opinión

El ejemplo de Juan

Mientras los lobos políticos se desgarran unos a otros el traje de oveja y centran sus campañas en ver quién convence al electorado de que el otro es peor, Juan sigue haciendo campaña por los que no tienen aparato.

Mientras los candidatos se echan en cara quién tiene que hacerse cargo de darles calor a los que duermen en la calle, Juan reunió a 1400 vecinos que les llevan café, comida y frazadas.
Mientras los equipos técnicos analizan cómo armar la boleta para que sea más llamativa, Juan ve la posibilidad de que, si cada elector llevara dos paquetes de comida a la escuela donde vota, se acaba el hambre en Argentina por cuatro meses. Y con tres paquetes, un año.

Mientras los aspirantes a gobernadores cuentan cuántos kilómetros de ruta van a hacer, Juan organiza una campaña para sumar carriles en la ruta 3, donde un domingo murieron once personas y muchas más otros días.

Mientras el Ministro de la Corte da el desejemplo con sus puteríos y en vez de defenderse dice que “lo quieren desestabilizar emocionalmente”, Juan sigue publicando en las redes sociales las fotos de las mujeres presuntamente secuestradas para explotarlas sexualmente y nos pide que las sigamos buscando.

Contrariamente a lo que hacen todos los políticos, Juan Carr dedica cada hora de sus días a encontrar soluciones ya, para los que necesitan ya.

Pide llaves para construir centros de salud, cuadraditos tejidos de 40x40 centímetros para hacer frazadas, un peso, a cada contacto de Facebook, para un niño que necesita una operación, un fardo de pasto para llevar a aquellos a quienes las cenizas les tapó hasta las esperanzas, diez minutos de tiempo para difundir un video buscando a Sofía Herrera y otros chicos desaparecidos.

Juan Carr nunca dice que no hay presupuesto, o que no hay infraestructura.

Tampoco hace propaganda con la sonrisa de los chicos a los que les acercó una mochilita con útiles para la escuela. Sus planes sociales son increíblemente efectivos pero en vez de perder tiempo mostrando los logros, encara la próxima necesidad con la misma urgencia que tiene el necesitado.

No habla mal de ningún funcionario ni critica gobiernos pero les recuerda, cada tanto, cuántos pobres más significa una décima más de inflación.

Desde que inició su campaña a través de la Red Solidaria, recaudó miles de toneladas de alimentos para todas las provincias del país, Chile y otros países azotados por alguna catástrofe natural. Repartió medicamentos, ropa, útiles escolares, ladrillos para hacer escuelas y juguetes a los chicos sin techo.

En el camino, fue cambiando la mentalidad de muchos argentinos que vieron en él que para transformar la realidad, hay que ponerse a hacerlo.

Desde que él empezó, en 1995, la cantidad de llamados pidiendo ayuda se redujo de 100 a 50%. El otro 50% de los llamados son ahora para ofrecer algo.

¿Lo habrá llamado algún presidente? ¿Algún gobernador o intendente, o diputado, o senador? ¿Algún ministro de la Corte?

Tal vez. Pero desde 1995 hasta hoy, ningún funcionario le preguntó cómo hace.

Lástima que Juan Carr no figure en las boletas.

Lástima que quienes figuran no le sigan el ejemplo.

Opiniones (5)
22 de febrero de 2018 | 10:25
6
ERROR
22 de febrero de 2018 | 10:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. JUAN hace una labor fantástica, y por suerte no tiene nada que ver con política.... ese mundo paralelo donde sus habitantes respiran pedos y comen mierda..... ojala muchos nos contagiemos de Juan... gracias Ana por mostrar que no todo es campaña política, que algunos hacen cosas y no se lo muestran a nadie. Gracias Juan
    5
  2. No faltarán los detractores que dirán que está loco o que lo hace porque está al pedo (como tanta gente en este país). Coincido con otra forista en que la democracia es lo más grande hasta el momento pero no defiendo el accionar del sistema al que todos los partidos se prenden como sanguijuelas y en el camino muchas veces abandonan la moral.
    4
  3. solidaridad
    una fuerza potente que mueve a las comunidades a pensarse en clave política, no de políticos, sino de vida en la polis y es cierto que todo lo demás revuelve el estómago. La UCR reciclando ropa vieja y sacando a Iglesias de la cripta, los gansos haciendo gansadas y el peronismo con su candidata Barbie y sus feroces internas, dan pena. Cosas como estas, la de Juan, cambian esquemas más profundos sobre la política.
    3
  4. Es excelente la obra de Red Solidaria, es excelente la obra de muchos más que creen que el otro es "Yo Soy otro Tu",en eso coincidimos plenamente. Pero.... también creo en la democracia, la ejerzo, la disfruto, elijo (recuerdo cuando fui a votar por primera vez ya era adulta , universitaria, estudiando artículos de una Constitución que parecia un cuento de hadas, artículos sobre un congreso que nunca había visto funcionar). Por eso no creo lo de los políticos que se desgarran y todo ese mensaje apocalítico sobre el ejercicio de la democracia. Si veo personas, con más o menos ética, y si veo cambios, mejoras, inclusiones, derechos, intereses, pactos, carencias, planes, programas sociales, a favor y detractores, oficialistas y opositores, trato de ver el ejercicio de la democracia con todos sus lados (los buenos y los no tantos) pero siempre hacia adelante, funcionando, apoyándola, cuidándola. Te escribo para que puedas observar con más amplitud y quizas comprender otra perspectiva.Gracias
    2
  5. para transformar la realidad de escandalosa injusticia legalizada que vive Argentina sin una revolución armada, hay que hacer política, con la limitante de que al poder político sólo se llega mediante los partidos. Si Juan Carr y Ana Montes de Oca y MFO queremos Otra Argentina donde la brecha entre clases sociales no sea el escándalo que es, vamos a tener que entrar al templo de la política que es la partidocracia y "volcar las mesas de los cambistas" y como Jesús denunciar que el templo de la política fue creado para el bien y que los partidos lo han la convirtido en una "cueva de ladrones". Ojalá no muy tarde nos podamos encontrar allí.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve