opinión

Minería, ¿sí o no?

Las convulsas últimas semanas terminaron con la caída, en la Legislatura Provincial, del proyecto “San Jorge”. Particularmente sigo sin tener muy clara la conveniencia o riesgo del proyecto en sí, lo que me queda algo más claro fueron las razones de la caída, que para nada estuvieron vinculadas con el riesgo ambiental, sino con la coyuntura electoral.

Partamos de la base de que no parece haber ningún actor político en Mendoza que se incline hacia la MEGA minería, o que apoye proyectos con riesgo ambiental a pesar de ese riesgo. Los cuento a todos (se me puede escapar alguno), pero ni tirios ni troyanos están en esa posición. Por otra parte no parece haber ningún actor político en Mendoza que rechace la posibilidad del desarrollo minero provincial; tirios y troyanos han manifestado y demostrado en hechos que tratan de avalar un uso más o menos razonable de los recursos mineros locales.

Y quizás deba aclarar algo con todas las letras: YO SOY PRO MINERO. No estoy a favor, obviamente, de que nos rifemos el medio ambiente; sólo estoy a favor de una mejor calidad de vida para el conjunto de los mendocinos (entre ellos mis hijos y yo mismo), por vía de un incremento de la actividad económica lícita, positiva, etc.

Pero volvamos a lo de la semana pasada; diera la impresión de que “El Mula”, que siempre fue pro minero – y recuerden que esto lo dice un pro minero, de modo que no lo digo en términos descalificantes -, viendo que le podía echar en contra la carga negativa que hoy tiene la palabra “minería” al “Paco”, se puso la camiseta de “anti minero”, se la hizo poner al bloque radical y salieron a fustigar al “Paco” y al PJ.

Luego, aprovechando la excelente oportunidad que le regalaban los radicales, de eliminar antes de empezar la campaña, la principal “chicana” (no es razón, sino chicana) con que lo podían torturar durante la campaña, “El Paco” cambió de posición de un plumazo: “Chau, San Jorge”.

¿Resultado electoral? Empate con diferencia de goles a favor del “Paco”. Empate, porque ni tirios ni troyanos sacaron provecho de la ocasión; y diferencia de goles a favor del Paco, porque los radicales se rifaron gratuitamente el que parecía ser su eje de campaña. Ahora no hay chicanas en el arsenal, y no va a quedar más remedio que buscar argumentos.

Pero dejando de lado este triste episodio, sigue quedando en pie la pregunta fundamental, Minería: ¿sí o no?

Veamos cuestiones en contra:

-El estado provincial no parece tener la suficiente capacidad de policía para supervisar el cumplimiento de las obligaciones medio ambientales de las grandes mineras.

-El actual contexto determina que lo que deja directamente en las arcas estatales la explotación minera es un monto más bien exiguo; lo que deja indirectamente es otra discusión.

No encuentro otra en contra; ayúdenme con las que puedo haberme salteado por desconocimiento, ya que estoy hablando como ciudadano, no como especialista en minería ni en medio ambiente, que no lo soy.

Ahora repasemos las amenazas del contexto:

- La octava parte de los recursos presupuestarios de la provincia son regalías de hidrocarburos (que es una actividad minera) y en un horizonte que, según las distintas opiniones, varía entre los 12 y los 20 años, las reservas provinciales de hidrocarburos se acaban, y por tanto se acaba ese peso de cada ocho de que dispone hoy la provincia.
- El último congreso ambiental celebrado en Mendoza recientemente, produjo tres conclusiones tajantes:
o Es muy difícil que los mendocinos logremos obligar a EEUU a que firme y se atenga al protocolo de Kyoto. Las cosas, en este sentido, no parecen tender a una variación importante.
o Las próximas décadas nos auguran menos nevadas, menos agua en los oasis, imposibilidad de extender el modelo productivo agrario tradicional; vamos a tener que hacer fuertes inversiones para cambiar el modelo de riego y así asegurar producir lo mismo que hoy y, con suerte, algo más.
o Las próximas décadas nos auguran más humedad en el actual secano, lo que podría permitir desarrollar algo más la actividad ganadera, sobre todo. Pero debe recordarse que la actividad ganadera no es para nada intensiva en el uso de mano de obra; emplea a muy poca gente.

Ahora repasemos las oportunidades:

-El modelo neoliberal “noventista”, trasladó la propiedad del subsuelo a las provincias. El subsuelo mendocino es de los mendocinos actuales y futuros; es una ingenuidad pretender que tiene que cambiar la legislación nacional, porque el tema pasó a ser de jurisdicción provincial.

-Como el tema es de jurisdicción provincial, no necesitamos que la Nación revea nada; sólo necesitamos que la legislatura provincial fije un marco adecuado.

-Como la propiedad del subsuelo es provincial, no es la Nación, sino la Provincia, la DUEÑA del subsuelo, y la que puede fijar condiciones medioambientales y económicas para esta actividad. No importa lo que pase en Baires o en Tucumán; importa lo que se decida hacer en Mendoza.

-Existen antecedentes de provincias (caso Santa Cruz con Fomicruz), que se dieron cuenta hace rato de esto y aplicaron este concepto hace ya tiempo: hay en Santa Cruz una empresa provincial de minería que es SOCIA NATURAL de cualquier y de todos los emprendimientos mineros que se realicen. Como el estado provincial es el dueño de los recursos, es socia de todos los proyectos, forma parte de los directorios de las empresas y establece las regalías que cada una debe pagar directamente al estado PROVINCIAL: nada de coparticipaciones raras.

Ahora bien; si es posible crear una empresa provincial de minería, que esté DENTRO de los emprendimientos mineros (control) y es posible que la provincia establezca las regalías que cada proyecto debe pagar A LA PROVINCIA (ingresos directos), las preguntas remanentes son  ¿Por qué no hacerlo? y, a continuación, ¿por qué no lo hemos hecho YA?

¿Por qué no crear una Empresa Provincial de Minería con un fuerte respaldo técnico del Cricyt, la UNCuyo y la UTN y una intervención directa de Hacienda?

Y no es que no se le haya ocurrido a nadie: el Nacho Ortigala tiene durmiendo un proyecto de este tipo en el Senado Provincial desde hace tantos meses que me cuesta contarlos; pueden haber otros similares y obviamente deben ser perfectibles, pero no logro entender por qué no son TRATABLES, por qué no se ha discutido ya y se han recibido críticas y sugerencias, para avanzar en el tema seriamente.

¿Qué somos? ¿Los hijos de la pavota?
Opiniones (6)
20 de febrero de 2018 | 16:54
7
ERROR
20 de febrero de 2018 | 16:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si usted cree fue solo una coyuntura electoral, esta despreciando 8 años de lucha en las calles que hizo el pueblo mendocino por cuidar el agua de este desierto. Hay actores politicos que se inclinan por la mineria contaminante, Cristina, Jaque, Paco Perez, entre otros. No es un triste episodio lo que paso en la Legislatura, es el resultado de la presion del pueblo que es el soberano, y que en encuestas realizadas por el PJ dan que el 93% de los jóvenes no quiere minería química en las nacientes de los ríos de Mendoza. Le parece poco lo que argumenta como negativo? a mi me parece de terror, es poner en riego el futuro del agua de todo Mendoza, poner en riesgo el 3% de la uperficie de la provincia que es verde gracias al gua de la montaña. Usted menciona hacer una empresa provincial de mineria donde intervenga UNC, cuestion que le parece bien, pero deja por lado que la UNC hizo 141 objeciones al proyecto San Jorge, eso no lo ve bien acaso? No somo lo hijos de la pavota, somos los hijos de esta tierra que lucha por su agua pura, gente que eligió San Martín para realizar su campaña libertadora. Quedese tranquilo don Enrique el 93% de los jóvenes les vamos a cuidar el agua a Usted y a sus descendientes.
    6
  2. Muy buena la nota. Acuerdo plenamente. La minería es una actividad absolutamente necesaria y jamás escuche a sus detractores dar opciones razonables. La negación por la negación misma, que no se condice con la contaminación que produce o daño ambiental, que lo tiene, pero tal vez no más que otras actividades industriales, agropecuarias. La Empresa Provincial de Minería sería un gran paso adelante, pero en un contexto de enorme ignorancia en el tema, no va a ser facil concretarla, me parece.
    5
  3. este tema da para mucho más de lo que planteas en la nota. Pero si hablamos particularmente de la minería en Mendoza, el tema ha evolucionado de tal manera, en todos estos años de bonanza minera mundial, que hemos desperdiciado un tiempo invalorable, y tal vez irrepetible. Va a ser muy difícil revertir el mal concepto que han tomado los inversionistas sobre Mendoza, debido a esta última desición. Como bien dice guillermo1955, se limpió de un plumazo uno de los pilares de la ley de inversiones mineras, que es la seguridad jurídica, necesaria fundamentalmente para inversiones de gran porte como necesita la minería, pero además necesaria para cualquier inversión. Estos dirigentes de cuarta que tenemos nunca pensaron que hacer esto no sólo perjudica a las inversiones mineras en Mendoza, sino que también son un mal ejemplo para cualquier inversionista. Y sumado a todo esto, a la gente se la ha alimentado con falsa información, de manera muy espectacular por cierto, lo que produjo una ola de nuevos conceptos errados pero muy contundentes a la hora de generar una opinión masiva. Es como si en Mendoza se le hiciera culto a la ignorancia, y más que esto, a las ganas de no querer saber. No hay espacio posible en donde un prominero pueda explicar sus razones sin tener como respuesta actitudes violentas o de desprecio. Tal como si fueramos gente despreciable tenemos que bancarnos solos y para adentro las barbaridades que se ven y escuchan a diario, muchas veces generadas por gente inocente, otras por gente muy mal intencionada y escudada en organizaciones llamadas ambientalistas bancadas por fondos de dudosos orígenes. Aplaudo su gesto de dar una chance de discusión, nadie tiene la verdad completa.
    4
  4. Me gustaría que los mentirosos, vagos, sinvergüenzas, mediocres, brutos y corruptos políticos, legisladores, fiscales y jueces de nuestra amada provincia, tomen conciencia de lo que se viene en Mendoza, pasaremos a ser una de las provincias pobres, nos comparaban con Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, ahora con San Juan, Formosa, La Rioja, por favor !!!!!! basta de ser hipócritas, sin seguridad jurídica sin respeto a las leyes y la falta de visión a largo plazo caeremos en el fango.-San Juan dentro de unos años tendrá un túnel de baja altura, eso es estrategia, por Uspallata ya no va a pasar ni un camión, San Jorge se va a San Juan, San Juan es la provincia que mas superficie cultivable ha ganado producto de de inversiones apoyadas de una política de estado, como se esta hablando de San Juan en estos tiempos.., será casualidad? No me gustaria escuchar la cargada de que pasemos a ser la playa de estacionamiento de San Juan, hay que ser muy entupidos, si al desarrollo inteligente por una Mendoza grande o es mi utopia?
    3
  5. Luego del bochornoso trato que nuestros lamentables legisladores le dieron al tema de San Jorge, ninguna empresa seria (minera o del tipo que sea) elegirá radicarse en una provincia (la nuestra) con semejante clase de legisladores que bien pueden estar de acuerdo con cierta actividad y cambian de parecer ante el primer piquete en contra para ser "simpáticos" y ganar algunos votos más. Eso se llama inseguridad jurídica y hemos damos penosas muestras de eso en los últimos tiempos. Ahora habrá que bancarse las consecuencia que no serán: "agua para todos" sino seguir en picada como venimos desde hace rato.
    2
  6. Enrique bueno el articulo, velo por una Mendoza desarrollada y no estancada en la mediocridad de políticos especuladores que averguenzan el ser Mendocino, son minero, ambientalista y por sobre todo soy libre para saber discernir sobre el tema, nadie me influye en mis ideas, me enervan los fundamentalismos de un lado y del otro y la discriminación que hacen con la minería, saludos.-
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve