opinión

Ideas para una Mendoza competitiva

Ideas para una Mendoza competitiva

Resulta imprescindible incorporar la perspectiva de largo plazo en la gestión del Estado, procurando romper el modelo cortoplacista que hoy impera. Debemos acordar el fin de la improvisación y levantar la mirada, comprender que con demagogia y con tramposos anuncios populistas solo se fortalecen la miseria y la corrupción.

Mendoza necesita un proyecto de largo plazo, concertado, acordado entre todos, que permita insertarla estratégicamente .

RELACION NACIÓN PROVINCIA

Mendoza a perdido en las últimas décadas el liderazgo natural que tuvo en toda la región oeste argentina. No tuvo el carácter ni la convicción para defender derechos que le asisten, y de a poco se fueron cediendo posiciones desde impositivas (Mendoza está rodeada de provincias que poseen regímenes de promoción industrial) hasta políticas, llegando los últimos gobiernos provinciales a confundirse políticamente con el gobierno nacional resignando recursos que Mendoza merece por si misma, (Nueva Ley de Coparticipación) y sin embargo hoy dependemos de las dádivas presidenciales.

Hay que legislar fortaleciendo el principio Federal, reforzando los consensos políticos locales para modificar la conducta de “alineamiento automático” reeditada en nuestros días.
Mendoza debe implementar alianzas regionales estratégicas en acuerdos federales que favorezcan la relación de Mendoza con otras provincias y  fundamentalmente con Chile, conectando a Argentina con los puertos del Pacífico y en consecuencia con Asia.

ALIENTO A LAS INVERSIONES

Hay quienes se arrogan, por desconocimiento, soberbia o terquedad ideológica, la facultad de decidir por el mercado, crean empresas estatales, establecen restricciones a la competencia, inventan controles de todo tipo, y todo en nombre de la justicia social, cuando en realidad lo único que consiguen es generar mayor marginalidad y grandes bolsones de corrupción.
Los mercados crecen y se fortalecen cuando se garantiza (sin trampas) el derecho de propiedad y la seguridad de los contratos.

Propiciamos en consecuencia:

a) Un sistema tributario racional, estable y sencillo, que no cambie con el humor del gobernante, eliminando privilegios que distorsionan el natural desarrollo de la economía.

b) Decidirnos por una reforma laboral que estimule la inclusión de mano de obra. Es necesario que las empresas no tengan temor de contratar nuevo personal.

c) La producción competitiva debe orientarse a las exportaciones, única forma de conseguir ventajas en la balanza comercial.

d) Reglas de juego claras, donde el empresa o no deba arrodillarse frente al funcionario de turno, su tarea es satisfacer al consumidor, para que su empresa crezca, sus empleados mejoren los sueldos y pueda pagar impuestos razonables.

e) Desburocratización de ciertos trámites, disminuyendo los plazos, para favorecer las iniciativas emprendedoras y eliminar la clandestinidad.

f) Servicios Públicos: Pasar del actual sistema de regulación, a un sistema que simule el funcionamiento del mercado, permitiendo que las empresas puedan invertir, para no generar cuellos de botella que perjudiquen el resto de las actividades productivas, y la economía provincial se estanque por falta de estos servicios. Subsidiar la demanda y no la oferta, por medio de un sistema automático y técnico, no político, de adecuación de tarifas, asistiendo el Estado en forma subsidiaria a aquellos sectores que no puedan afrontarlo.

A las empresas se las fortalece y alienta disminuyendo la presión tributaria, generando infraestructura que les permita tener los servicios necesarios para poder producir sin desventajas, simplificando los laberintos burocráticos de todos los trámites que la vinculan con la administración estatal y disminuyendo los costos laborales.

En síntesis, Mendoza necesita inversiones, este es el único camino para generar empleos, porque para que haya operarios tiene que haber una industria, para que haya obreros rurales tiene que haber una inversión agrícola, para que haya empleados de comercio tiene que haber un negocio, y estas inversiones solo llegan si las condiciones de competitividad son favorables, de lo contrario no hay ley que obligue a ningún emprendedor a invertir donde no le conviene.
Por lo tanto, se debe legislar siempre a favor de un intercambio sin interferencias de bienes y servicios, en competencia y con reglas de juego claras, con seguridad jurídica suficiente, tendiendo a generar las condiciones apropiadas para seducir a los capitales productivos, en el convencimiento de que la única forma de generar empleo genuino, es con mayor inversión privada de riesgo.

DESARROLLO DE INFRAESTRUCTURA

Se hace imprescindible el desarrollo de un Plan de Infraestructura, que se instrumente como Política de Estado.

Mendoza se desarrollará si genera el marco adecuado de ventajas competitivas que permita recibir inversiones nacionales y extranjeras. Las inversiones productivas extranjeras deben ser bienvenidas en nuestra provincia, a pesar de que algunos siguen asociando la inversión extranjera con un desembarco enemigo.

Algunos de los ejes para fomentar el desarrollo son:

Sistema de accesos transcordilleranos integrado: gestionar una política de infraestructura concertada con la provincia de Neuquén y San Juan para construir un sistema de accesos para atravesar la montaña.

Alianzas estratégicas con Neuquen, a los efectos de crear una Región Modelo de explotación petrolera y minera limpia.

Explotación minera: El otro aspecto a pactar, es el de  poder abrir la región a  inversiones mineras que puedan coexistir con las actividades agrícola - ganadera y urbanas, con garantías de producción ambiental y socialmente responsable y particularmente con una protección estricta hacia el recurso agua.

Ampliación de ductos: para el adecuado abastecimiento de combustibles, básicamente Gas de origen neuquino, para un adecuado desarrollo industrial.

EDUCACION DE CALIDAD

Es una obviedad a esta altura, sostener que la herramienta más potente para provocar una auténtica transformación que alumbre progreso es la Educación. Debemos conducir a Mendoza a la excelencia educativa.  Mendoza debe ser  abanderada y garante  de una fenomenal transformación educativa, que asegure el porvenir  de las nuevas generaciones y garantice el progreso sustentable que caracteriza a las sociedades avanzadas y coloque a la Provincia a la vanguardia del país.

El tiempo es hoy. Mendoza debe inspirarnos, el futuro será como lo imaginemos hoy, si estamos dispuestos a lanzarnos a la acción.

Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 01:38
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 01:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve