opinión

Delivery de interpretaciones: la renovación política, entre Del Sel y La Cámpora

Una opinión escéptica para provocar el debate: mientras todos se arrogan ser los dueños de la nueva política, lo viejo pelea por quedarse, aun cuando le gente, de frente y sin caretas, no los vota. A punto de que la "nueva política" termine pariendo a un "viejito simpático" y poco más.

Hay un abuso del exitismo: argentinos somos.

Gracias a eso, el kirchnerismo se ha transformado en la única agrupación política del mundo que se junta para festejar las derrotas y “leerlas” a su conveniencia. Y quienes recién acceden a la política a fuerza de ocupar un lugar que nadie quiso cubrir –tal el caso del humorista Del Sel- se transforma en “lo nuevo”, “lo que viene”, “lo refundador” y hasta hay quienes se animan a señalarlo como “la buena política”.

Interesadamente, solemos exagerar. Argentinos somos.

De tal manera, la conveniencia de unos es transmitida como la conveniencia “de todos”, y no se mezquinan calificativos a la hora de ponerla a consideración.

¿Es tan diferente la incorporación de Florencia Peña, Nacha Guevara y Fito Páez al proyecto del gobierno nacional a la candidatura a gobernador santafecino del “midachi” Miguel Del Sel?

Unos y otro son horrorosos para la política según lo lean otros y unos, interesada y sectorialmente.

Pero, al final, lo importante es sacarle la cáscara a cada una de las opciones y revisar qué es lo que contienen en el fondo: si son capaces de desarrollar una gestión pública, además de contagiar entusiasmo y carisma; si poseen los equipos para llevar adelante tareas en beneficio de la sociedad y contienen la templanza para liderarlos o bien si serán la máscara simpática de grupos eternizados en la burocracia partidaria, estatal, sindical o cualquiera otra.

En un país que clamó “que se vayan todos”, pocos son capaces de ver cómo casi todos ya se han ido o se van diluyendo ante el electorado.

En ese contexto de partidos tradicionales cuestionados y en ebullición interna, la tan cuestionada Cámpora, por citarla como ejemplo en días en que se la ha mencionado tanto, ha asumido, guste o no, un rol vacante dejado por las viejas estructuras del peronismo. Lo hace con el aval de su líder, que es el hijo de la presidenta, por lo cual podemos decir que La Cámpora es el nuevo partido construido por la presidenta para fundar el “cristinismo”.

Para aquellos “viejos estructurados” esto resulta, obviamente, poco menos que el Armagedón. Ellos creen que encarnan el futuro.

Pero si de resultados se trata, hay que decir que, al final, este grupo puja por la renovación de los nombres en un peronismo que resiste, cada vez con más fuerza, en una liga de gobernadores y dirigentes sindicales que, aunque enfrentados ahora por alinearse en un “neokirchnerismo obligatorio” o en el antikirchnerismo, todo indica que confluirán en sus viejos caminos unidos por el espanto.

Desde Néstor Kirchner hasta aquí, los partidos tradicionales han sido desplazados del centro de la escena. Lo hecho se ha ejecutado con formas y características que tal vez no gusten. Pero entonces,  ¿se cumplió o no el deseo masivo de cambio?

Nuevamente depende de quién lo interprete: a quien no le guste lo que vino como  “nuevo”, obviamente descartará sus méritos y, entonces, reclamará porque vuelvan las estructuras “serias” de la política, entendiendo por “serio” a las de siempre, aquellas que, dijimos, se tenían que ir y que ahora, para sobrevivir, suelen esconderse detrás de las máscaras de la “nueva política”.

Ahora queda por ver cuán grande es la dimensión y las posibilidades que adquiere el deseo de generar una alternativa. Frente a eso “nuevo” que generó el kirchnerismo y  que se vende a sí mismo como invencible, se construye la idea de que es posible vencerlo. No lo ha podido hacer ningún partido tradicional por sí solo. Ni lo han podido discutir, siquiera, en un frente, debido a los apuros con que se avanza en las apetencias de poder individual.

Por eso, un humorista que no supo articular un discurso de estadista al agradecerles a sus votantes (porque no lo es) recibe hoy medallas y ofertas de giras por todo el país. Representa, claramente, una puerta abierta a una alternativa política enfrentada al gobierno nacional. ¿Quién lo hizo? El "productor general" de la obra montada en Santa Fe, Mauricio Macri, y le llegaron ramos de flores desde el público, en los brazos de un desorientado Ricardo Alfonsín que saluda a todo lo que se mueve, y también desde bambalinas, en donde se encontraban dirigentes tan novedosos como Eduardo Duhalde, Gerónimo Venegas o Martín Redrado.

La política –para disgusto de los teóricos instantáneos que la interpretan a su gusto y necesidad- es bastante más compleja que lo que se ve y escucha en televisión, lo que se dice en Twitter o se sube al perfil de Facebook.

Las construcción y ejecución del poder público se ha nutrido en Argentina -y con mayor o menor éxito- de gente que provino de la militancia y del empresariado, del show bussines y de la televisión, de las fuerzas armadas o de las organizaciones de base, y todos los orígenes son legítimos, aunque se revalidan una vez que les toca ejercer la carga pública de gobernar.

Pero lo que podríamos llamar en medio de una efervescencia que no permite distinguir bien el final del camino como “el caso argentino actual” es algo “nuevo” signado por lo “viejo”, a punto de parir más probablemente a un “viejito simpático” que a una naciente forma de ejercer la política en el país.

Está bueno sacar provecho de las circunstancias y, de hecho, lo hace el que puede cuando le toca. Pero mejor estaría que la discusión de fondo resulte qué país queremos y para quiénes. Aunque para nuestro espíritu exitista e inmediatista eso puede resultar demasiado aburrido.

Gabriel Conte en Twitter: @ConteGabriel

Opiniones (7)
25 de febrero de 2018 | 01:23
8
ERROR
25 de febrero de 2018 | 01:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Brillante, Señor, brillante descripción de la actualidad y de la manera de pensar de muchos ciudadanos absolutamente descontentos y desilusionados de esta política que nos toca y viola todos los derechos fundamentales de las personas. Un aplauso de pie para Usted!
    7
  2. Te olvidas que cuando macri se bajo a la ciudad porque no le dio el cuero hizo una fiesta? ummm solo ves lo que te conviene
    6
  3. CADA DÍA ES MÁS CHICA LA PIEZA EN DONDE NOS ENCERRAMOS.
    Si no he leído mal, el autor de la nota comienza diciendo: "Una opinión excéptica para provocar el debate" y lo primero que hacen los 2 foristas que escriben es no entrar en el debate, sino descalificar la nota, posición bastante absurda teniendo en cuenta que el parangón es que sí la nueva política está representada por Del Sel o La Cámpora, no teniendo en cuenta que ideología representan, sino por ser los rostros nuevos de la política, como lo fueron Scioli y Reuteman en la década de los 90, que como en la mayoría de los casos, son actitudes de cambio para que nada cambie. Yo me pregunto si todo lo que representa la "llamada vieja politica" es malo para el país por la continuidad de fracasos o por el contrario todo lo que se presenta como nuevo, en realidad es un cambio de nombres y caras, pero con los mismos vicios e intereses que la vieja política. Para quién puede observar la caída del capitalismo tradicional, no ya vencido por movimientos nacionales y populares, sino por su propia corrupción, le cabe preguntarse hasta que punto los nuevos ricos de los movimientos populares, son verdaderamente los representantes de los pueblos oprimidos, salvo por supuesto que uno quiera ver una sola cara de lo que existe y justifique las otras caras en pro de un sentimiento que esconde, más una necesidad de que este sea el verdadero cambio y no otra frustración. El nombre de Scioli, es un claro ejemplo de ello. Llegó al campo de la política de la mano de Menem y profundo admirador de Cavallo y resulta que 15 años después es una de las máximas figuras del movimiento nacional y popular. Que quieren que les diga, yo no me trago ese supuesto cambio, como tampoco me puedo tragar el hecho de que Jaque y el Paco sean tipos de izquierda, ya que todos, incluídos también los representantes de los partidos tradicionales de Mendoza como la UCR y los del PD., son representación acabada de la burguesía de la derecha tradicional del país. Ninguno representa al bien común, a las mayorías sociales, ya que sus acciones de gobiernos nos han mostrado claramente que siempre están en función de los intereses de los grande grupos económicos, que jamás son juzgados por corrupción; que han hecho sus fortunas a costillas del estado y que nos les interesa en absoluto que pasa con los pobres y marginados. A que le llaman Paco y cía. que practicamente no hay pobres ni excluídos, será quizás que ellos han hecho la prueba de vivir con 1.000 pesos que es lo que ganan la mayoría de los jubilados y con esa suma les alcanza para comer; pagar la vivienda; los servicios; la salud y además salir de vacaciones, cuando ellos se gastan esa cifra en una sola cena con la familia. A si, me olvidaba, a los jubilados les aumentan el sueldo 2 veces por año, en el 2011 el aumento fue del 13%, mientras que a los empleados en actividad, el promedio fue del 26%, cifra estimada extraoficialmente de los aumentos del año anterior por la inflación. O sea que es el 3er. año que los jubilados van perdiendo el 50% en relación al resto. Según los datos dados a conocer la semana pasada, el déficit del Estado Nacional alcanza a los aproximadamente 123 mil millones de pesos y el principal acreedor es la ANSES con el 45%, con lo cual obviamente a los jubilados nunca se les podrá pagar el 82% móvil que por ley les corresponde. Tampoco hay la menor intención de reducir el 21% del IVA por lo menos en los rubros de la canasta familiar, ese porcentaje impuesto por Cavallo en forma transitoria, según sus propias palabras. Según los datos aportados por el Ministerio de Economía de la Nación, el año pasado se recaudaron 19 mil millones de dólares solamente de la retención a las exportaciones de granos, si ese alimento que producen los malditos golpistas de la Sociedad Rural, sin entender claro, porque las gobernaciones de Salta, Jujuy, Chaco; Formosa, etc., etc., siguen patrocinando la tala de bosques para que estos señores golpistas sigan plantando más soja, sin importarles un carajo que esas tierras pertenecen a las comunidades indígenas y que por ley, la Constitución Nacional y pactos internacionales vigentes, ya tendrían que haberlas devuelto. Pero a quién le importa que los Whichi, Chané, Guaraníes tengan miles de chicos que mueren por desnutrición en un país que produce alimentos para 400 millones de habitantes. Lo importante es engrosar los fondos del gobierno nacional, que nadie discute que es nacional y popular. Dicho en la jerga norteamericana, lo otro son daños colaterales. Por el lado de Macri, bueno, nadie puede negar que este hombre, gracias a su padre Franco, se hizo millonario gracias al robo descarado y negociados del Estado argentino, por supuesto jamás juzgados ya que las causas, todas, misteriosamente desaparecen o se caen, como el caso de la conseción del correo argentino, que dejó debiendo 420 millones de dólares, pero nadie del gobierno se atrevió a reclamarle, porque obviamente entre bueyes no hay cornadas. Pero eso en este país no importa, así que si él consigue un candidato simpático y además gracioso como Del Sel, a quién le importa la ideología o que representa, si la gente vota al tipo no el aparato que está detrás. Rosi, pobre tipo, cuando se trató la famosa res. 125 fue el más profundo defensor de ella y es más, se le desencajó la cara ante el NO de Cobos y luego al boludo lo mandan como candidato a Santa Fe, donde el 80% de la gente vive del campo. Hay que ser muy tarados para ponerlo de candidato. Lo quemaron y el gracioso Anibal encima le hecha la culpa. Personalmente no creo que actualmente exista en el país una dicotomía entre vieja y nueva política, porque para empezar no hay política, porque lo que ocupa su lugar no tiene ética ni moral, con lo cual no es política. Lo que existe es una lucha de intereses y no es precisamente capital vs. trabajo, sino para ver quien se queda con el pedazo más grande de la torta. Mientras la corrupción estructural siga enquistada en el poder, las ideologías son cuentos del Billiken.
    5
  4. Estimados lectores, los dos opinan en sentido contrario y los dos ruegan que no escriba. Pero hay algo central: no han leído la nota, la han olido, mirado de lejos o se las han contado, pero no han leído, eso está clarísimo.
    4
  5. Los candidatos oficialistas tienen en los punteritos barriales a los "espantavotos", espero que esas reuniones de los 35 por departamento no sean con ellos porque nunca van a conocer la realidad de la provincia y porque es una de las quejas mas frecuentes de la gente la actitud de estos personajes.
    3
  6. PODRIA DEJAR DE ESCRIBIR BOL...., COMO QUE LA CAMPORA ES PERONISTA. SI SON LOS HIJOS DE LOS DEL 70, A QUIEN PRETENDE ENGRUPIR.-
    2
  7. Me sorprende esta editorial tan rara...Defender a LA VIEJA CLASE POLÍTICA como si ese fuera el único camino para un país en serio? Ni se fueron todos ni todos los que están tienen la moral y la honorabilidad necesaria para representar a su pueblo. En su mayoria representan corporaciones. Son lobbistas con sueldos altos pagados por nosotros...A quien defiende sr periodista? A quien ataca?
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve