opinión

Paco, paquismo, paquistas y los que quieren volverse paquitos

La construcción de un gobierno, desde la base. Las convicciones de quien comandará a los equipos, sus hombres ys us ideas. Y los que pelearán para no irse, para entrar en el círculo del poder. Paco Pérez, el nuevo gobernador, medita en Córdoba las decisiones que deberá tomar en diciembre.

Paco, paquismo, paquistas y los que quieren volverse paquitos

Del relax a la acción y del pánico a la súplica. Ese fue el camino seguido por decenas de funcionarios de primera y segunda línea del gobierno de Celso Jaque en el período transitado entre la campaña electoral y el día después de la victoria de su partido.

Muchos de los ministros actuales apostaban con fuerza a su propia continuidad, aunque temían la posibilidad de perder y volver al llano. Por ello, hubo quienes buscaron presurosos cómo atornillarse: algunos, ya poseían un cargo de planta en la estructura del Estado y otros lo buscaron a último momento, con tal de no quedar en la calle.

La escasa confianza en el triunfo de parte de los cuadros gubernamentales, sin embargo, hizo mella en quien no tenía otra posibilidad que creer en la victoria y puso la mayor cuota de esfuerzo para conseguir ese objetivo: Paco Pérez, el ahora gobernador electo.

La necesidad de despegarse de la gestión dictada por el manual de marketing político se volvió real cuando duplicó su agenda y no le quedó otra que despegarse hasta de lo que no quería ni convenía.

Tal vez por eso su primer anuncio fue que ningún ministro actual será de la partida desde diciembre.

Aquellos que pegaban saltitos de alegría en el escenario del hotel The Modern en la noche del domingo, mutaron el lunes, tras las primeras palabras del mandatario electo. La desazón se notó en los jefes de algunas carteras que hicieron en la etapa previa a las elecciones internas hasta lo imposible por ser candidatos “a algo”. Desde gobernador hasta diputado, lo que fuere, pero que al final no sacaron siquiera premio consuelo en la negociación interna.

Otros funcionarios del entorno de Jaque no ven la hora de que termine el período gubernamental: son aquellos sobre quienes ha caído el mayor estrés de la gestión y buscan oxígeno aunque, como cualquier ser humano, no les gustaría irse sin que su esfuerzo sea reconocido. Esto es lo mismo a decir que buscan “quedar por allí”, como lo afirman en privado, imaginándose como asesores y transmisores de experiencia a los que lleguen.

Cada político tiene su círculo íntimo. Lo tiene Paco Pérez. Lo tiene Carlos Ciurca. Y no es el mismo: los protagonistas difieren y allí habrá negociación, por no decir “lucha”, un término demasiado fuerte para ser pronunciado en el período de luna de miel.

Hay otro protagonista que se siente con todo el derecho a opinar: Celso Alejandro Jaque. Desde los peores indicadores de imagen en los que se vio sumergido supo remontar –junto a un puñado de colaboradores que porfiaron a su alrededor- hasta llegar al momento en que eligió a su sucesor y consiguió que su deseo fuera ratificado por la ciudadanía.

En medio de estos microclimas que se viven en diferentes estamentos del justicialismo, aparecen nubarrones de tormenta desde los sectores poderosos del movimiento, ya sea con origen en la provincia o en Buenos Aires.

Habrá que ver si Paco Pérez triunfa o cede. Si consigue el poder para negociar o sucumbe a las presiones.

Hoy, Pérez ya tiene una lista de quiénes serían los integrantes de su futuro gabinete. Y hay más: se lo ha dicho a cada uno con la amenaza de que si se lo dicen a otro, pierden.

Pero no es sólo el gobernador el que opina y su decisión no será solitaria. Desde los sectores que estuvieron más lejos de la campaña hablan de la “necesidad de darle entidad a los equipos y no de trabajar en función del interés particular”. Suave mensaje para el gobernador electo, pero contundente.

Desde que dijo que ningún ministro actual continuará, los segundos de estas mismas personas comenzaron a ilusionarse. A tal punto que por las tardes y, aun entradas las noches, se ven luces encendidas en Casa de Gobierno. Son las segundas líneas tejiendo redes para escalar posiciones. Algunos lo dejan entrever: usan “loros” que llevan su mensaje de boca en boca o, directamente, Twitter, autoalentándose, autoproponiéndose como “lo mejor” para el futuro gobierno.

No conocen a Paco Pérez.

Hay un “paquismo” que no es incipiente, sino que viene acompañándolo desde hace rato, en silencio, fuera de los horarios de trabajo. Sus integrantes, en muchos casos, no caminan por los pasillos del poder: son amigos, “compañeros”, entusiastas que aspiran  a que su referente triunfe y sea el mejor, deseo al que sólo pueden aspirar los seres vinculados por el afecto o por interés personal.

Por lo pronto, el nuevo mandatario ya está tomando decisiones a solas, antes de que lo influyan: habrá ministerios nuevos y una simplificación de las tareas en un área que cobija como bien propio: Infraestructura. Allí apostará y habla de más tranvías, de trenes que lleguen a Buenos Aires y de obras cruciales en “los 205 distritos de la provincia”, una geolocalización que a Pérez le gusta repetir.

Gabriel Conte en Twitter: @ConteGabriel

Opiniones (4)
19 de febrero de 2018 | 03:27
5
ERROR
19 de febrero de 2018 | 03:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. en buena hora
    a hacer limpieza y renovar a tanto funcionario inútil y soberbio... ojalá sepa elegir, no por amistad o compromiso sino por una estricta selección profesional... a trabajar muchachos/as!
    4
  2. Tal como dice el viejo refrán "escoba nueva barre bien"..... de esto se tiene que valer el nuevo gobernador y barrer sin piedad a toda la lacra que nos gobernó 4 años. Con gente nueva reorganizar los ministrerios de salud, producción y sus secretarías, entes autárquicos, especialmente el superintendente de irrigación y otros tantos...... No lo voté pero espero que le vaya bien por Mendoza
    3
  3. BÁRBARO !
    Pero la eficiencia de las diferentes áreas de gestión, debieran responder a parámetros predefinidos(PLAN) y suficientemente conocidos por la población. Lo poco que dijeron, se asentó en la superficialidad, lo que implica decir que no hay nada serio de fondo. Además, me envenena que la den un cheque en blanco al "elegido]", quien a gusto y dedo pone y saca Ministros. Subsecretarios. Directores, Coordinadores, Asesores y demás, que son los que en realidad hacen o debieran hacer las cosas. A quien hay que hacer responsable de esta falta de seriedad. Es fácil: AL MODELO !!!
    2
  4. Ni siquiera la vergüenza de haber sido (porque es un concepto que muchos no internalizan; o ni lo conocen), el K-GAZO de ya no ser ! Recomiendo escuchar de nuevo la canción "Como somos", de Eladia Blázquez
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve