opinión

Mentiras ¿piadosas?

La subordinación a Moreno de parte de los gobiernos provinciales, en una columna del economista mendocino Alfredo Aciar.

Mentiras ¿piadosas?

Ya nadie se sorprende ni se escandaliza cuando el INDEC publica sus índices  de inflación porque todos sabemos que son una falacia.

Hasta los gobiernos provinciales afines a la Casa Rosada (como es el caso de Mendoza), que a través de sus Direcciones de Estadística miden la evolución de los precios en sus jurisdicciones, han dejado solo al gobiernonNacional y al inefable Moreno.

Ahora bien, la fundamentación poco ética del Gobierno kirchnerista de esconder la inflación debajo de la alfombra, básicamente, se encontraba en la conveniencia para el País de pagar menores intereses por la deuda pública cuyo rendimiento se encuentra atado a esta variable (CER).

Suponiendo que este, aparente, beneficio justifica la escandalosa distorsión estadística, el punto que queremos marcar es que sentó un precedente que de a poco se ha comenzado a trasladar hacia otras variables socioeconómicas.

En algunos casos no había alternativa, como en los índices de pobreza e indigencia, ya que ellos confrontan los ingresos de los hogares y las personas con una canasta básica total y de alimentos, las cuales dependen de la evolución de los precios.

Sin embargo, existen otros indicadores que mide la vilipendiada institución oficial que son, al menos, dudosos.

Un ejemplo lo constituye las ventas en supermercados, las que crecieron un 28% durante el primer cuatrimestre del año respecto a igual periodo del año anterior a valores corrientes. Esto parece coherente con lo que pasa en la economía, ya que los precios se encuentran subiendo a un ritmo de entre el 20 y el 25% y el resto es crecimiento económico, que nadie duda. No obstante, el mismo indicador a valores constantes (sin incremento de precios o inflación) muestra en crecimiento del 18%; o sea, al doble de lo que dice el Gobierno crece la economía.
Veamos otro ejemplo donde existe una referencia para comparar. El INDEC mide a través del Estimador Mensual Industrial (EMI) la evolución de la industria. Según este dato, durante 2010 este sector creció a casi el 10%. Esta misma información es relevada por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), a través del Índice de Producción Industrial (IPI), el cual arrojó una tasa de crecimiento del 9,1% durante el mismo periodo. Pues bien, para el primer cuatrimestre de 2011, el INDEC dice que la industria crece al 9% y FIEL al 5,5%.

Analicemos ahora una variable más sensible a la sociedad y muy cara al modelo nacional y popular: el empleo. Según el INDEC, sobre la base de datos del Sistema Integral de Previsión Argentino (SIPA), durante los tres primeros años de gestión de Cristina Fernández de Kirchner (CFK) el total de ocupados creció en casi 560.000. Mientras que, durante los dos últimos años de la gestión de su marido, Néstor Kirchner (NK), esta variable creció en poco más de 860.000. Lo que marca a las claras que, la profundización del modelo, no dio como resultado una mayor generación de puestos de trabajo.

No obstante, el discurso oficialista habla de 5.000.0000 de nuevos puestos de trabajo generados, desde el 25 de mayo de 2003 a la fecha. Sin embargo, analizando las propias estadísticas del INDEC no se llegan a contabilizar 2.750.000.

Otro dato más de la misma fuente. Durante los últimos dos años de gestión de NK de cada 100 puestos de trabajo que se generaban, 15 correspondían a la administración pública. Mientras que, en los tres primeros años de gestión de CFK ese guarismo pasó a 40. Entonces, no sólo hay que decir que la profundización del modelo no genera tantos puestos de trabajo, sino que gran parte de ellos los ha generado el mismo Gobierno.

En conclusión, entiendo que el Gobierno Nacional se ha tornado en un adicto a las buenas noticias relacionadas con las estadísticas oficiales socioeconómicas y, siempre, va por una mayor dosis.

Me pregunto: ¿Esta mal que la industria crezca al 5,5%? ¿Son pocos 2.750.000 nuevos puestos de trabajo en ocho años de gestión?

Considero que no. Entonces, por qué exagerar. Por qué destruir un bien público como es la información. ¿No sabrá el Gobierno que, normalmente, los empresarios cuando invierten lo hacen basándose en estadísticas?

Conciudadanos, me parece que la mugre debajo de la alfombra ha comenzado a oler mal y cada vez se torna más difícil controlar la pestilencia; y, con la excusa de ahorrarnos unos mangos en el pago de los servicios de la deuda, nos estamos llevando puesto todo el sistema estadístico oficial. Seguramente, en algún momento, nos pasaran la factura y la cuenta, probablemente, la terminarán pagando los sectores más desprotegidos de la sociedad.

(*) Alfredo Aciar es economista de la Fundación IDEAL

Opiniones (1)
24 de abril de 2018 | 08:10
2
ERROR
24 de abril de 2018 | 08:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. UD. CREE QUE NO HAY UNA MAYORIA QUE ES PLENAMENTE CONSIENTE, DE LAS MENTIRAS DEL INDEC ? QUE SE ESTA ESCONDIENDO DEBAJO DE LA ALFONBRA DATOS IMPORTANTES Y NO SOLAMENTE REFERIDOS A LA INFLACION??. QUE EXISTE UNA COOPTACION DEL GOBIERNO DE MEDIOS PERIODISTICOS AFINES, PARA DESINFORMAR LA OPINION PUBLICA? DE LO QUE ESTOY PLENAMENTE SEGURO ES DE LA NEGACION QUIZAS POR TEMOR DE MUCHAS COSAS QUE PASAN.-
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec