opinión

La economía que viene… un debate abierto

Los esfuerzos realizados para probar y desaprobar la gestión del gobierno en materia económica fueron básicamente estructurados en temas que aun tienen final incierto: inflación, subsidios a empresas prestadoras de servicios, fuga de capitales y pobreza estructural.

La economía que viene… un debate abierto
Con el cierre del proceso electoral y definido el continuismo del kirchnerismo en el poder, las argumentaciones que dieron origen al debate sobre el futuro de la economía nacional volvieron a escena.

Los esfuerzos realizados para probar y desaprobar la gestión del gobierno en materia económica fueron básicamente estructurados en temas que aun tienen final incierto: inflación, subsidios a empresas prestadoras de servicios, fuga de capitales y pobreza estructural.

Seguramente los próximos cuatro años se desarrollaran en un contexto internacional distinto, la economía mundial aun no logra superar las crisis que surgen y en algunos casos se profundizan en la zona euro y en EE.UU., los llamados países en desarrollo son hoy quienes lideran las tasas de crecimiento a nivel mundial, la pregunta es hasta cuando se mantendrá esta tendencia. Es importante recordar que los mercados americano y europeo son los principales demandantes de los productos de dichos países.

Inflación
El dato concreto de la economía domestica es que el incremento de precios de los bienes de consumo genera distorsiones macroeconómicas que son origen de una puja por la apropiación de la renta excedente generada. Los gremios y los empresarios cuando argumentan sus posturas a la hora de discutir salarios dejan en claro que la inflación es el disparador del debate.

El Estado aun no ha actuado de forma directa en las etapas productivas y solo se ha limitado a establecer valores referenciales o topes de precios que paulatinamente dejan paso a incrementos de precios como resultado final.

Subsidios
El reciente anuncio de eliminación parcial de subsidios se dio en un entorno potenciado por las perspectivas de desajustes económicos para el 2012. La mayor preocupación de los consumidores es que la eliminación de subsidios se traslade a tarifas.

Los defensores del libre mercado experimentan satisfacción por la situación y argumentan que el mercado se ha impuesto y por lo tanto el programa económico de gobierno comienza a sufrir el clásico agotamiento.  

Independientemente de cual postura explica mejor los hechos, en el futuro habrá que compatibilizar potenciales incrementos en los costos de servicios con la intención del poder ejecutivo de limitar incrementos salariales en las discusiones paritarias, combinación que puede derivar en una tensión socio productiva de difícil solución si los agentes económicos no logran visualizar en el corto plazo un nivel de actividad y consumo en volúmenes similares a la economía con subsidios plenos.

Fuga de capitales
El paulatino incremento de remesas de divisas al exterior ha contribuido a conceptualizar la debilidad de las normas sobre el control de movimientos de dinero extrafronteras, las multinacionales en una globalización con parámetros bien definidos cuando se trata el destino de las utilidades, utilizan todos los huecos administrativos y legales para girar fondos a sus casas matrices, situación que se profundiza al observarse el alto nivel de extranjerización de las empresas.

La fuga de capitales no es un caso aislado o resultado de un contexto adverso, su dinámica se repite desde hace mas de treinta año como resultado de la implementación de la política económica de la dictadura militar, la ausencia de un poder político sólido no ha permitido hasta la fecha modificar una lógica de acumulación que implica un deterioro de las cuentas externas.

Pobreza estructural
Por lo general luego de un proceso de crisis los sectores de menores recursos se reposicionan y obtienen circunstancialmente alguna mejora, pero un análisis mas profundo seguramente demostrara que en valores absoluto no hubo mejoras.

Las políticas públicas ejecutadas tienen como objetivo básico no agravar la situación vigente, la pobreza y la indigencia registran niveles de mejoría pero el procedimiento iniciado es el camino para revertir este proceso.

Los beneficiarios directos de las medidas implementadas son trabajadores que se desempeñan en el sector privado y en blanco, evidentemente los trabajadores en negro sufren una situación de desigualdad, el gobierno deberá buscar la aplicación de medidas de carácter universal.

La persistencia de inequidad en el área laboral solo profundizara la segmentación social. Garantizar el acceso equitativo a oportunidades laborales de hombres y mujeres es el primer paso para ensamblar los eslabones de una larga cadena de objetivos que procura la efectiva mejora en las condiciones de vida de los sectores más vulnerables de la sociedad argentina.

Evidentemente el próximo periodo de gobierno tendrá un valor diferencial en su gestión política que estará en línea con la necesidad de atacar con medidas de base técnica y metodológica, áreas de alta sensibilidad social.
Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 13:28
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 13:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"