opinión

En foco: a polarizar, a polarizar

Datos previos a la elección del domingo en una provincia, Buenos Aires, que resulta clave para determinar quién gobernará el país. Desde la oposición deslizan, con intención, que ya hay conversaciones para confluir después del 14 y con el fin de favorecer al candidato que salga segundo el domingo. Una columna extra de Julio Villalonga desde Buenos Aires, para MDZ, en la previa de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias.

"Polarizar" es la consigna de la hora. En rigor, se trata de una aspiración de la oposición. La elección del domingo, la primaria, abierta, simultanea y obligatoria (PASO), permitirá que cada votante se incline por el candidato que más le agrade. O por el que menos le desagrade.

Desde la oposición deslizan, con intención, que ya hay conversaciones para confluir después del 14 y con el fin de favorecer al candidato que salga segundo el domingo. Es una aspiración de deseos pero no parece fácil de concretar.

Lo dijo Francisco De Narváez. Esas charlas "tienen el espíritu de la generosidad en un momento que es crítico para el país", aseguró el candidato a gobernador bonaerense de la Udeso, la alianza que selló con Ricardo Alfonsín, el candidato presidencial de la Unión Cívica Radical.

"Hay conversaciones en el buen sentido para ver qué se hace después del 14. Es para tener un gobierno plural, sabiendo que nadie tiene la verdad. Debemos salir de tanto antagonismo", apuntó, entre enigmático y esperanzado.

El empresario y diputado nacional electo en 2009 por el Peronismo Federal, también dijo que el lunes "va a haber un gran indicador, va a estar claro que la señora presidenta va a estar lejos de los 10 millones de votos que necesita para ganar en primera vuelta".

Precisamente De Narváez, según los sondeos más serios que se han conocido, aparece lejos en la intención de voto del candidato oficialista, el actual gobernador Daniel Scioli.

De Narváez logró algo meritorio. Ganarle a Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa, todos juntos, en la elección legislativa de hace dos años. Pero casi todo su capital político se le fue como arena entre las manos apenas concluyó aquel comicio. Su ego y los de Mauricio Macri y Felipe Solá no podían sostenerse dentro de un mismo proyecto, y aquel Peronismo Federal implosionó, a pesar de los esfuerzos de Eduardo Duhalde y Ramón Puerta.

A pesar de aquel papelón, el ex presidente interino aparece hoy como el tercero en discordia entre los candidatos presidenciales, pero con un techo muy cercano: algunos sondeos le dan hasta un 75% de rechazo en algunos municipios del Conurbano como Moreno.

Duhalde tocó la misma música que el Colorado. "Buscamos construir un gobierno de unidad nacional", dijo en la rueda de prensa con la que cerró la campaña para las internas obligatorias.

La convergencia podría reunir a Alfonsín y Duhalde, con el apoyo de De Narváez. Pero está claro que no contará con el apoyo de Hermes Binner y Lilita Carrió. Los sondeos serios anticipan que Alfonsín reuniría entre 15 y 18 puntos el domingo. Y que Duhalde podría sumar entre 6 y 9 puntos. En el máximo de sus posibilidades, sumados, ambos rozarían el 27 por ciento de los votos en la primera vuelta del 23 de octubre. Y eso si todos los que votaron a Duhalde –el hipotético tercero– aceptaran votar a Alfonsín. Lo mismo se aplica si el resultado fuera el inverso, con Duhalde segundo y el hijo del ex presidente tercero.

En esta división tajante entre Alfonsín/Duhalde y Binner/Carrió radica el mayor obstáculo para forzar un balotaje. Claro está, si es que Cristina Kirchner supera el piso del 40% de los votos que exige la Constitución.

* Director de gacetamercantil.com

Opiniones (0)
23 de febrero de 2018 | 08:04
1
ERROR
23 de febrero de 2018 | 08:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve