opinión

La denuncia como mensaje

El autor reflexiona sobre el jury a la Cámara de Apelaciones de Mendoza.

La denuncia como mensaje

Un grupo de legisladores con el apoyo del padre de una las víctimas de la inseguridad en esta Provincia, han denunciado por mal desempeño a los integrantes de la Cámara de Apelaciones de Mendoza.

El fundamento de la acusación es que no están de acuerdo con los criterios que  se usaron al resolver algunas apelaciones esta Cámara, permitiendo la libertad de personas condenadas y cuya libertad había sido denegada por los jueces de ejecución de la Pena.

Visto así el hecho, aparece una legítima preocupación de diversos ciudadanos elegidos por el voto popular ante decisiones judiciales, mas allá que  si por esas decisiones los jueces de la Cámara de Apelaciones pueden ser objeto del jury de enjuiciamiento.

Otro efecto  a destacar es que la denuncia por si misma y por sus actores, atrae el interés de la prensa y especialmente la que busca siempre transformar la noticia en una letanía.

Desde mi punto de vista, la denuncia tiene varias aristas a destacar. En primer lugar apunta como mensaje para futuras resoluciones de ese Tribunal o de otros como mecanismo de autocensura de quienes deben tomar decisiones no siempre fáciles o populares.

En segundo lugar la denuncia plantea una vez más una crítica severa a los jueces que se atreven  a invocar el derecho internacional de los derechos humanos los que son estigmatizados como "garantistas".

En tercer lugar los denunciantes están convencidos que su criterio es el único aplicable y por lo tanto legal, Quien cruza ese límite debe quedar excluido de la administración de justicia.

Cuentan para ello con la mala prensa que pueden tener tanto las personas condenadas como quienes hablan o mencionan la palabra derechos humanos. Sostienen que sólo los delincuentes-cualquiera sea el estatus que tengan en un proceso-son los únicos beneficiarios de esos derechos, en definitiva unos privilegiados.

Como vemos la denuncia actúa como castigo sobre quien ha decidido dando sus razones  a lo que se suma otra ganancia;  si la denuncia  es desestimada es porque nada se puede hacer contra la corporación y que las manos están atadas. Nuevos textos para eternos actuares.

Ni el dolor ni la elección popular pueden impedir que podamos dar una discusión seria sobre la ejecución de la pena y los derechos de las personas condenadas. Toda una sociedad se lo merece, porque lo que no se discute permanece poco tiempo invisible a la crítica y al cambio,

Las cárceles de Mendoza tienen una realidad que pocos quieren ver y abordar pero que conocemos. Hacinamiento, torturas, sobrepoblación, baja calidad en materia de educación y salud. Se debe sumar a ello la calidad de trabajo en que se introduce al personal penitenciario que convive en los mismos lugares de mediocridad que han sido descriptos. En ese medio la persona condenada, cualquiera sea el delito debe hacer el camino hacia su libertad no alejada de otras complicaciones como es la burocracia penitenciaria y de los juzgados de ejecución penal que también tienen toda una problemática especial.

En ese contexto de encierro algunos condenados han sido escuchados por un órgano de apelación como es la Cámara y se les ha dado la razón.

Pero el mensaje que la denuncia quiere transmitir es otro.  Aduce que  la Cámara es un grifo roto en materia de libertades y que el que apela la decisión del juez de ejecución  deja su cuarto miserable y se va para la calle.

No existe en la denuncia por tanto  ninguna otra alternativa que la destitución para quienes piensan fundadamente distinto en esta materia que es la ejecución de la pena.

 

El riesgo de este pensamiento cero es precisamente que gane el miedo, la autocensura, la exposición pública de quien es denunciado, en definitiva  el grito contra la razón.


Como somos circulares en materia de historia, ya hemos asistido a otros momentos pendulares donde vamos hacia la restricción de derechos y dónde sólo aparece  como válido y razonable el interlocutor que hable que todo el tema de la seguridad se resuelve con mayor dureza de penas, más encierro y por supuesto más armas. A la historia y memoria de esas propuestas me remito.

La Cámara de Apelaciones de Mendoza tiene dos mecanismos de control;  el  judicial  por la Fiscalía de Cámara y la Suprema Corte de Justicia y en materia de los comportamientos personales, la Sala Administrativa de la misma Corte. Bajo la mirada de los denunciantes todos esos componentes también debieran responder.  Como vemos el mensaje es para todos.

La denuncia debiera provocar un debate acerca de la problemática que se plantea.  Abordar todos los mecanismos penitenciarios de la ejecución de la pena, establecer si el régimen establecido permite o no la inserción de valores sociales en los condenados, si la ejecución progresiva de la pena realmente prepara a la persona y su familia para la libertad y cuáles han sido las condiciones de detención y el acceso a los derechos que no ha perdido o que le fueron suspendidos. Ese sería un efecto útil de estas presentaciones y donde todas las posiciones debieran ser escuchadas y analizadas.

Al fin y al cabo la cárcel nos guste o no es de todos y para todos tanto como el espacio Le Parc y el Parque, por dar algunos ejemplos.

Hay en Mendoza una discusión siempre pendiente en lo que hace a los sistemas de seguridad. No discutimos modelos policiales, judiciales, penitenciarios y construcciones carcelarias y mucho menos qué se hace con los internos procesados y condenados como qué respuesta damos a las víctimas de los delitos desde los dolosos como aquellas que también  mueren en las calles por los "accidentes de tránsito".

Negarse a repensar lo que tenemos para saber qué queremos es la peor herencia que se puede dejar al presente y al futuro.

Ceder por otro lado ante las denuncias que amenazan la aplicación de  los derechos constitucionales es un camino en favor de las exclusiones y en perjuicio de todos nosotros.

No se puede renunciar a pensar diferente porque precisamente esa es la esencia de la democracia.

Opiniones (7)
18 de febrero de 2018 | 18:55
8
ERROR
18 de febrero de 2018 | 18:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. NO LOS DEFIENDO, PERO LEJOS DE SER ABOLICIONISTAS O GARANTISTAS, PARTICULARMENTE LOS 3 JUECES QUE LA INTEGRAN NO LO SON.- SON JUECES - DIRÍA - JÓVENES O MODERNOS, CON SIMPATÍA QUIZÁS POR LAS NUEVAS CORRIENTES DEL DERECHO, POR NOVEDOSAS IDEAS DE LA PENA, DEL PROCESO, DEL DELITO O DEL DERECHO PENAL EN GENERAL, PERO ABSOLUTAMENTE DESDE UN PUNTO DE VISTA CIENTÍFICO. EN LOS HECHOS, TIENEN LA MANO DURA COMO LOS MEJORES... ASÍ QUE NO NOS EQUIVOQUEMOS...SON BUENOS JUECES. LO DIGO Y REITERO A PESAR DE NO SER AMIGO DE ELLOS NI DE TENERLES NINGUNA SIMPATÍA PERSONAL.-
    7
  2. Es pautada la Nota de este Abogado????? publiquen todo
    6
  3. Realmente es admirable como mienten estos abolicionistas, voy a exponer brevemente dos casos contenidos en el :Jury presentado a estos malos jueces Un caso se refiere a una Libertad Condicional otorgada a un reincidente, prohibido por el Codigo Penal art 14 y el otro caso es un interno con una Libertad condicional revocada, tampoco permitido por el art 17 del código, es decir, estos jueces desconocen la ley, no la aplican, y los jueces estan para cumplir con la ley, los ciudadanos saquen sus conclusiones, y que defiende este abogado, de cuestionada trayectoria.
    5
  4. Los familiares de las victimas han sufrido una gran perdida, es entendible que al ver delincuentes libres por que las carceles esten hacinadas o mugrientas o con defectos, reaccionen. Por mi parte prefiero ver a los delincuentes sentenciados en la carcel y no libres por mas hacinados que esten en la carcel. Sino pasa lo de ahora los ciudadanos que no cometen delitos estan encerrados en sus casas, sufriendo por sus hijos que estan en la calle trabajando mientras los delincuentes asaltan a todos, total, si van presos los jueces pueden liberarlos, ........... por que las carceles estan hacinadas.... me parece que al articulista se le escapo la tortuga escandalosamente. Los ciudadanos tienen derecho a vivir tranquilos sin delincuentes sueltos.
    4
  5. QUIENES TE CONOCEN PIENSAN LO MISMO. TODO LO QUE ESCRIBISTES FUE EL CUETE, NADIE TE LA CREE. SEGUI DEFENDIENDO DELINCUENTES NOMAS.-
    3
  6. TODOS LOS JUECES SON, ANTES QUE NADA, SERES HUMANOS. POSEEN VIRTUDES Y DEFECTOS, IGUAL QUE USTED O YO. SE ENOJAN, SE ALEGRAN, SE CANSAN, SE ESTRESAN, COMPITEN, GANAN, PIERDEN, TIENEN HIJOS, FAMILIA Y SON VÍCTIMAS DE LA INFLACIÓN, LAS OFENSAS Y LA INSEGURIDAD, IGUAL QUE USTED O YO. EN ESTE CASO, DEBO RECONOCER QUE POR VIEJAS DENUNCIAS Y DISCUSIONES LEGALES TENGO NULA SIMPATÍA PERSONAL CON LOS INTEGRANTES DE LA CÁMARA DE APELACIONES, A PESAR DE QUE LOS CONOZCO "DESDE CHICOS", CUANDO CADA UNO DE ELLOS CON MUCHO ESFUERZO EMPEZÓ COMO EMPLEADO DE TRIBUNALES, ASCENDIENDO A SECRETARIO, RELATOR, ETC.., Y PUDIERON - CON MUCHA DEDICACIÓN - HACER CARRERA MERITORIAMENTE EN DICHO ÁMBITO. Y DEBO - SIN RENCORES DE NINGUNA CLASE - RECONOCER SU APLICACIÓN AL DERECHO, SU INCLINACIÓN POR EL ESTUDIO Y LA ENSEÑANZA Y SU ANÁLISIS MINUCIOSO EN CADA UNA DE SUS SENTENCIAS. A TÍTULO PERSONAL, NUNCA DICHO TRIBUNAL ME HA FACILITADO LAS COSAS. MUY POR EL CONTRARIO, HA EXHIBIDO UNA DUREZA DIGNA DE SORPRESA Y DE BRONCA, PERO ACEPTO (Y ME GUSTA) QUE HAGA DE LA APLICACIÓN DE LA LEYES Y LAS REGLAS UN DOGMA DE COMPORTAMIENTO Y UN SERIO COMPROMISO CON EL CARGO. ES BUENO QUE EXISTAN JUECES ASÍ.-
    2
  7. Seguí dedicandote a defender delincuentes que es lo que más redito te da porque cuando te contrataron para buscar a Marita ( en manos de delincuentes) fracasaste rotundamente.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve