opinión

Privatización del Estado y candidatos peleles

El historiador mendocino Pablo lacoste en un análisis especial para MDZ.

Estamos avanzando en dos direcciones alarmantes: la privatización del Estado y la proliferación de candidaturas peleles. Son dos fenómenos simultáneos cuya coexistencia ocurre, precisamente, como dos caras de una misma moneda.

Las candidaturas peleles son lo opuesto a las candidaturas por méritos y trayectorias cívicas. En su lugar, son impuestos desde el poder nombres que deben cumplir un único requisito: subordinación al interés individual del que tiene el poder.

Se trata de una involución, que tiene antecedentes en la provincia y el país. Cuando Roberto Iglesias terminó su mandato de gobernador (1999), en lugar de buscar un sucesor a partir de su trayectoria cívica, eligió a uno que careciera de peso propio para gobernar por sí mismo; no le quedaría más remedio que serle leal, es decir, gobernar bajo su tutela, y cuidarle el puesto mientras Iglesias regresaba; en otras palabras, Iglesias eligió a Julio Cobos para que fuera su pelele. Lo mismo hizo después Néstor Kirchner cuando lo propuso de vice presidente. En ambos casos, la estrategia fracasó; pero ahora, desde el poder, se insiste con la misma fórmula.
En efecto, Cristina Kirchner está profundizando este modelo, al imponer a los recientes militantes de la Cámpora en cargos que en los países normales, se reservan para líderes con una importante trayectoria cívica. Candidaturas parlamentarias y de gobiernos provinciales se rellenan con amigos, parientes, amigos de parientes y parientes de amigos.

Este fenómeno es posible por el avanzado proceso de privatización del Estado. La privatización del Estado es un fenómeno asombroso, por el cual, los procedimientos de toma de decisiones se concentran en un reducido número de personas, que puede ser una oligarquía o un líder carismático en el caso del populismo.

Se trata de un retroceso político notable. En los países democráticos, los candidatos se seleccionan teniendo en cuenta los mecanismos institucionales de cada fuerza política (estatutos, cuerpos orgánicos, corrientes internas), y la representatividad relativa de cada uno de los integrantes de las coaliciones políticas y sociales que llegan al gobierno. De esa forma se logra la legitimidad de los foros parlamentarios y la riqueza de los debates, dado que se asegura la representación de distintos sectores de la sociedad. Todo esto ha sido aplastado en el actual proceso de conformación de listas de candidatos oficialistas, y tiende a empobrecer, aún más, el perfil de los foros parlamentarios nacionales y provinciales.

 La privatización del Estado es una falencia importante. Los inquilinos de los cargos públicos, en vez de reconocer que administran el patrimonio del Estado, es decir, de la República, (res-publica, cosa pública), actúan como si administraran su propiedad privada. Se comportan con la misma arbitrariedad del patrón de estancia.

No se trata únicamente de las decisiones de la presidencia. Es un estilo que se va extendiendo por todo el país, sobre todo en tiempos electorales. Los gobernadores e intendentes actúan como su fuera legítimo manipular la fecha de las elecciones de sus respectivas jurisdicciones, según sus intereses privados. Macri adelanta las elecciones en Buenos Aires; Fayad las retrasó en Mendoza; otros intendentes de la provincia también las cambian, hacia adelante o hacia atrás, según su conveniencia individual.

¿Y las instituciones? ¿Y la república? ¿Y la prohibición de usar el Estado para influir en las elecciones, favoreciendo a un partido o a otro?

Es razonable y conveniente separar las elecciones municipales de las provinciales y las nacionales. Hacer todo los comicios juntos desnaturaliza el sentido cívico, y suprime el espacio para debatir problemas específicos: lo departamental y lo provincial se diluye dentro de los comicios nacionales. Pero esa separación tiene que establecerse por vía institucional y tener carácter permanente. En ningún caso puede quedar sujeta al interés particular del funcionario que transitoriamente se encuentre en el poder.

Esta situación no va a cambiar, al menos en el mediano plazo, porque ya está plenamente instalado el concepto de privatización del Estado: éste es considerado un bien patrimonial del gobernante de turno y, como tal, se maneja en forma discrecional.

La concepción patrimonial del Estado no se limita al proceso de selección de candidatos y cronogramas electorales, sino que se extiende a la administración de los dineros públicos, que se usan también para el interés personal del gobernante y sus estrategias de campaña.  Esto se nota muy claramente en los fondos de los jubilados, actualmente en manos del ANSES: se usan para subsidiar a los empresarios amigos del gobierno, para conchavar a los militantes de la Cámpora, para generar asistencialismo y reproducir redes clientelares.  Con estos recursos (30 mil millones de dólares), la candidatura oficial se hace invencible.

Este proceso de privatización del Estado, generado por la variable K del populismo peronista, es la profundización del ciclo anterior, de privatización de las empresas de servicios públicos, ejecutado por el mismo populismo peronista en su variable menemista-neoliberal.

Cristina va a lograr su reelección, pero ¿a qué costo? Da la sensación que el gobierno está abusando del Estado pues, para ganar las elecciones, está gastando ahora los ahorros que en el futuro, serán para las pensiones de los jubilados, con lo cual está decidiendo hoy, el dolor y el hambre de millones de argentinos dentro de poco tiempo. Para financiar la campaña reeleccionista, se está quitando el pan de los ancianos argentinos.

El uso del poder para apropiarse de los recursos de los pobres en beneficio de una minoría no es un invento K: es tan antiguo como la historia. Esto fue detectado en pueblos antiguos, cuyos intelectuales advirtieron del peligro, y censuraron drásticamente a los que incurrieran en estas prácticas. En un pueblo de medio oriente, varios siglos antes de nuestra era, se escribió un conjunto de libros denominados sapienciales o poéticos (Kutuvim); uno de ellos, llamado Sirácides, llamaba precisamente la atención sobre el infinito cuidado que debe tenerse con este tipo de situaciones. En efecto, en su capítulo 34, versículo 21, se señalaba lo siguiente: “El pan que mendigan es la vida de los pobres; el que se lo quita es un asesino”.
Opiniones (7)
19 de julio de 2018 | 14:45
8
ERROR
19 de julio de 2018 | 14:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Se nota en su opinión la carga ideológica que conlleva. Sufrimos la privatización con otros contornos. No mezcle. No mate la ilusión de millones de jovenes porque su juventud fue muerta por el radicalismo.
    7
  2. El uso del poder en forma discrecional es cualidad de este desgobierno x que usan el estado como si fuera de ellos, se cagan en la justicia cuando no les conviene pero son jurisprudentes cuando los favorece, inventan causas judiciales para desprestigiar y perjudicar a sus eventuales opositores, el caso Olivera, Juez, Papel Prensa, los hijos de Noble, casos que quedarán en la nada pero que en su momento sirvieron para confundir y porque no convencer a una masa crítica de giles que les cren todo a pies juntillas. Lamentable pero REAL.
    6
  3. Por la RAZÓN a los que no la tienen... Los FANÁTICOS anti K, solo se manejan por impulsos eléctricos, son espasmódicos, irracionales. Son un estornudo de pensamiento! Aquellos que lo único que los une es el ODIO, el RESENTIMIENTO hacia NUESTRO Gobierno.
    5
  4. Qué pensás, que me vas a convencer para que me cambie de vereda? Ya sabés lo que pienso de *los soldados de Cristina*... y más soldado que vos... PD, ahora le toca atacarme a Lanzadolfo...
    4
  5. ¡¡¡Ay, dio como empiezo!!! ¡Que le digo a esta mujer que no le haya dicho antes! ¿Cómo es eso que avasallamos las Instituciones? ¿Fuimos NOSOTROS los que bloqueamos las rutas en el 2008? ¿Fuimos nosotros los que intentamos bloquear el uso de las reservas para pagar deuda? ¿Fuimos nosotros los que intentamos soldar a su silla al Presidente del Banco Central? ¿Fuimos nosotros los que dicen que Kirchner murió porque no quería perder en octubre? ¿Fuimos nosotros los que dijeron que el sepelio de Nestor Kirchner estaba organizado por FUERZA BRUTA? ¿Fuimos nosotros los que dijeron que a Critina y Néstor los querían matar por la calle? ¿Fuimos nosotros los que dijimos que con la plata de la asignación por hijo se gasta en droga y cerveza? ¿Fuimos nosotros los que dijimos que Cristina no llegaba a octubre? ¿Fuimos nosotros los del voto NO-POSITIVO? ¿Te das cuenta la cantidad de violencia verbal que estamos tolerando desde el 2003? ¿Te das cuenta que podes escribir cualquier disparate, como los que haces a diario, y nada ni nadie te dice algo, excepto YO ahora? ¿O cómo se llama esto que decis?:%u201D TODOS LOS TRABAJADORES DEBERÍAN TOMAR CONSCIENCIA QUE TARDE O TEMPRANO, CUANDO LES TOQUE JUBILARSE, SE VAN A ENCONTRAR CON QUE LAS CAJAS HAN SIDO VACIADAS...%u201D Sabes como me tenes con eso de que NO RESPETAMOS A LAS INSTITUCIONES, cuando ustedes han demostrado que SON GOLPISTAS!!! Y sino pudieron dar el golpe es porque la realidad política en la región CAMBIO!!! Leélo bien: ¡CAMBIO! Ya no hay fuerzas armadas, pero hay medios de comunicación que esmerilan cotidianamente a los Gobiernos! Tus comentario, buelaetrusca, como los que hacías en Los Andes, reflejan un PROFUNDO GORILISMO y una falta de respeto flagrante a NOSOTROS (%u201Csoldaditos de cristina%u201D) y una falta de valoración al otro, no cual refleja en la profundidad de tu lenguaje %u201Cprogre%u201D que sos autoritaria y fascista! Y como una buena gorila que sos lo reflejas en nosotros! Ahora no reflejas lo mejor sino lo peor! Es decir TUS MISERIAS! En síntesis, la que forma parte del rebaño, sos vos que repite como loro lo que dicen tus amos, Magnetto y sus colectoras (PS, Libres del Sur, UCR, Peronismo Federal, etc)! Y no nosotros a los que adscribimos a un proyecto político e ideológico en el que somos capaces de dar la vida por nuestros ideales. Porque la vida sin ideales es solo vegetar, como lo haces vos a diario!
    3
  6. La capacidad de asombro es lo último que deseo peder. Hoy Lacoste me ha asombrado gratamente. Comparto a pleno lo que expresa PL en su nota: la dirigentocracia está dinamitando la democracia y muy probablemente deba hacer falta una reacción popular como la chilena de estos días para rescatar nuestras instituciones del secuestro. Bravo, PL! Hoy te reconciliaste conmigo.
    2
  7. Es tan evidente el avasallamiento de las instituciones y el avance a toda costa del poder, que cuesta creer que muchos lo ignoren o poer, QUE SEAN CONSCIENTES DE ELLO Y NO LES IMPORTE. En cuanto a los designados a dedo que se autodefinen como * soldados de Cristina*, qué papel más triste el de estos hombres y mujeres cuyo mérito va a ser solamente el de formar parte del rebaño, el de ser levantamanos. Qué falta absoluta de personalidad! Lo de ANSES es vergonzoso por donde se mire. Hace apenas unos días su director Diego Bossio ha expresado su decisión de no acatar la decisión de la Corte Suprema de Justicia sobre los juicios de los jubilados, aduciendo que Anses no está en condiciones de hacer frente a esas erogaciones. Los jubilados que estamos esperando el reajuste tenemos bronca porque sabemos que la plata se la está apropiando el gobierno, pero TODOS LOS TRABAJADORES DEBERÍAN TOMAR CONSCIENCIA QUE TARDE O TEMPRANO, CUANDO LES TOQUE JUBILARSE, SE VAN A ENCONTRAR CON QUE LAS CAJAS HAN SIDO VACIADAS...
    1