opinión

Fukushima: el precio de la energía atómica

Un devastador terremoto de la escala del sucedido nadie podía preverlo. Ni siquiera Japón, una nación que ha aprendido a convivir con ellos, una sociedad altamente tecnificada que creía haber comprendido tanto como era posible los riesgos que comporta y con tantas precauciones de seguridad como parecían necesarias.

Pero fue un error. El país afronta ahora, unas horas después del peor terremoto desde que se cuenta con registros sísmicos, una catástrofe aún mayor. El reactor de Fukushima está tan gravemente dañado que a pesar de haber sido rápidamente desactivado cuando el terremoto comenzó, planea sobre él el riesgo de una fusión del núcleo. Se trataría de un nuevo Chernobil, casi exactamente veinticinco años después de la catástrofe que tuvo lugar en aquella región de Ucrania. Aunque en esta ocasión la magnitud no sería comparable, porque el reactor se encuentra en una región mucho más habitada que Chernobil.

Y aunque en esta ocasión no ha sido un error humano la razón inmediata para la catástrofe, la política japonesa tiene indirectamente, no obstante, una gran responsabilidad en lo ocurrido. En Japón existen 55 centrales nucleares en activo que generan un tercio de la electricidad del país. Japón emplea desde hace décadas, impertérrita, la energía atómica. Pero, una vez más, se ha demostrado que las centrales atómicas son bombas de relojería. Obvio es decirlo: seguras según los cálculos humanos. Pero hay condiciones que la medición humana no puede concebir. Así ocurrió en Chernobil, cuando un técnico pulsó el botón equivocado y desató la catástrofe. Y ahora amenaza con ocurrir también en Fukushima, donde nadie había calculado que la central estaría desabastecida de electricidad durante tanto tiempo y los niveles de los tanques de agua fría descenderían tan rápidamente. 

Quien se apoya en la energía atómica acepta estos riesgos. Tan improbables como se quiera pretender, pero no se los puede excluir. Hace 25 años tuvieron lugar en una región que afectó a cientos de miles de personas. Ahora el mundo se enfrenta a una situación semejante. Vivimos en una época en la que los cálculos de riesgos no están en el discurso oficial de las eléctricas. Se trata siempre solamente de probabilidades que podrían llegar a convertirse en una realidad dentro de un millón de años. La realidad nos da ahora una lección. El precio que posiblemente habremos de pagar por la energía atómica es demasiado alto.

El autor: Philip Grassman colabora habitualmente en Freitag.

Traducción para www.sinpermiso.info : Àngel Ferrero

Opiniones (2)
22 de febrero de 2018 | 03:02
3
ERROR
22 de febrero de 2018 | 03:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Foto engañosa
    Y la foto que ilustra la nota es una planta de gas o petróleo. No es una de las 50 y pico centrales nucleares.
    2
  2. Un error que esconde una intención
    La nota comete un error conceptual gravísimo. Toda la política tanto gubernamental como empresarial está imbuído de los cálculos de los riesgos. Es parte de la ingeniería moderna. Lo grave es que la estadística de los riesgos siempre involucra vidas. El petróleo y los combustibles fósiles son mucho más perniciosos para salud humana a mediano y largo plazo que la energía nuclear. Usar químicos para tratar la soja y el maiz, todos cancerígenos, que luego esta se destina para la producir combustible también es dañino. Agravado por usar un espacio productor de alimentos para engordar el avaricioso estómago del holding energético. ¿Cual es el porcentaje de seguridad de los profilacticos? Lo que lo separa del 100 por ciento se mide en abortos.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve