opinión

Venimos de la noche

Grita, Drácula, grita. Y el mundo a los pies de obstetras en esa especie de carnicería ritualizada. Partos positivistas, partos de la ciencia médica hegemónica donde el saber es poder más que en ningún otro caso de aparición a este maldito mundo.

Venimos de la noche
Precedidos por el lenguaje articulado que determina nuestras estructuras mentales, más luego, ideológicas, convertidas día a día en prácticas materiales, venimos de la noche. De la hermosa noche estrellada somos depositados en los pechos de una mujer y conversamos a puro golpeteo de corazón. Ya se asoman las primeras muecas, las primeras sonrisas y el bicicleteo de piecitos en el aire. Hasta ahí. Pura oralidad y libido maternizada. Venimos de la noche placente-ra, placenta, plácida. Grita, Drácula, grita. Y el mundo a los pies de obstetras en esa especie de carnicería ritualizada. Partos positivistas, partos de la ciencia médica hegemónica donde el saber es poder más que en ningún otro caso de aparición a este maldito mundo.

Venimos de la noche porque en la vigilia acumulamos los restos diurnos que luego elaborarán los sueños y las pesadillas y los mareos. Y porque venimos de la noche salimos a la diaria con la noche a cuestas, con el rictus extraviado por las bofetadas de los vientos de agosto, en plena jeta, en pleno vuelo. La cargamos a la noche; está presente en cada rincón donde besamos, en cada ademán de despedida, en cada furioso bramido cuando nos convertimos en lobos sueltos persiguiendo presas, del pabellón femenino digo –aclaro- mejores cocineras de bandas de amazonas.

Dicho esto, la hipótesis debería ser repensada: venimos de la noche precedidos por el lenguaje articulado. Y hasta habría que rastrear al tipo que nos trajo al mundo para tomarnos juntos  un café profundo y denso, exigirle, por ejemplo, que nos cuente para qué y de qué están hechos los cordones umbilicales. Preguntarle si no fuimos diseñados para que nos remontaran como barriletes hacia el sol por estos agostos, tensos de amor y de muerte, de bisagras de espuma. O, por el contrario, para que nos dejaran atados, sujetados, amainados, a la sociedad del clan y la tribu.
Opiniones (3)
25 de abril de 2018 | 07:54
4
ERROR
25 de abril de 2018 | 07:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. bien Padilla¡¡¡¡ que bueno es encontar un texto así. No sólo de información vive el hombre
    3
  2. En cuanto salgan de la misa vespertina, se vienen las puteadas de los fachos. No sean impacientes.
    2
  3. Solo puedo decir que seguís creciendo de manera linda como escritor!! Salud! QMC.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec