opinión

Palabras del metafísico

La voz de un hombre de 77 años que no entiende algunas cosas.

Palabras del metafísico

Yo no soy de andar batiendo tambores pa’ la guerra. Eso hacen los fundamentalistas del agua y del caucho. Lo mío es razonamiento al límite, una especie de juicio de posibilidad objetiva que se pregunta qué hubiera pasado si tal o cual cosa hubiera sucedido o no hubiera sucedido. Soy un tipo de tierra adentro criado entre los montes y el desierto. A mi edad, 77 años eternos que cargo a mis espaldas con el gesto ladeau, ya no estoy pa’ algunas cosas. Es decir, ya no las entiendo. Esto del progreso me tiene hinchau como chancho. Porque a la zona donde vivo hace décadas, este pueblito donde se nos van los jóvenes encandilados por las luces de la ciudad, no llega el progreso. Pero porque nos hemos resistido al él sin revoluciones ni tanto aspaviento. Es con las costumbres de mis paisanos que aquí no ha entrao la tecnología ni la luz eléctrica. Tenemos velas que hacemos en las casas y guay que llegue la tarde y el sol se esconda y no tengamos al menos un par para alumbrar la cena y la lectura. Porque en mi pueblo se lee mucho y no nos hace falta, como les decía, el progreso de la televisión o la interné. Acá todos tienen libros en sus casas y los mayores les leemos a los menores en un ritual de años que nos hace más tranquilos en el andar por las callecitas. Acá hay paraísos metafísicos y cultivamos los límites a la racionalidad. Nosotros en el pueblo le ponemos límites a ello y vamos en coche de a caballo aunque de vez en cuando te cruce un rastrojero que lleva la fruta y la leche pa’ la pueblada. Les decía, la metafísica. Ese es nuestro estado en la evolución que hemos decidido estancar aquí, en estos ranchos que habitan unos dos mil paisanos. Todo es de tierra porque quisimos que la tierra sea nuestro piso para el pensar y el ser. Aquí la política no se discute por ideas ni corrientes. Somos una especie de aldea anarquista autogestionada por la peonada que sale del pueblo a sus enseres, a zonas más laboriosas donde dan conchabo. Pero esa peonada vuelve y reposa bajo los paraísos metafísicos. Somos medio primitivos pero no bárbaros, medio básicos pero no brutos. Yo y mi gente les dejamos a los otros la experiencia de embarrarse con la aparente prosperidá que dan los avances. Aquí no se estudia, más bien se lee y se comparte y comenta en los puestos de pan casero y miel las lecturas de Don Romualdo Acosta, un tipo que escribió cielitos, coplas antes de su suicidio. Porque acá, si tenemos un problema, es el mal de amores. Aquí las novias dejan en la calle a sus amantes, los botan y se van. Y los tipos quedan solos con la pava tibia mirando el horizonte. Y por eso es que se lo lee mucho a Don Romualdo Acosta. Es como un autor de cabecera: sus libros están en el caserío como Biblia. Hay otros. Un hombre que firmaba como Juan Don Nadie ha dicho muchas verdades en sus prosas. No se lee historia, aquí la hacemos casi desde la invisibilidad, se vive un presente continuo, taciturno pero dúctil para la crianza de niños y terneros. Tenemos una laguna hermosa que la gente rodea en verano para ver la luna reflejada y en silencio detectar esos accidentes que en ella se ven. No hay que mover el agua, ese es el secreto de la laguna en las noches de verano. A ella acuden la viejas enfermas pa’ curarse de sus males y llevan a uno que otro niño entumecido y pálido a darle baños de luna llena. Repito, aquí las cosas son simples como prácticas. El pueblo más leído, las matronas amasadoras y los viejos… y los viejos poetas y cantores. Este es un lugar de poetas y cantores, no son de matarse el lomo de sol a sol por acumular bienes y esas cosas. Se lo vive, digamos, dignamente. No nos gustan mucho los médicos ni los sabiondos, abogados ni contadores. Aquí en todo caso contamos cuentos, leyendas y costumbres pueblerinas. Pa’ eso tenemos a las curanderas, pa’ eso tenemos los cuchillos que cuando no se usan pa’ carnear se usan pa’ hacer justicia. Nos dicen indios por ahí, nos dicen que quedamos atrasados en el tiempo. Pero es que aquí no hay más tiempo que el sol cuando se asoma o cuando apunta pa’ otras latitudes. Algunos que han pasado por los pagos a recorrer la zona, a pedir alojamiento, no se les ha cobrau un centavo. Qué es eso del turismo, de andar alquilando una pieza. Aquí un plato de comida y un colchón no se le niega a naides. Llegué a este pueblo sin conocerlo diantes pero buscándolo ávidamente. Solo tenía alguna que otra referencia de mis antepasaos cuando me dijeron que yo había nacido aquí y me habían criau hasta los siete años. Pero yo no me acuerdo nada de aquella infancia. Dicen que vivíamos en un caserío con mi mama y mi abelita Isabel, las mujeres más cariñosas del mundo, que me criaron y alimentaron. Ya soy un hombre grande que está más cerca del arpa que de la guitarra, sin embargo, al recordar aquellas anécdotas mi corazón no deja de estremecerse y menearse en todo el cuerpo. Aquí nací y de aquí me sacaron hace añares buscando un futuro mejor pa’ mí. De mi padre, ni rastros, nunca supe de él ni lo conocí en vida. Me contaron no más que el viejo era un hombre no muy guapo pa’ las labores y que más bien le gustaban la noche y los bares, los amigos atorrantes y pegarle al ojo hasta las dos de la tarde. Los que lo querían dicen que era un bohemio y buena gente. Los que no, que era un vago y cómodo. El tema es que de aquí me fui hace añares, y la memoria o me ha fallao o se me ha hecho la sota pa’ no acordarme nunca de esos años. He andao entristecido un güen tiempo cuando joven. No saber de dónde se viene no es sano pal hombre. Y más cuando te lo han ocultao por hacerte un bien haciéndote un mal. Pero ya de viejo no ando con rencores de antaño. Dios tenga en el cielo a la viejecita Isabel que me cuidó años mientras mi madre trabajaba todo el santo día. Y bien, aquí estoy en este pueblo al que he llegao por referencias, como dije más arriba. He llegao hace unos catorce años pa’ quedarme, como si me tomara una revancha. Y aquí me he puesto a vivir nomás con mis oficios de campo, mis versos pa’ recitarle a la peonada en los asaos y una jubilación chiquita como pa’ pagar la pensión con plato de sopa incluido. Se vive bien y tranquilo. Al principio era yo pa’ los parroquianos como un viejo loco que apareció de un plato volador por el pago. Pero con el tiempo me han acectao como soy y después de contarles mi vida me han participao hasta de carneos y casamientos. Ya soy de la gran familia del pueblo. A más de un paisano con su patrona he emocionao con mis versos, les he llegao al corazón hasta de sus parientes y eso me ha hecho sentir bien en el pueblo donde nací y he vuelto, escapao de la ciudad donde la gente se la pasa metida en las computadoras y los choping, haciendo politiquerías baratas pa’ sacarse la foto en el diario o salir en televisión. Donde la pobreza no se vive con dignidad sino con resinación. La ciudad es mala y crea malos hábitos pa’ lo pibes jóvenes y los cachorros. Los viejos se enferman de estar sentaos mirando estupideces en la televisión, abandonaos por sus parientes, comiendo un plato de fideos blancos con sal y aceite los domingos. He venido aquí a rescatarme del olvido, a vivir de nuevo lo que me quede y ser enterrao en el camposanto donde está mi padre y mi familia que nunca conocí. He andao por el mundo aunque no parezca, he viajao por todas partes y me he codeao con todo tipo de gente. Me he traído güenos ricuerdos de amigos que de tanto en tanto vienen a visitarme solo pa’ caminar por arboledas en otoño o en primavera, pegadas al arroyo, piteando un cigarro compañero. En la pensión tengo mi biblioteca y mi pava. No necesito más nada pa’ ser feliz.

Opiniones (8)
21 de febrero de 2018 | 01:24
9
ERROR
21 de febrero de 2018 | 01:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No yo no lo leo a este zorete, me alcanza con ver los titulos para saber que es otro lamebotas obsecuente de la Korporación que nos está afanando y destruyendo todo. Pero he entrado en esta nota porque parece que a este caradura esta vez no le dio la cara para salir una vez mas a defender lo indefendible. Qué pasó Padilla? Hasta para tu gusto extremadamente KaKero las últimas noticias han sido demasiado? La manejada votación en el congreso, donde nadie tiene cerebro, son todos esclavos de la Kretina, y lo de Lorenzino? Pero eso se suma a todo lo demasiado que ya viene sucediendo. Escuchame, a ver si alquilás por un rato un par de dedos de frente y hacés un recuento de las cagadas que se viene mandando este gobierno y luego (aunque no te de la cara) salís y decís algo. Pero claro, le pido peras al olmo, primero que no tenés ni vas a conseguir 2 dedos de frente, segundo el clásico de los taraditos alineados: vas a salir a tirar mierda desprestigiando, menoscabando y sobre todo MINTIENDO sobre absolutamente todo, inventando la realidad K, que nadie ni uds. se creen, pero que hay que contarla para seguir al abrigo fascineroso de la presidenta... Culpa de todos uds. se está yendo todo al carajo, pero lo peor es que a nosotros nos están arrastrando, ojalá se fueran solamente uds. a la mierda, seríamos sumamente felices el resto, pero no, no pueden vivir sin cagar permanentemente a los demás.
    8
  2. a Marcelo lo leen, lo odian, le comentan odio, le comentan envidia, pero lo leen. Les gusta. Linda lectura para la mañanita...
    7
  3. Me gusta que escribas sobre otras cosas, es bueno, estos gauchos lindones que viven su hermosa vida mientras nos afanan a dos manos desde el gobierno. No tienen luz, pero no les importa, que bueno. son tan güenos, pero si tuvieran tv o internet ya hubieran clavado a don lazzaro por robarle a los gurises que no tienen ni pa comer. Jet privados, kilos de euros, villa 31. 20-11-14, campo papa, abogada exitosa, cristobal lopez, el gauchito boudou, los paisanitos de la campora, los pobres siempre van a estar decía el seo jesú, mientras ...que sigan afanando
    6
  4. envía esto ?, muy bueno Marcelo.
    5
  5. muy bueno Marcelo !!!
    4
  6. No te hagas problema de salir de éste pueblo menduco, porque con tu capacidad nunca te llamarían de un diario serio. Aprovechá éstas luces, que son las más iluminadas que verás.-
    3
  7. Muy bueno Padilla, muy bueno esta vez si....pulgar arriba!!!
    2
  8. me aburrió en el segundo renglón. mejor dedicate a las policiales del rengo aguilera.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve