Cinco ejes para que la educación mendocina sirva

No fue un tema de discusión en la campaña electoral, como sucede en los países serios, pero es un tema central para el desarrollo colectivo e individual de los mendocinos y las mendocinas. Sin embargo, Francisco Pérez firmó un compromiso que deberá cumplir. Aquí te lo contamos.

 No se habló durante la campaña electoral sobre educación. Y cuando decimos que “no se habló” estamos señalando con claridad: no hubo propuestas, no existió el debate.

 

Esta ausencia no se produjo porque, precisamente, las cosas estén bien en la materia: sospechamos que hay temor en avanzar en las medidas de fondo que hay que tomar para darle a la formación de nuestros hijos la calidad que el mundo reclama.

 

Sin embargo, un grupo de candidatos a gobernador firmó un compromiso de cumplimiento de cinco ejes que explicaremos al final. Entre los firmantes estuvo el electo Francisco Pérez y la propuesta surgió desde el Consejo Empresario Mendocino (el CEM). 

 

No faltan equipos en Mendoza capaces de analizar qué hace con la Educación: lo que está ausente es la vocación de poner el tema sobre la mesa con el rigor necesario.

 

Para tomar nota, en nuestra provincia no tenemos una ley provincial de Educación que adhiera a lo establecido por la legislación nacional porque la Legislatura, simplemente, no lo discutió. Justo, cuando los hijos de la crisis del 2001 empiezan una secundaria que, aquí, todavía no existe.

 

Todo esto sucede en una Mendoza en la que ya no solo está bajo observación cómo preparan a nuestros chicos, sino también la de los maestros que los educan. Y Mendoza está inserta en un país en el que la educación ha sido el sustento del concepto de Nación y cuya presencia intensiva o ausencia inciden notablemente en la calidad de vida.

 

Un extenso informe preparado por el CEM así lo sostiene y defiende. Expresa que “la calidad y equidad del sistema educativo mendocino puede y debe aumentar. Debemos, como sociedad, consensuar y establecer los objetivos y metas del sistema y cumplirlos en el tiempo. Es fundamental que la escuela pública vuelva a cumplir su función de movilidad social que históricamente desempeñó”.

 

Se basa, entre otros insumos estadísticos, en que “aproximadamente el 90% de los niños provenientes de los hogares más pobres (1° y 2° quintil) asiste a escuelas públicas, podemos inferir la gran responsabilidad que le cabe al sector educativo público, en pos de garantizar la igualdad de oportunidades educativas que les permita acceder a nuestros estudiantes a un futuro mejor”.

 

Algunos números que alientan la necesidad de un país y una provincia que se definan a favor de una mejor calidad educativa también son aportados por el CEM:

 

 

1.      Más del 50% de los jefes de hogar empleados que no alcanzaron a completar la educación primaria son considerados pobres.

 

2.      Alrededor del 36% de los jefes de hogar empleados que no alcanzaron a completar la escuela secundaria, son considerados pobres. 

 

3.      Sólo el 16% de los jefes de hogar empleados que completaron la escuela secundaria (ya sea que después hayan completado o no la educación superior) son considerados pobres. 

 

4.      La proporción de jefes de hogar considerados pobres, desciende cuanto más alto es el nivel educativo alcanzado.

 

Porcentaje de Jefes de hogar pobres

por máximo nivel educativo alcanzado (Mendoza, 2007)

 

 

 

Como una de las conclusiones, este informe indica: “Al hacer un análisis del perfil educativo de los jefes de hogar considerados pobres, se observa que el 68% de los jefes de hogar pobres no completó la escuela secundaria. La conclusión es clara, en el sentido de que un mayor alcance educativo aleja de situaciones de pobreza a la población considerada, al permitirles lograr un mayor nivel de ingresos y una vida más digna”.

 

¿Se pueden mejorar los indicadores educativos sin que se haga una mayor inversión de parte del Estado? Y cuando se invierten recursos públicos, ¿se utilizan en donde hay que usarlos? ¿Se consiguen los resultados esperados?

 

Según el CEM, entre 2004 y 2010, la provincia cuadruplicó su inversión educativa en pesos. Mientras que el  presupuesto devengado de la Dirección General de Escuelas en 2010 alcanzó los  $2.645 millones, en 2004 fue de $654,5 millones. En términos de producto, el presupuesto para educación de Mendoza creció en cuanto a su participación pasando del 3,46% del PBI en 2004 a 5,48% en 2010. Buena parte de ese presupuesto es asignado a salarios, alcanzando el 90% del total de los recursos destinados al sector en el año 2010. Sin embargo, a pesar del incremento en la inversión, no se observa que el mismo se haya trasladado a mejoras de calidad, equidad, y a aumentos en la retención de los alumnos.

 

Mientras en la Economía nadie discute que estas herramientas sean utilizadas, los gobiernos no planifican en base a estadísticas en las otras áreas de la gestión. A todas luces, a juzgar por el resultado obtenido de la comparación inversión/resultados, tampoco lo están haciendo en Educación.

 

Por ello la entidad empresaria propone que “desarrollar una visión común de la educación mendocina en el largo plazo, y a partir de allí definir la misión del sistema educativo, en función de la cual se pueda elaborar y establecer un conjunto de objetivos específicos, medibles, realizables, a lograr en un horizonte temporal acordado entre todos. Estos objetivos y metas deberán ser medidos y evaluados periódicamente para conocer el estado de avance en torno de los objetivos propuestos, para identificar lecciones aprendidas del proceso y para analizar e implementar las acciones correctivas que se estimen necesarias”.

 

Y propone cinco ejes para darle una “fuerza que transforme” a la Educación (usando el eslogan de quienes triunfaron hace una semana y que gobernarán durante los próximos cuatro años):

 

 

1. Aprobar una Ley General de Educación de la Provincia de Mendoza.

La Dirección General de Escuelas ha trabajado, con los partidos políticos con representación legislativa, en una nueva ley de educación para la Provincia. En la Honorable Legislatura existen otros proyectos producidos por los propios legisladores. Más allá de lo relevante y de la riqueza de los diferentes textos, el principal activo que debe buscarse es contar con una norma consensuada por las principales fuerzas políticas de la Provincia y, en tal sentido, darle el carácter de un mandato social. Es por ello, que resulta importante acordar un texto único, aprobarlo, cumplirlo y establecer mecanismos para controlar su implementación.

 

2. Revitalizar el Consejo Provincial de Planeamiento Educativo.

El sistema educativo mendocino necesita un mandato claro de la sociedad respecto de sus metas y un monitoreo permanente de su cumplimiento. El Consejo Provincial de Educación requiere ser revitalizado y pensado como una instancia institucional, con amplia representación de la sociedad, cuyos objetivos serán el establecimiento y monitoreo del cumplimiento de las metas propuestas en materia de mejora en la calidad y equidad educativa, y la mayor y mejor articulación con los objetivos estratégicos de desarrollo de la Provincia. No se trata de un organismo con estructura y burocracia propia, solamente se reunirá 4 veces por año para definir metas e ir controlando el cumplimiento de las mismas a través de estudios que demandará a instituciones académicas y/o técnicas.

Estará integrado por diferentes actores de la sociedad civil (padres, docentes, académicos, organizaciones de la sociedad civil, empresarios, y al menos 2 referentes nacionales e internacionales en la materia, entre otros más) y presidido por el Director General de Escuelas. Dos veces al año, el Consejo emitirá un informe de avance de las metas propuestas y de las observaciones encontradas.

 

3. Crear una Agencia de Evaluación e Información Educativa

 

La evaluación de la calidad educativa y los sistemas de información y estadística, permiten dar cuenta de los avances y la situación del sistema educativo. Dicha información es la que le otorga a la sociedad y al propio sistema, la posibilidad de revisar lo hecho, ajustar las prácticas, replantear las direccionalidades o los modos de alcanzarlas. Para lograrlo, la información debe ser pertinente, oportuna, transparente y confiable, de modo que el conjunto de los actores la tome como una referencia, a partir de la cual pensar, decidir y hacer, identificar aquellas áreas que deben ser mejoradas o revisadas, y reconocer los aciertos que podrían ser reproducibles o escalables. Al mismo tiempo, debe proveer insumos que permitan a cada escuela pensar su propia situación y tomar decisiones de mejora.

 

A tal fin, se propone la creación de una Agencia de Evaluación e Información Educativa, que sea un ente desconcentrado del Poder Ejecutivo, presidida por el Director General de Escuelas, y que cuente con un Consejo que represente a los distintos sectores de la sociedad, con la participación de al menos 2 especialistas internacionales en la materia.

 

4. Promover Contratos de Responsabilidad Educativa

 

La mejora educativa provincial requiere de políticas eficaces, las cuales dependen tanto de sus aspectos técnicos como de los compromisos que los propios actores establecen para la mejora. Las políticas educativas han ganado en participación de algunos de los principales actores del sistema en las últimas décadas, pero también, y muy especialmente, deben contar con el compromiso de toda la comunidad educativa con las metas propuestas. Se trata de equilibrar derechos con obligaciones.

 

Para ello, se propone la generación de un contrato de responsabilidad por el mejoramiento educativo entre el Consejo Provincial de Planeamiento Educativo y la Dirección General de Escuelas, y de ésta con cada una de las instituciones educativas. Los convenios deben transparentar y explicitar las metas, los indicadores a partir de los cuales las mismas serán controladas, y las asistencias que se generarán para acompañar el proceso de mejora. En el caso de las escuelas, podrán complementarse con la firma de un contrato de responsabilidad con los padres, que fijen las responsabilidades de los mismos y los modos de monitorear su cumplimiento.

 

5. Generar un programa de reconocimientos

 

Una sociedad que busca la mejora en la calidad y equidad educativa debe reconocer a los actores que ayudan a alcanzarla. Se deben propiciar reconocimientos a los alumnos, docentes e instituciones que más aporten a superar las metas individuales y colectivas. Por ello, se propiciará el reconocimiento al esfuerzo cotidiano, al trabajo solidario, a la demostración de saberes, a las capacidades tecnológicas, al trabajo en equipo, a la mejora de los procesos de convivencia escolar, entre otros, que den testimonio de los valores que la sociedad mendocina quiere estimular, que sustentan dichos actos y que motivan a ser mejores personas, trabajadores y ciudadanos. La idea sería que estos reconocimientos, a los que pueden incorporarse otros en el futuro, sean capaces de traducir aquellos valores que el sistema pretende transmitir, y que se construyan mecanismos y rituales para hacerlo.

 

Un sistema educativo debe transmitir los valores que quiere promover, y debe encontrar modos de hacerlo. Se propone un sistema de medallas de honor que se entreguen en las escuelas, a partir de un mecanismo de selección estandarizado. Se debería premiar el mérito, la excelencia y los valores para la convivencia. Al mismo tiempo, se plantea que dichos reconocimientos adquieran valor para el ingreso a la administración pública y que se establezca un compromiso con el ámbito empresario para considerarlos en el ingreso al mercado de trabajo.

Opiniones (9)
25 de febrero de 2018 | 13:02
10
ERROR
25 de febrero de 2018 | 13:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo sufro a diario
    9
  2. Sin fanear a ningun partido ...como ciudadano opino que los mendocinos debemos cambiar la postura de criticar y tratar de ver que somos capaces de aportar para mejorar la sociedad, porque todos pensamos que nuestra responsabilidad termina cuando pagamos un impuesto municipal o cuando metemos el votito en las urnas. Hagamonos cargo de los que nos toca, sin sociedad organizada civilmente, nunca vamos a poder lograr una gestion armoniosa .... pensemoslo...(el gobierno somos todos y cada uno de los mendocinos )
    8
  3. que los directivos, asesores licenciados en educación, supervisores y demás tengan un mínimo de horas que cumplir frente al aula...después que se golpeen con la realidad seguimos hablando. Adhiero a las opiniones de Taty y Zalazar .
    7
  4. Doy clase hacen 18 años y no recuerdo un año mas perdido que este. Hablan de mejorar la calidada educativa, de AUMENTAR DIAS DE CLASE, ¿PARA QUE?, Este año por causas atribuibles al ESTADO, hemos tenido en algunos casos 26 dias menos de clase, por feriados, feriados puentes, charles de....., que tienen los alumnos, fuera de la tematica curricular, por ASUETOS POR ELECCIONES (sería todo un detalle de parte de los pol{iticos que dejaran de dividir elecciones para ver si les va mejor, porque cada dia de elecciones, significa un lunes sin clase), etc, etc, etc Coincido con que mientras no haya limites, es tiempor perdido, la vida , la realidad pone limites, no se puede faltar la trabajo indefinidamente y todo esta bien, no se puede faltar al respeto o tener porblemas de violencia con los superiores y todo esta bien, ESTO ES LO QUE REALMENTE LA EDUCACION ENSEÑA, LA FALTA DE LIMITES, LO FACIL Y RAPIDO Y SIN NINGUNA RESPONSABILIDAD POR MIS ACTOS
    6
  5. Los dos comentarios resumen mi opinión. Coincido plenamente. Agregaré sólo un consejo: que los teóricos de la educación que están en el gobierno den clases durante un año. Veríamos entonces qué políticas educativas implementarían.
    5
  6. REVALORIZAR LA TAREA DOCENTE. ACOMPAÑAR DESDE EL GOBIERNO Y LA JUSTICIA LAS DECISIONES DEL CONSEJO DE ESCUELAS Y NO DESAUTORIZARLOS. SI SE QUEDÓ LIBRE EL ALUMNO POR INASISTENCIAS O POR SANCIONES, DEBE RENDIR LIBRE. LOS DOCENTES ESTÁN PARA ENSEÑAR CON EL EJEMPLO Y CON CONTENIDOS CURRICULARES Y SI NO DEBE SER SANCIONADO TAMBIÉN. SE DEBE DAR DESDE EL GOBIERNO UNA FUERTE CAPACITACIÓN Y LOS SUELDOS DEBEN SER ACORDES CON ESA CAPACITACIÓN. GANA LO MISMO UN DOCENTE QUE SE CAPACITA PERMANENTEMENTE QUE UNO QUE DA CLASE CON EL TÍTULO SECUNDARIO HABILITANTE. ESO NO ES JUSTO!!!
    4
  7. Tomar como base de modelo al CEM no parece muy atinado, los empresarios argentinos son especialistas, en general, en socializar las pérdidas y privatizar las ganancias, en coimear, en ser subsidiados, en evadir impuestos, etc. No parecen ser los más indicados para dar lecciones de ética. Acuerdo en un todo con lo expresado por el señor Zalazar sobre la imposibilidad de generar una educación de calidad en este modelo social en el que navegamos. Este gobierno hizo la plancha durante toda su gestión en el tema educación, nunca se derogó la ley ni se discutió una nueva, se hizo una jornada de compromiso con el SUTE y luego nos enteramos que el anteproyecto que se envió a las escuelas no era el que tenía la Comisión Bicameral de Educación. Los compromisos sociales , del tipo del que pretendían o implementaron en Chile, antes de que la educación les explotara en las manos, son sólo papeles. ¿Qué mayor compromiso social que la Constitución Nacional y todos la violan, quien más quien menos? La educación no puede ser meritocrática, la realidad social que atraviesa a todas las instituciones, convierten a la meritocracia en fuente mayor de desigualdades. Finalmente no se habla en la nota de salarios docentes, ni de salud docente, ni de capacitación docente. Es propio de un modelo empresarial para quiénes el recurso humanos se usa y se tira. Malo, muy malo. La calidad de la situación laboral del maestro permite exigir en otras áreas: ausentismo, capacitación, régimen de licencias, sin caer en las políticas extorsivas de los sindicatos "oficialistas". La meritocracia , a la larga, va a reproducir el mismo gráfico de pobreza y exclusión, porque ni las medallas ni los cuadros de honor salvan la segmentación social que nuestra sociedad padece. Sobre todo habría que preguntarse, ¿Para qué y para quién debe SERVIR la educación?
    3
  8. LOS PROCESOS SOCIO-CULTURALES
    Más allá de los atinados aportes de varios especialistas en educación, que ubican la problemática educativa dentro del contexto socio-cultural del país, el resto que se ve preocupado -no ocupado- creen que la falta de calidad educativa es un factor que se resuelve dentro de las escuelas o la concordancia de los partidos políticos en determinados puntos. Los factores socio-culturales ni se pueden arreglar con leyes ni tampoco con buena voluntad, ni aquí ni en cualquier parte del mundo. Mientras sigamos viviendo en una sociedad sin premios ni castigos; donde la ética y la moral sean valores obsoletos; mientras el llamado pragmatismo se anteponga a los principios y valores; mientras los medios de comunicación y la sociedad en general sigan promocionando el éxito fácil, no habrá calidad educativa. Mientras se siga disfrazando el asistencialismo de justicia social; mientras no se practique una justa distribución de la riqueza; mientras se hable de hacer el estudio más ameno y divertido y no se inculcen los valores del esfuerzo y la dedicación, pues no habrá calidad educativa. Mientras la violencia social esté instalada y los maestros recuperen su dignidad de tal y no ser simples trabajadores de la educación, pues no habrá calidad educativa. Mientras no se depure la dirigencia gremial y ciertos empresarios que en realidad componen mafias en todo el país; pues no habrá calidad educativa. La escuela es un reflejo de la sociedad en que vivimos, entonces hasta sería ridículo y cínico pretender que la escuela sea un bastión contra el mundo que la rodea, ese mundo que fomenta el éxito fácil; el endiosamiento de las figuras mediáticas sin ningún talento y Tinelli siga matando libros; no habrá calidad educativa. Los niños y jóvenes necesitan otros modelos a seguir, para dejar de creer de que todo vale; que les han enseñado sus derechos pero no sus obligaciones; mientras van a la escuela porque a sus padres le pagan por ello, pues no habrá calidad educativa. Más allá de que se aplique una buena ley de educación, si las familias -los principales responsables por sus hijos- el gobierno y la sociedad en general no comprendan que los niños y jóvenes son nada más que su imágen de todo el sistema que los mayores defienden; mientras la ética y la moral no ocupen el lugar que les corresponde, no habrá calidad educativa. Entonces el CEM debería plantearse, más allá de sus estadísticas, que están haciendo mal ellos y el resto de la dirigencia, para que nuestros niños y jóvenes busquen el escape en la droga.
    2
  9. Mientras no haya límites que cumplir dentro de las escuelas, mientras siga el todo vale,(vale faltar lo que quieran porque se los recibe de nuevo, vale faltar a normas de convivencia porque se los recibe de nuevo, los pibes saben que todo vale y nadie pero nadie los va a sacar de la esc., vale no estudiar porque total siguen ) Es TAREA DE LA FLIA SEÑORES HAGAN INCAPIÉ EN LA FLIA. Dar clases en algunas esc. es una tarea de riesgo físico, mental y emocional.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve