opinión

La lucha por la simbología peronista como epifenómeno de la vida

A propósito del eje de disputa Moyanismo-Cristinismo. Algunas reflexiones en torno a la lucha por la apropiación de la simbología en la sociedad peronista-kirchnerista.

La lucha por la simbología peronista como epifenómeno de la vida

La lucha por los símbolos en una sociedad es uno de los terrenos más interesantes para el análisis cultural. Toda vez que concibamos que la lucha social no solo se expresa en la vida material de las personas sino también en el plano de la cultura, los mitos, los símbolos y los ritos, podremos entender entonces de qué se trata esto de pelear por la apropiación del imaginario colectivo.

Es uno de los temas antropológicos más ricos no ya en las sociedades simples, lejanas, sino en la propia urbe y sus suburbios, donde las masas conviven conflictivamente. La producción de sentido, de significaciones como atributo humano data de tiempos ancestrales y como todo mito fundacional en términos de paradigma de sentido, de orientación colectiva, necesita de su reactualización permanente.

¿Cómo se logra esto? Mediante la ritualización a través de prácticas materiales que sostienen aquel mito. La “marcha peronista”, las figuras de Perón y Evita forman parte del imaginario peronista desde la década del 40. Desde allí no ha cesado el caudal de un río de imágenes paganas que claramente han competido con la simbología religiosa oficial católica. Es más, con el tiempo, la sociedad popular ha producido una extraña pero efectiva mixturización de lo oficial y lo pagano que se expresa en distintos formatos.

En la religión, en la cultura, en el arte y en la política, no hay fronteras puras ni espacios inmutables, esenciales, intocables. Las masas populares hacen un uso social bastante particular de aquellos universos simbólicos y de ello deviene que haya gente que mientras le pone una vela a la Difunta Correa, participa del ceremonial de la Rosa Mística, a la vez sigue al pie de la letra las indicaciones del médico de familia que receta antibióticos, radiografías, análisis de sangre y orina. Se “cree” en el médico como sujeto-vehículo de representación de la ciencia, a la vez que se ora al Gauchito Gil por la salud de algún familiar.

Esto forma parte de las tradiciones populares no solo de Argentina sino de Latinoamérica toda. Insisto, tal vez sea la Antropología Cultural la que más haya aportado para entender estos procesos de hibridación cultural en los usos y prácticas de las masas populares. Se tiene “médico de cabecera” pero también “santo de cabecera”. La diferencia está en que visitar al santo sale gratis. El altar está en el patio de la casa y no hay burocracia de por medio que exija ordenes, pagos, exámenes para el diagnóstico y posterior medicalización. El santo está ahí como testimonio de la necesidad de proximidad espiritual que necesita todo sujeto.

Entonces, el mito, no representa un reflejo mecánico de “lo real”, ya que éste se constituye más como “mediación simbólica” de la realidad que representación directa de la misma. Es a través del mito que nos identificamos, representamos y fundamentalmente nos comunicamos. El mito entonces tiene un carácter profundamente material y simbólico, y son las prácticas rituales las que permiten su durabilidad y su vigencia, adaptando la referencia simbólica del pasado a sus contextos culturales presentes, a su momento histórico.

El movimiento obrero es el brazo históricamente más leal a la tradición peronista, organizado por el Perón de los años 40 y que llegó a ser columna vertebral del movimiento a partir de los 50. Pasaron décadas con distintos rostros y tipos de peronismo que, como el buen camaleón, se fueron adaptaron a las circunstancias ideológicas de cada época. También al interior del movimiento obrero se sucedieron los camaleones, conocidos como burócratas sindicales que negociaron con dictaduras y multinacionales. Pero vivimos un periodo distinto, una época política diferente.

Todavía recuerdo el traslado del féretro de Perón aquel 17 de octubre de 2006, organizado por la CGT, conflictivo, a partir del cual se armó un debate del que participaron distintas figuras. Pero el que más me llamó la atención fue el planteo de Tomás Eloy Martínez, reconocido historiador y novelista que supo condensar en numerosas obras el mito peronista en “Santa Evita” y en “Lugar común la muerte” a personalidades latinoamericanas. El escritor  se plantó en la vereda de enfrente a este acontecimiento aduciendo que el carácter necrofílico persiste en el imaginario argentino. Como en muchas ocasiones, los intelectuales, hasta los más progresistas -es el caso de Eloy Martínez-  salen al cruce de las expresiones populares. No entiende desde su “inteligencia pequeño-burguesa” que esas religiones y ritos populares son productoras de cambios de conciencia y de integración ideológica. No es un mero acto necrofílico, es el arma que los pobres tienen para construir universos simbólicos identificatorios, por fuera de la oficialidad de las creencias. En este caso, el desprecio a la supuesta “irracionalidad” del traslado del cadáver de Perón, se monta en un planteo antipopular que sostiene que habría que mirar hacia delante y no al pasado. ¿Es que el pasado no está en permanente construcción y reconstrucción para legitimar acciones políticas del presente? ¿Hace falta que todo se ponga en palabras para interpretar la profundidad de una señal política trascendental desde lo sociológico?  ¿Será que no se entiende que los pueblos escriben sus páginas en la historia con movilizaciones, luchas y conquistas sociales? Cuando Tomas Eloy Martínez escribió “Santa evita”, no fue necrofílico ni miró al pasado, tal vez lo que estuvo mirando fueron las mediciones de la editorial para diseñar una eficaz estrategia de mercado.

La tradición histórica de la movilización peronista revela limitaciones al interior del propio movimiento. Esta limitación, desde su fundación, es estructural y tuvo que ver siempre con el carácter contradictorio a nivel ideológico de las fuerzas que albergó. El peronismo se mata a sí mismo en los ‘60, con las divisiones internas entre las fuerzas ligadas al ala derecha fachista y los sectores radicalizados en la resistencia que giraron hacia la izquierda. En los ‘70, entre la JP-montoneros y los sectores de la Triple A, en los ’80 entre los que pactaron con la dictadura y los que lucharon por la apertura democrática,  y en los ’90 entre los que se sumaron a la ola neoliberal y los disidentes que lucharon contra las privatizaciones y el desempleo. En la actualidad las demarcaciones no se definen claramente, sin embargo las luchas por el poder al interior del sindicalismo, y al interior del justicialismo, auguran un panorama poco esperanzador para el logro de la unidad. Esta corta visión por el manejo de “cajas” en la política, establecen un obstáculo central a la participación y a la reflexión política al interior del sindicalismo. Sin discusión y capacitación de la dirigencia intermedia, respecto de la necesidad de un proyecto nacional popular, las heridas abiertas seguirán sangrando. Hay que apelar hasta las últimas consecuencias a la política. Es el único instrumento para dirimir diferencias. La violencia se destierra con más política.

Opiniones (4)
22 de abril de 2018 | 12:06
5
ERROR
22 de abril de 2018 | 12:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sos un EPIFENOMENO de MDZ, una mezcla de la triple A y La Campora, sos mi "Opinologo de Cabecera", a... de paso ofrezco un control remoto universal para videocasetera (Le faltan las pilas)
    4
  2. Vendo videocasetera GoldStar, sin control remoto. En buen estado. $300
    3
  3. MIENTRAS LOS CIENTIFICOS ESTAN OCUPADOS CON ESTA MAQUINA PARA ENCONTRAR EL ORIGEN DE LA MATERIA, NOSOTROS ACA TENEMOS OTRA MAQUINA LA DE ESCRIBIR, ESCRIBIR Y ESCRIBIR FLATULENCIAS.- DE TODAS MANERAS SR. PADILLA ME PUEDE DETALLAR QUE SIGNIFICA EN EL DICCIONARIO LA PALABRA "EPIFENOMENO" O ME PUEDE EXPLICAR EN QUE MEJORA SUS COMENTARIOS EL HECHO DE DEFORMAR SISTEMATICAMENTE DE DETERMINADAS PALABRAS, EJEMPLO "RITUALIAZACION", O A LO MEJOR ESO LO HACE MAS ERUDITO???
    2
  4. Son terrible Ladilla, que autoridad tenes para hablar del peronismo? Sos afiliado? Que cargo partidario ocupaste? CREO QUE EL CAMALEON SOS VOS, RESPETUOSAMENTE.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec