opinión

Querido Señor Feudal

El mundo desarrollado experimenta actualmente un proceso de crisis con final incierto. Estados Unidos y la Eurozona no logran revertir un proceso de desacople entre los la economía financiera y la real. Los defensores del neoliberalismo económico se enfrentan a un problema que supera sus más encumbradas posturas ideológicas.

Querido Señor Feudal

No se necesita ser un profesional de las ciencias económicas para saber que los monopolios son ineficientes; la idea es largamente entendida. Sin embargo, sorprende que los economistas en los últimos tiempos hayan comenzado a darse cuenta de que por años han subestimado el verdadero daño económico de los monopolios.

El mundo desarrollado experimenta actualmente un proceso de crisis con final incierto. Estados Unidos y la Eurozona no logran revertir un proceso de desacople entre los la economía financiera y la real. Los ajustes instrumentados por los países afectados y propuestos desde los organismos multilaterales de crédito internacionales no logran revertir la situación vigente.

Los defensores del neoliberalismo económico se enfrentan a un problema que supera sus más encumbradas posturas ideológicas. Centros académicos de renombre, organismos internacionales de crédito, figuras políticas que predominan en el contexto mundial, que monopolizaron el debate de las ideas económicas, no logran visualizar la salida a una crisis que tiene todos los elementos de profundidad y alto impacto.

La conjunción de globalización y grandes corporaciones dio lugar a un proceso económico mundial que bajo diferentes formatos se puede identificar con el concepto clásico de monopolio, un monopolio basado en la capacidad de modificar y/o dinamizar los flujos financiero a gran escala.

La década de los noventa potencio la apropiación de recursos y la eliminación de competidores en este lado del globo, en tanto en las economías del mundo desarrollado, privados y gobiernos mostraban  resultados positivos en sus balances. Las expectativas y los pronósticos no dejaban dudas del acierto de la política implementada. Los fondos de inversión internacionales adquirieron un rol casi exclusivo a la hora de definir y potenciar los sectores con mayores opciones de crecimiento.

En los tramos iniciales del presente siglo la especulación se incorporo en mayor proporción, la utilización de técnicas direccionadas y datos adulterados en los esquemas de inversión fue el camino elegido. La carrera por ofrecer alternativas lucrativas aunadas a una baja rigurosidad en la vigilancia por parte de los organismos de control de los estados, dio origen a “burbujas financieras”.

Por donde se mire
Esta y otras líneas de acción confluyeron en una economía con severas y extendidas distorsiones, que hoy se pretende encausar con inusitada insistencia con el ajuste fiscal.
Experiencias como la de Argentina legitima dudar de las certezas que los abanderados del neoliberalismo exponen como verdades absolutas en la economía domestica y mundial. La tecnología en las comunicaciones traslada con inusitada velocidad las incertidumbres de los mercados que luego se transforman en temores de los grandes inversores.

Los feudos económicos actuales son el resultado de la supremacía de lo global por sobre lo local, un mercado cautivo y maleable es el objetivo, el  poder financiero es el camino. Este esquema esta experimentando una crisis sistémica y los interrogantes sobre la eficiencia de su aplicación han generado  una primer etapa de discusión.

Fallas de señal
La teoría financiera moderna es rigurosa desde el punto de vista matemático; sus teoremas son verdaderos bajo ciertas condiciones y se puede testear mediante modelos econométricos (nadie dijo que lo nuevo es mejor). El actual contexto de paulatina pérdida de poder real de los gobiernos en mano de las corporaciones es la primera señal que existe un cambio de padigma.
La evolución de la económica a nivel mundial dio indicios de desajustes, pero la soberbia y la necesidad de retener y extender los beneficios de esa coyuntura económica-comercial no permitió elevar una voz de alerta y hoy un gran porcentaje de la sociedad en su conjunto es socio solidario en las pérdidas.

Las calificadoras de riesgo de gran protagonismo en los hechos recientes y del pasado cercano comienzan a desactivar los axiomas de la derecha liberal y otorgar a determinadas áreas del poder político un rol diferencial como resultado de un temor concreto a cambios profundos en las reglas de juego.

No mirar atrás
Pese a las dificultades, surge una clara conclusión. El postulado que propicia la aplicación de recetas recesivas y eliminación de beneficios socio-laborales solo profundizara la crisis actual. Los países centrales no logran darle certeza a sus opciones macroeconómicas, los países en desarrollo han experimentados y sufrido los vaivenes de esos desajustes y nuevas categorías de economías regionales como el grupo BRIC deben buscar estrategias que los posicione en un potencial nuevo contexto económico mundial.

Por el momento ¿dónde esta parado el debate económico-político?. El neoliberalismo no logra superar un estado de shock y no han reexaminado sus  posturas mas radicalizadas, lo que da como resultado pocas esperanzas para el uso de una política fiscal activa, como han comenzado ha postular diferentes pensadores económicos.

Opiniones (0)
25 de febrero de 2018 | 07:21
1
ERROR
25 de febrero de 2018 | 07:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve