opinión

¿Día del Niño o día de duelo?

Un solo proyecto relacionado con los chicos durante lo que va del año registra la Cámara de Diputados de la provincia. Uno que quiere prohibirles a los menores de 18 años jugar a balearse con bombitas de pintura.

Ni uno sólo ocupándose de los problemas de la niñez o invitándolos a la legislatura a escucharlos, en vez de hacerlos mirar cuadros de gobernadores pasados.

Ellos, los chicos, no se esconden. Están todo el día caminando solos por el centro vendiendo estampitas o caramelos con papelitos dibujados. Los legisladores ¿no los ven?

Están en cada plaza por la tarde, mirando de lejos cómo se divierten los otros chicos, los que tienen techo y papás y mamás que los cuidan y los abrigan. De lejos tratan de entender de qué se trata eso de jugar.

Están en las noches, deambulando en grupitos con pasos zigzagueantes y bolsitas en las manos y si uno pasa un poco cerca siente el olor del poxi, o ve el humo del paco quemándoles la vida.

Cada vez son más y cada vez están peor.

¿Será porque ellos no votan que los legisladores decidieron no representarlos?

La “Legislatura Abierta” que propuso Racconto ¿estará abierta para ellos? Nunca he visto a alguno de esos chicos ahí.

Los intendentes que organizaron actividades gratuitas para este día del niño ¿se dieron cuenta de que mientras “la familia mendocina” se divierte con el payaso, esos chicos siguen repartiendo estampitas entre la gente?

Ninguna de todas las campañas que hablan de defender el modelo, de voltear el modelo, de renovar el modelo o de no tener modelo habló de ellos.

En las redes sociales, los candidatos tiran sus deseos maravillosos de inclusión pero  ninguna propuesta: nadie dice cómo.

La asignación por hijo centró el debate en si era un logro de la gestión o una política demagógica, pero nadie debate si la asignación sacó de la calle a uno, o dos de esos chicos.

Antes les decíamos “chicos de la calle” hasta que algún sociólogo propuso darles alguna esperanza hablando de “chicos en situación de calle”. Tal vez, si no estuvieran en esa situación, estarían muertos.

Tal vez vivían en una casa como la de Yoryi Godoy, asesinado a patadas por el propio padre porque Yoryi no lo saludó una mañana. O en un hogar como el de esa chica de la cuarta sección que fue violada durante 20 años por su padre, El Chacal, del que nadie se olvidará nunca. El nombre de ella… ¿quién lo recuerda?

Ningún candidato propuso albergues para estos niños. Ninguno tuiteó o puso en Facebook una idea para evitar que haya cada vez más chicos que prefieran estar afuera de sus casas.

Pero claro, ningún político le preguntó a algún chico de la calle cómo o por qué terminó en esa situación.

Y como nadie les habla, ellos dejaron de hablar.

Como nadie los mira, ellos dejaron de mirar.

Y cuando toman conciencia de que a nadie les importa su vida, a ellos también les deja de importar.

Tal vez por eso la madre de Yoryi decidió acompañar a su hijo en su agonía en vez de pedir ayuda médica. Tal vez por eso nunca se mostró arrepentida de dejar morir a su hijo. Quizás, sólo ella podía saber lo que significaba dejar que un niño sobreviva a las “patadas y puñetazos que le provocaron fracturas de 3 costillas, hematomas en nuca y mentón y estallidos del bazo y un testículo” según relatan las crónicas del caso.

Mientras haya chicos que elijan vivir en la calle en vez de quedarse en sus casas, el Día del Niño debería ser una jornada de duelo.

Y deberían venderse más rosarios que juguetes.
Opiniones (4)
24 de junio de 2018 | 06:32
5
ERROR
24 de junio de 2018 | 06:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Trsitísimo pero real, nadie atiende la situación de estos chicos. La canción de Tejada sigue sonando, "a esta hora exactamente, hay un niño en la calle", pero no es agenda política. No se si tienen asignación o no, nadie sabe si van a la escuela o no, nadie los ve jamás.
    4
  2. excelente nota.. solamente una vez al año se acuerdan de los niños, chocolates festejos micros gratis ect. el resto del año los dejamos morir de hambre maltrato y decidia. abramos los ojos los niños son la esperanza del futuro... y una pregunta como vamos hay futuro????
    3
  3. Es un espanto. Es la pura verdad que "cada vez son más y cada vez están peor". No hay en el país un problema más grave que ése y, efectivamente, nadie se ocupa de él. Pareciera que es un tema "pianta-votos". Patético. Excelente la nota. Ojalá sirva de algo (lo dudo).
    2
  4. Excelente nota. Un llamado crítico a la reflexión por la infancia. Felicitaciones.
    1