opinión

Medio Oriente y las profecías bíblicas

Todos hemos visto atónitos las imágenes que nos llegaban por televisión del conflicto en Egipto y la salida de Hosni Mubarak. Esa victoria del pueblo egipcio le ha dado confianza a otros que están en similares condiciones, por tal razón el evento está derivando en una escalada de violencia en los países musulmanes de Mediooriente. No digo países árabes porque Irán no es árabe sino persa e Irán también está en el embrollo.

La crisis de Egipto funcionó como un efecto dominó y ahora son varios los países con conflictos. Empezó, como vimos, con Egipto, ahora sigue la Libia de Kadhafi en donde los rebeldes y fieles al regimen protagonizan cruentos enfrentamientos. Se han registrado también revueltas en Yemen, Jordania, Marruecos.

Bahrein, Túnez, Omán, Kuwait e Irán. Por estos días se está armando en internet la misma campaña de Egipto, pero en Siria. Tampoco hay que olvidar que en enero de este año cayó parte del gobierno del Líbano y dicho país vive en una tensa calma. Irak, como sabemos, es un polvorín desde que los yankees decidieron “libertar” a ese pueblo. Así está África del norte y Mediooriente hoy.

Si analizamos el siguiente mapa verán los países con revueltas en color amarillo.

Si uno observa bien, Israel, uno de los países mas odiados por sus vecinos queda totalmente rodeado por conflictos. A eso hay que sumarle que todos los vecinos nombrados son de religión musulmana, una creencia que se lleva muy mal con los judíos, por decirlo de forma elegante. Y para complicarla mas, dichos pueblos nunca han olvidado la derrota de la famosa “Guerra de los seis días” por lo que aun hay aires de venganza en dichas naciones.

Para entender la razón de todo lo que está ocurriendo, uno la puede buscar en el libro de libros que es la Biblia. No hay libro en el mundo que se haya vendido tanto. Tampoco hay obra que tenga, asimismo, tantos detractores y admiradores. Se puede creer, no creer o no tener una idea formada del tema, podés ser cristiano, ateo o satánico, pero mas allá de las creencias subjetivas, lo que sí es seguro es que todo este panorama en mediooriente parece llevar a una profecía que a todo creyente que ha leído la Biblia le aterra. La batalla de Armagedón.

Apocalipsis 16:14-21

Son los espíritus demoníacos que realizan prodigios y van a buscar a los reyes del mundo entero, con el fin de convocarlos para

EL COMBATE DEL GRAN DIA DE DIOS, el Todopoderoso.

¡Cuidado! ¡Vengo como un ladrón! Feliz el que vigila y conserva su ropa para no tener que andar desnudo, mostrando su vergüenza. Y esos espíritus reunirán a los reyes en un lugar, que en hebreo se llama ARMAGEDÓN.

El séptimo Ángel derramó su copa en el aire, y desde el Templo resonó una voz potente que venía del trono y decía: “Ya está”. Y hubo relámpagos, voces, truenos y un violento terremoto como nunca había sucedido desde que los hombres viven sobre la tierra.

La gran Ciudad se partió en tres y las ciudades paganas se derrumbaron. Dios se acordó de la gran Babilonia y le dio de beber la copa donde fermenta el vino de su ira.

Todas las islas desaparecieron y no se vieron más las montañas.

Cayeron del cielo sobre los hombres piedras de granizo que pesaban unos cuarenta kilos, y ellos blasfemaron contra Dios por esa terrible plaga.

Como leemos, los reyes (que es lenguaje figurado y podría significar líderes o poderosos) se reunen en Armagedón y se arma el lío, con terremoto incluido. Armagedón en hebreo es “Har-Magedone” y significa “Monte Megido” Pero ¿dónde queda Armagedón o el monte Megido? Se dice que queda efectivamente en Israel. Según otros eruditos, queda en el medio de Irak. Si uno toma esta última versión como verídica y además es observador verá que dicho valle queda a medio camino de Israel e Irán, mas o menos en el medio de ellos está dicho valle. No es raro que los acontecimientos que impliquen el futuro de la humanidad se produzcan en dicha zona, que de por sí ha sido bastante belicosa toda la vida. Nadie lo sabe y seguramente ninguno de nosotros lo verá porque, según la misma Biblia, deben ocurrir otros acontecimientos antes como el “arrebato de la iglesia”, luego vienen mil años de tranquilidad y recién ahí la batalla de Armagedón. Lo que es seguro es que las dos teorías sobre la batalla de Megido tienen a Israel como escenario y que dicha nación está rodeada de conflictos políticos. Por supuesto que esto no es Armagedón, quizás sean sus tímidos comienzos, no lo sabemos, pero vale la pena reflexionar sobre esto. Hay que estar atentos, aunque falte mucho.

Opiniones (2)
25 de abril de 2018 | 19:23
3
ERROR
25 de abril de 2018 | 19:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Coincido que es un interpretación simplista apelar a la bíblia y sobre todo al género apocalíptico (que no es exclusivo del libro del apocalipsis).. Hay que remontarse a los orígenes donde ya los conflictos entre los pueblos están retratados de manera literaria y hasta mitológica... ]La palea de los gemelos en elvientre de Rebeca: Esaú y Jacob... que luego van a devenir en los pueblos semitas de Israel y en el antecedente remoto de los pueblos beduinos... Un conflicto que podríamos calificar de visceral
    2
  2. Dice el autor: (Para entender la razón de todo lo que está ocurriendo, uno la puede buscar en el libro de libros que es la Biblia). Relacionar los HECHOS POLÍTICOS que ocurren en medio oriente con un libro como la Biblia, manipulado a mas no poder por los intereses religiosos, es buscar una respuesta MÁGICA a problemas POLÍTICOS. El autor deja bastante mal parado a su dios: un dios que viene a sembrar terror. Es el típico dios CREADO por hombres, con imágenes antropomórficas, vengativo, destructor. Una cosa es la religión (producto de los hombres), con sus fábulas y mitos; otra los problemas humanos donde el dios del autor hace mucho que está AUSENTE.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec