz nomás que me iba a borrar.

- Pedite un café, dale, que el Gordo estaba por contarme algo.

- Llegué justo, entonces.

- Justo un carajo, ahora no voy a contar nada.

- ¿Por qué no?

- Cómo que por qué no. Después este va y lo escribe todo, sale en el diario y se arman unos quilombos.

- Eso sí.

- Paren de hinchar los huevos, che. Vos, Gordo, contá, y vos dejá de darle lata. ¿Qué era lo que ibas a contar?

- Le estaba diciendo que mi cuñado anda medio caliente con el lugar en el que labura.

- ¿Qué cuñado? ¿El marido de la Marisa?

- No, el hermano de mi esposa.

- ¿Ese que estaba en la fiesta de fin de año en tu casa? ¿El que se agarró un pedo pa'diez mil?

- Ese mismo. Resulta que trabaja en un ente autárquico con personalidad jurídica y capacidad para actuar en el ámbito del derecho público y privado.

- ¿En dónde?

- Te estoy dando una definición, no te voy a decir el nombre del lugar, ya te expliqué, si no, este va y lo cuenta.

- Uh, bueno, Gordo, ahora no me vas a pasar ni un dato por miedo a que vaya y lo cuente.

- No. No te voy a pasar ningún dato por miedo a que te caguen a palazos.

- Ah, lo hacés como amigo.

- Exacto, y ahora callate y dejá de meter la cuchara. Resulta que mi cuñado trabaja en este ente autárquico.

- Pará, pará. Este ente autárquico, ¿es estatal o privado?

- Estatal, gil.

- Bueno, que estás susceptible.

- Déjenme contar, pues.

- Y dale.

- La cosa es que trabaja ahí desde hace años, ya está en planta permanente y todo. Pero resulta que hace un tiempo metieron a un tipo nuevo como contador, que llegó con el nuevo presidente de este ente, y ahí comenzó la cosa.

- ¿Qué? ¿Ahora vas a salir con que se roban guita o algo así? Eso es más viejo que Matusalén, no me vas a venir con que tu cuñado está caliente por eso.

- A ver, no es que estén robando guita, se están quedando con un diezmo, pero es todo legal.

- Un Diego se dice, no un diezmo.

- ¿Quién está contando la historia, vos o yo? Si digo que se quedan con un diezmo es porque se quedan con un diezmo. Porque la cosa es que este contador es pastor, no sé de qué religión de esas cristianas, pero es pastor.

- ¿Y qué tiene que ver eso con que se quede con un diezmo estatal?

- Es que mirá vos cómo lo manejan. Resulta que, desde que entraron, la planta de personal se ha duplicado, si no triplicado, pero hay muy pocos nuevos empleados de planta permanente, porque la mayoría de los nuevos son contratados, y casi todos estos contratados, o al menos casi todos, pertenecen al templo de este contador.

- Noooo.

- Como te lo cuento.

- Tienen la vaca atada.

- Por supuesto. Imaginate, cae un tipo a la iglesia desesperado porque no tiene trabajo, entonces qué hacen, le consiguen un puestito en el ente autárquico, después tiene que facturar, y le presenta la factura al pastor, que es el que le paga el sueldo, por lo tanto, este sabe cuánta guita cobra el chabón ese, así que no se lo pueden cagar con el diez por ciento para la iglesia.

- Es un negocio redondo.

- Y mi cuñado dice que desde que asumieron estas autoridades son más de quinientos los contratados nuevos. Echate un cálculo: ponele que, de esos quinientos, cuatrocientos sean parte del rebaño del pastor este, a un promedio de tres lucas cada uno, es...

- Ciento veinte lucas por mes. Es una barbaridad.

- Eso sería, a grandes rasgos, lo que se embolsaría el templo del pastor-contador por mes.

- Dejate de joder, es una torta de guita.

- Exactamente.

- ¿Pero eso el legal?

- Totalmente. ¿Dónde está la ilegalidad? Contratan gente, le pagan, después cada persona decide darle el diez por ciento de su sueldo al pastor. ¿Dónde está el delito?

- No sé.

- En todo caso no es moral, pero convengamos en que a un tipo que es capaz de sacarle el diez por ciento del sueldo a una persona que cobra tres lucas le tiene que interesar bastante poco lo moral.

- Justamente. Así que ahí anda mi cuñado, con una calentura terrible, porque han querido denunciar esto, pero les dijeron que mejor no se metieran en quilombo, porque, como les decía, no hay delito, y es que además son contratados, pasan factura, el día en que el ente autárquico no los necesite más, les dan una patada en el culo y a otra cosa. Claro que mientras el contador sea, a la vez, el pastor que recibe el diez por ciento, no creo que les vayan a cortar el contrato.

- Al final, Gordo, la historia que contaste no me sirve para nada.

- Mejor, así no escribís nada sobre esto, porque ya me la veo venir.

- Che, ¿pedimos otro café?

- Ustedes pidan otro, a mí todavía no me traen el que pedí.

- Y, tenés que llegar más temprano.

- Sí, claro, para vos es muy fácil, porque también trabajás en un ente autárquico.

- Pero yo no le pago diezmo a un pastor.

Opiniones (4)
23 de febrero de 2018 | 00:10
5
ERROR
23 de febrero de 2018 | 00:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. AYSAM tal vez? , algun premio para el que acierte?
    4
  2. En todos lados se cuecen habas... porque nosotros dejamos que las cuezan... no debe ser tan difìcil saber de què ente autàrquico se trata con todas las pistas que nos diò el periodista-escritor -no es una nota comùn y corriente, es una nota simpàtica- 500 empleados nuevos son una multitud... pero si son administrativos tenemos ademàs 500 escritorios nuevos... 500 sillas...500 computadoras... 500 cafès... 500 tortitas...que pagamos todos...
    3
  3. Mira el delito seguramente esta por el lado de los impuestos si hubiese algún indicio mas te diría que el pastor no paga un mango de leyes laborales , de IVA, de ganancias y de ingresos Brutos ahí esta el DELITO
    2
  4. eN TODOS LADOS SE CUECEN HAVAS
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve