opinión

Una mendocina en Oslo, a un mes de la tragedia

Marianella Correas, una mendocina que reside en Oslo, escribe para MDZ su opinión sobre lo sucedido, un mes después d ela masacre que sorprendió al mundo. Y deja su reflexión en torno a cómo hubiese sido la reacción ante un caso similar en la Argentina.

Hoy, 22 de agosto se cumple un mes de la tragedia más grande acontecida en Noruega, después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, en Argentina este hecho ya no ocupa lugar en los medios; es entendible, hay noticias más recientes e importantes que contar, como las primarias, la vuelta del fútbol o el baile del caño. Más allá de que es poco y nada lo que nos une con este país tan lejano a nosotros y convengamos que el interés de los argentinos por Noruega es prácticamente nulo. Obviamente acá, en Noruega, sigue siendo y seguirá siendo noticia por un largo tiempo. 

Para que podamos comprender mejor la magnitud de lo sucedido, me pareció muy acertado citar la ejemplificación que hizo mi padre al respecto: imaginemos que un argentino ultra nacionalista de extrema derecha hace estallar un coche bomba en la Casa Rosada, causando 8 muertes. Posteriormente se dirige a un campamento de la Cámpora y dispara a sangre fría, con una satisfactoria sonrisa, contra los jóvenes militantes que se encuentran en  el lugar, matando a 68 personas, en su mayoría chicos/as de entre 14 y 18 años.  Cuando llega la policía se entrega sin resistirse, alegando que ha cumplido con éxito su misión. Al explicar el porqué de su tan macabra acción, dice que hizo lo que era necesario y que en unos años se lo “agradecerán”. Parece casi imposible imaginar que esto pueda pasar, sin embargo esta historia es real y fue exactamente lo que sucedió el pasado 22 de julio en Oslo y la isla de Utøya (sede del campamento de jóvenes del Partido Laborista, partido del cual el Primer Ministro noruego es el líder).

Ahora bien, yo me pregunto ¿cómo hubiese reaccionado el pueblo argentino ante un ataque similar, ante tanto odio? ¿Con mensajes de paz, amor, democracia y tolerancia? ¿Con marchas callejeras, donde literalmente participó toda la población, llevando flores, antorchas, velas, fotos, tarjetas, ositos, etc. etc.? ¿Ignorando al único responsable en cada discurso y centrándose en homenajear y recordar a aquellas vidas que tal masacre se cobró? ¿Dejando de lado las ideologías políticas, entendiendo y sintiendo que no fue un ataque político sino un atentado contra toda la sociedad?  No sé si esa hubiese sido la reacción de los argentinos, pero sé que fue así como reaccionó el pueblo noruego. 

Increíblemente, no hubo pedidos de justicia. Porque está sobrentendido que se hará justicia. Está sobrentendido que se juzgará al responsable. Está sobrentendido que el responsable cumplirá su condena. Está sobrentendido que el código penal noruego establece como pena máxima la prisión por 30 años y que el responsable de la tragedia más grande ocurrida en Noruega desde la Segunda Guerra Mundial obtendrá la libertad en 30 años o menos. Aunque para muchos suene insensato, aquí no es siquiera un tema de discusión el trato que se le debe dar al asesino: está sobrentendido que la justicia funciona y es verdaderamente imparcial para todos los ciudadanos.  

Estemos de acuerdo o no, entendamos o no a los noruegos, me pareció interesante compartir el accionar de una sociedad tan distante a la nuestra: distante ideológica, social, cultural y, obviamente, geográficamente.

Opiniones (5)
26 de abril de 2018 | 09:03
6
ERROR
26 de abril de 2018 | 09:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. lo que me impacta de lo que nos cuenta Marianela es la diferencia con nuestro país. no por comparar, como dice diegofer474, porque obviamente somos culturas diferentes. ante el dolor reaccionamos como humanos y nos solidarizamos con lo que ocurre auqne no nos toque directamente. hemos tenido experiencias en ese sentido. lo que VERDADERAMENTE ME IMPACTA, es que no reclamen justicia, como se relata en la nota, porque eso allá se sobreentiende. esta es a diferencia señores con nuestro país. Que acá la justicia, no es ciega, vé muy bien o se distrae mirando hacia otro lado. que acá reclamar por JUSTICIA, es lo único que podemos hacer cuando hemos sido víctimas de cualqier tipo de situación.
    5
  2. No, Europa no es Argentina. Y favorablemente. Cuando se conoció la noticia del asesinato de las chicas francesas en Salta, muchos periodistas europeos se fueron de mambo con comparaciones u opiniones. Y se olvidan que aquí no hay bandas neonazis en las calles, como en su adorada Europa, no se fomenta el odio racial desde los gobiernos, como expulsar gitanos por parte de Francia, no hay maniáticos anti-islámicos poniendo bombas. No hay mucho de esas cosas, si falta justicia e instituciones que funcionen a pleno. Esa es la componente de tercer mundo, pero acaso Bulgaria, Letonia, Polonia, Italia, no tienen esa componente? Qué es el primer mundo? Un par de castillos y casitas bonitas? No.
    4
  3. La Argentina es incomparable ... bueno en realidad se podría comparar con paises como Venezuela!
    3
  4. Querida Marianella Correas: La verdad es que no te conozco, ni conozco las razones que te llevaron a irte tan lejos del lugar donde naciste, seguramente serán por demás válidas, pero al querer diferenciar una tremenda situación como la que ocurrió en Noruega con lo que pasa en este país, sólo estas dejando que no has dejado de ser ni mendocina, ni argentina; siempre caemos en la comparación, siempre estamos mirándonos desde afuera y nos olvidamos que por suerte somos únicos e irrepetibles (por supuesto que para bien y para mal). Es inútil tu pregunta y hasta nos hace daño, porque tendemos a creer que siempre reaccionaríamos de la peor manera... Me parece más lógico que te preguntes porque en una sociedad que seguramente ha conseguido mas logros que la nuestra pasan este tipo de cosas, o quizás porque el hombre sigue siendo el lobo del hombre... Te juro que no pretendo darte una clase de moral, ni nada que se le parezca, sólo pretendo que a veces comprendamos que podemos y debemos hacer nuestro propio camino, nuestra propia historia (para bien y para mal) y abandonemos la tendencia de compararnos una y otra vez con Europa, que en mi humilde opinión son un flaco ejemplo de algo. Gracias.
    2
  5. Hola la vardad que por demás interesante tu opinión desde el lugar del hecho y la analogia con Argentina pero a mi entender la raíz del conflicto es un problemas que se observa cada vez mas en el "¿primer mundo?"...La intolerancia a los inmigrantes, el odio a los musulmanes, el racismo que cada vez toma mayor dimension en todo Europa, es increible la relevancia que estan tomando en muchos países europeos los partidos de ultraderecha que acusan de sus problemas económicos a los "extranjeros". Estos hechos son frecuente de ver incluso en partidos de futbol donde existen cantos racistas o jugadores haciendo saludos del fascismo. Seguramente en Noruega se juzgará, se condenará y cumplira su condena el autor de tan terrible hecho (todo lo que no se hizo en los atentados de Argentina) pero eso cubrirá la raíz del problema? Seguramente no.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec