opinión

Los infelices

Los infelices no tienen presente sino mejor una historia clínica que sistematiza somatizaciones y brotes, diagnósticos y dosis de pastillas o inyecciones, algún electroshock y esas cuestiones de archivo, dispositivos de conocimiento del otro, diferente, invariable.

Los infelices

No pueblan los cafés por la mañana ni leen los diarios tibios, no; jamás los verán meterse y mucho menos taponarse una medialuna empapada de café con leche en la boca, empujándola con el dedo índice. Tal vez ni recuerden las calles ruidosas en primavera en el centro de la ciudad o la cansina calma del barrio ni el perfume de las panaderías de madrugada. ¡Qué va!
No les llega el amor para sorprenderlos, no les quita el sueño un beso suave en la frente; nada de eso puede ocurrirles, aunque tal vez les haya ocurrido, alguna tarde gris en la antesala del infierno o en el purgatorio que de seguro se ha rebuscado la memoria oblicua para archivar o anular,  para evitar el dolor, esa imposible búsqueda, anti- exploratoria, sin aliento, que les dice que no hay presente.

Bueno, ahí quería llegar. Los infelices no tienen presente sino mejor una historia clínica que sistematiza somatizaciones y brotes, diagnósticos y dosis de pastillas o inyecciones, algún electroshock y esas cuestiones de archivo, dispositivos de conocimiento del otro, diferente, invariable. Métodos de control de los cuerpos luego de anular las mentes, población que necesariamente debe ser exhibida como referencia de la “enfermedad mental”, paroxismo de la infelicidad pura.

Incluidos sí, pero en el envase social que los ha concebido como contenido para justificar el sentido institucional de unos aparatos ideológicos especiales que bien se las han arreglado para dominar la sinrazón social, tratándolos más como individuos que sujetos sociales, privando, eso, privándoles todo desde el alba hasta el alba. Sin derechos.

La libertad, realmente no existe. También es complejo determinar el afuera y el adentro. Claro está que el discurso dominante está por fuera del subalterno aunque se inscriba en su cuerpo y en sus prácticas. No hay un exterior ni un interior, hubo que crearlos, hubo que producirlos a fuerza de necesidades políticas, sociales, filosóficas y económicas.

Los infelices fueron producidos y nunca vinieron así, naturalmente, de la entrañas. Los infelices debieron ser encerrados para ejemplificar-nos. Como los presos pero a los que se les quita el alma. La infelicidad encerrada y sin derechos, en un hospicio para pobres, rodeada de ojos que la estudian.

Opiniones (6)
21 de abril de 2018 | 11:03
7
ERROR
21 de abril de 2018 | 11:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. peores son los depresivos
    Los infelices llevan su infelicidad a cuestas (muy buena clasificación de noimporta), los depresivos son densos, dominantes, manipuladores y agobiantes. Por otra parte, no creo caer en la desmemoria cuando digo que te hemos visto (o leído), mi querido Padilla, más de una vez haciendo de la infelicidad un decadente chiquero en el cual te has deleitado en revolcarte.
    6
  2. PERDON PERO DESDE EL 2003 A LA FECHA ESTA EN MARCHA EL MODELO D INCLUSION SOCIAL, DE REDRISTRIBUCION DE LA RIQUEZA, DE COMBATIR A LOS VERDADEROS ENEMIGOS DE LA PATRIA (CLARIN, MAGNETO, TODOS LO PERIODISTAS QUE OPINAN SOBRE LOS INDICES DEL INDEC), Y EL RESULTADO EN OCHO AÑOS YA TENDRIA QUE ESTAR A LA VISTA.- POR EL CONTRARIO YO CREO QUE CADA VEZ HAY MAS INFELICES, MAS POBRES Y MAS DELINCUENTES....... QUE PASO CON EL MODELO
    5
  3. Son los dos tipos de infelices. Los que activan su infelicidad. Los que activan la infelicidad de otros. Los que se activan para ser infelices. Los activistas de la infelicidad. Los que activamente viven infelices. Los otros, los pasivos. No saben que son infelices porque son infelices hasta para saber que lo son. No procuran ser infelices, sólo no saben ser de otra forma. Estan pasivamente dominados por la infelicidad. No tienen la necesidad de dejar de ser infelices. Eso los hace creerse "in" felices. En otro orden. ¿Es posible un estado permanente de infelicidad cuando sabemos que la felicidad no se sostiene en ese estado nunca? ¿No será que hasta para ser infelices hay sólo momentos? Yo creo en esto último y eso me pone feliz y, por el otro extremo, pone infelices a los que también sólo ven esos momentos como "el momento".
    4
  4. no tiene contenido! puro bla bla un conjunto de palabras sofiticadas , q dicen 2 o 3 cosas! cuando es mayor la cantidad de palabras q el contenido del texto, esta desperdiciado !
    3
  5. es una descripción de tu estado Padilla? Y en qué quedó lo de Chile?
    2
  6. ..vengo 45 años de caravana, 2 veces preso en la "bolón sur mer".. varias internaciones en El Sauce.. y me van a decir que no puedo tomarme un porrón con los amigos del barrio.. tá todo bien con los chabones.. me van a internar de nuevo por eso?? que más quieren?? QUE MAS QUIEREN !
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec