opinión

Cambio climático y modificación atmosférica: Mendoza debe aceptar el desafío

Las condiciones de Cambio Climático en el mundo, están obligando a la comunidad de científicos y a los operadores de sectores productivos y de servicios a predecir los innumerables impactos que el mismo traerá, no sólo a sus actividades y a la dinámica de la población mundial sino también (y prioritariamente), a la calidad de vida de esa población en el tiempo, debiendo por esto focalizarse en  el desafío de contribuir a garantizarla y mejorarla.

En oportunidad de mi viaje a Grecia en el marco del Congreso Internacional de Seguro Agrícola que contó con la presencia de representantes de aseguradores de riesgo de cuarenta y dos países, existieron algunos comunes denominadores en las presentaciones de este sector, siempre obligado a prever el futuro. Así los aseguradores destacaron entre otros ítems, la necesidad de gestionar información sobre los riegos provenientes del cambio climático, sobre cómo abordar el impacto de la variabilidad de los precios de mercado en un mundo globalizado y sobre la obligación de garantizarle al productor su sustentabilidad, porque son ellos los que deberán afrontar la demanda creciente de alimentos de una población que pronto llegará a los ocho mil millones de personas.

Esto no hizo más que confirmar  lo correcto de perseverar en la creación del “Sistema Integrado de Prevención Climática” durante nuestra gestión en el Ministerio de Economía, sus cuatro bases: Seguro Agrícola, Defensa Activa de accidentes climáticos como helada y granizo a través de aviones y de malla antigranizo, Investigación, y Gestión de información para cubrir servicios operativos, pero también y fundamentalmente, servicios sociales. Este es un proyecto imprescindible, que debe continuarse,  y además, que debe gestarse desde una Unidad Autónoma, como en aquel momento lo previmos al enviar un proyecto de ley a la Legislatura, para la creación de un “Instituto de Cambio Climático y prevención de riesgos asociados”, que iba a ser el organismo responsable de liderar la política implementada de manera sostenida en el tiempo, a pesar de los cambios de Gobierno.

Hoy resulta imperioso que la Legislatura provincial se aboque a su tratamiento, por dos motivos fundamentales; el primero es que, la burocracia propia de las administraciones centralizadas, aunque necesaria por los controles que genera, produce en sistemas de alta complejidad, que necesitan respuestas en tiempo real y en el que se cuenta con escasísimos prestadores, un cuello de botella difícil de superar. Cuando comenzamos a gestionar este proyecto integral, quienes tuvimos la responsabilidad de liderarlo, mostrando un fuerte compromiso con el sistema, logramos el asesoramiento de los mejores expertos internacionales y, además de poner en marcha el sistema de Seguro, tomamos en nuestras manos la operación del sistema de Defensa Activa comprando cuatro aviones, radares y capacitando su personal (el alma para poder operarlo). La tarea no fue menor, sobre todo por que cada tramite era un expediente que debía contar por la firma de funcionarios de todos los pisos de la Casa de Gobierno, por lo que había que disponer de un ejército de gente movilizando esos escritos para tener los insumos en tiempo y forma, lo que no se lograba con eficacia si cada uno de los pasos no había sido previsto con muchísima antelación.

Pero el segundo motivo para lograr un Instituto de Cambio Climático y prevención de riesgos asociados, tal vez la razón por la que urge hoy solucionar el problema y por la cual nuestros legisladores provinciales deben gestar Políticas de Estado a través de una ley que dé certezas a la operación del sistema, es que estamos frente a un cambio de gobierno. Y el Gobernador que viene deberá vérselas con un sistema que se encuentra deteriorado profundamente en lo referido a la operación del área de Modificación Atmosférica, debido a la falta de compromiso y desconocimiento de la gestión del mismo por parte de quienes han debido tomar a su tiempo las decisiones políticas; a la fecha, no están operativos la mayoría de los aviones, los radares no han recibido las actualizaciones tecnológicas que necesitan, no se continuó con la colocación de los generadores de Ioduro de Plata en zonas de montaña, se ha perdido mucho personal altamente especializado como pilotos y radaristas, se dejó caer el sistema de certificación de normas ISO y no se continuaron los programas de investigación suscriptos con las Universidades y la comunidad internacional de científicos, ni los acuerdos de Cooperación con países que desarrollan sistemas similares, como Grecia.

En fin, el sistema está herido en su corazón y el próximo gobierno tendrá un problema. Deberíamos estar aportando al mundo de la ciencia y de la producción, desde la gestión de un proyecto que estaba llamado a ser líder mundial en el desarrollo de tecnologías y conocimiento, por el simple hecho de ser nuestra provincia como un “laboratorio” para la comunidad científica internacional, por las condiciones atmosféricas y los riesgos de accidentes climáticos que afronta.

Mendoza debe ser visionaria y debe aportar lo suyo al mundo científico y al sostenimiento de la calidad de vida de los habitantes de la provincia, del país y del mundo, pero a su vez tiene una gran oportunidad: la de generar desarrollo tecnológico, con sus científicos y personal altamente capacitado en la modificación atmosférica; productos y bienes estos con clara demanda en los operadores del mercado mundial frente al cambio climático, que aportarían a la dinámica y a la diversificación de la economía, generando fuentes de riqueza para nuestra provincia pero por sobre todo, traerían progreso y bienestar para su sistema productivo y sus habitantes.

Opiniones (3)
23 de julio de 2018 | 07:27
4
ERROR
23 de julio de 2018 | 07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gracias a Dios en el mundo entero se esta terminando con este velo que generan algunos políticos corruptos, cómo este caso, que no sirven más que de mala mochila que algunos partidos políticos heredan para vergüenza y que ni siquieran tienen una profunda trayectoria dentro del mismo, que se enriquesen gracias a los aportes y al robo de los derechos de los ciudadanos comunes. Me pregunto si gente como esta y otros, no desmejoran la imagen de Iglesias para muchos en este momento en la provincia y dentro de su mismo partido. Nada es para siempre debajo del sol, algún día todo sale a la luz, hay que saber esperar el momento.
    3
  2. OJO NENA!!! SÉ DECENTE, POR FAVOR, JAJAJAJJAJAJ Hablando de gente hipócrita y sin escrúpulos...jajjajajajajjajaj Yo me pregunto desde cuándo a esta mujer le importó el cambio climático y el desafio para Mendoza? Será después de la muerte de los dos pilotos? del Juicio Político del que se salvó gracias al amigo de su padre el Sr. Puga? ó más bien por que cree que su situación política le dá el derecho de pasarse por el .... las cartas documentos que recibe en el senado? y ojo, todo esto no es nada.
    2
  3. Celebro el compromiso de la Senadora Nacional Laura Montero, que incluso fuera de su función específica de Ministra de Economía ha continuado trabajando a favor del servicio de Lucha Antigranizo, como su reciente viaje a Grecia pone de manifiesto. Evidentemente tiene un plan de acción y suficiente decisión política como para motorizar la creación del tan necesario Instituto de Cambio Climático. Su hiper-actividad contrasta con la inactividad que ha signado a la actual gestión, cuyos patéticos resultados están a la vista. Siga adelante, Senadora, usted representa la última esperanza de recuperar para Mendoza el pleno servicio de Lucha Antigranizo.
    1