opinión

Tormenta de diciembre

Ya se fueron los niños, los ancianos y los animales. Las mujeres corren y los hombres empujan las piedras. Ha llegado el aguacero en una tarde gris. Suenas las sirenas, el mundo se aturde. El cielo cruje.

Tormenta de diciembre

Aquí, en el dique seco,
en el rastro de la huella de la última tormenta,
han crecido unos cactus floridos,
blancos y amarillos,
explotados con el sol de la mañana,
limpios como cuero de cebra,
alertas, como faros para viajeros huarpes,
vigilantes de la nada.

El campo ya es imaginario,
ha sido soslayado, aunque perdure en la mente.
La tormenta en el secano cae como lisonja,
tipo bofetada,
una trompada en la jeta,
un shock  mineral helado,
abundante.

Hemos cambiado la piel,
tratamos de aprender a hablar nuevamente,
sin giros, balbuceando,
como hablan los mutantes al salir de los casinos a las siete de la mañana.

Una lluvia en diciembre trae una lista:
recuerdos, oxígeno, un mazo de cartas y tabaco.
Una tormenta oscurece la siesta,
retoza en el corazón un buen rato,
te anuda la garganta
y te alenta.

Opiniones (2)
21 de abril de 2018 | 03:13
3
ERROR
21 de abril de 2018 | 03:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Marcelo dedicate unicamente a la poesia es lo mejor que podes hacer, genio de la metrica, no más razonamientos en el WC o Filosofia en el Tocador como la del Divino Marques
    2
  2. pero tampoco me gusta. Como poesía es BASTANTE mala...
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec