José de San Martín y su legado a Mendoza: 'Hacer lo que hay que hacer”

José de San Martín y su legado a Mendoza: 'Hacer lo que hay que hacer”

El gran líder dejó la vara muy alta. No sólo modificó la matriz cultural y económica de esta provincia sino que estableció una serie de valores cotidianos y de gestión que en la actualidad cobran enorme vigencia.

“Somos lo que hacemos, no sólo lo que decimos”. Juicio añejo, centenario, que en San Martín se corrobora claramente, y que tuvo -y tiene- a la provincia de Mendoza como constante testigo.

Tal expresión se confirma en nuestra provincia a través de la evaluación social y política que los mendocinos han hecho siempre de sus referentes y gobernantes a lo largo de su historia. San Martín dejó la vara muy alta, pues no solo modificó la matriz cultural y económica de Mendoza, sino que estableció una serie de valores cotidianos y de gestión que en la actualidad cobran enorme vigencia.

El ejemplo y la gesta sanmartiniana son un espejo donde los mendocinos, en su amplia mayoría, no pueden dejar de mirarse permanentemente.

El tiempo de San Martín en Mendoza no es solamente la máxima referencia histórica local y nacional, es sobre todas las cosas, parte de nuestra cultura y parámetro certero (en otro contexto y sin pretender equiparar los momentos históricos) de lo que un líder se propone y de lo que un líder logra concretar.

Todo además munido de convicción, estudio y preparación, fortaleza que le permitió sobreponerse a las mezquindades internas. San Martín contaba para ello, con un coraje y una capacidad organizativa propio de los hombres de Estado que ostentan una visión y perspectiva sujeta en una sólida formación y un espíritu inquebrantable.

Ese espíritu batallador y libertario no fue sólo una expresión de deseo. Se plasmó en un plan de desarrollo integral que comprendió a Mendoza y todo Cuyo.

El general San Martín, en otra prueba más de su anticipación a los tiempos, dispuso un plan de crecimiento y ordenamiento territorial en perfecta consonancia con los objetivos del plan continental libertador. Cambió radicalmente la historia de Mendoza, y lo hizo en medio de una guerra. Estaba convencido porque estaba preparado.

Podríamos decir con el fin de hacer comparativo y contemporáneo el análisis, que fue el hacedor del primer “Plan de desarrollo estratégico municipal” y autor del primer proyecto de ordenamiento territorial de Cuyo.

El riesgo por aquellos tiempos de guerra emancipatoria, fue que Cuyo cayera sometida tras una posible invasión, bajo la tutela del poder “realista”. Y ante posible conjetura, San Martín ideó un plan defensivo y ofensivo que abarcó toda la región cuyana (con eje en su capital: Mendoza), distribuyendo tareas y espacios de trabajos, con el fin de que no todo el plan de operaciones estuviera concentrado excluyentemente en una zona. Pero todo sin descuidar el paralelo desarrollo de las regiones de Mendoza.

La sectorización de las acciones, a lo largo y ancho de todo Cuyo, aprovechando las características particulares y virtudes geográficas de cada zona mendocina, hizo que estableciera distintas sedes de trabajo que actuaron coordinada en pos del objetivo sustancial.

Así, por ejemplo, a partir de la concentración en El Plumerillo (Las Heras), sede de los regimientos que conformarían el Ejército de los Andes, podemos citar algunos hitos de la zonificación planeada:

  • A partir de la concreción durante la gestión de San Martín de la anhelada separación de Córdoba, confeccionó el primer plano catastral de la Ciudad de Mendoza después de haber realizado un registro de propiedades inmuebles regadas por las “cunetas” de la ciudad.

  • En el Este mendocino la mano sanmartiniana se reflejó con la realización de obras de irrigación que favorecieron la incorporación al sector productivo de extensas regiones vírgenes (plantaciones de maíz, cebolla, ajo y cebada, lo reflejaron), más la construcción de un molino harinero que facilitó el abastecimiento de alimentos para los soldados del ejército y vecinos del lugar.

Cuando San Martín se hizo cargo del gobierno de Cuyo existían en la provincia solamente las obras de irrigación construidas durante la época colonial, limitadas para proveer a la ciudad del agua del río Mendoza por medio del Canal Zanjón, del Tajamar y de la acequia Tabalqué. Para dar solución a este problema dispuso que se realizaran distintas obras de irrigación que ampliaron la superficie de tierra cultivable.

  • Surgió entonces la figura de José Herrera, popularmente conocido como “el chileno”, quien prestó trascendentes servicios, y “por encargo de San Martín, dirigió la construcción de ‘las acequias de la patria’, que distribuyeron las aguas del río Tunuyán”.

Durante el proceso de la guerra, el “chileno” Herrera fue encomendado para levantar mensuras y canales en la zona Este, tarea a cargo de los soldados prisiones de la Batalla de Chacabuco. Un gran número de prisioneros (españoles y partidarios “realistas” chilenos) que en vez de ser fusilados como la “tradición” de guerra lo determinaba, fueron persuadidos a cambio de su libertad, para cumplir trabajos comunitarios concernientes en tareas agrícolas, obras viales y canales de regadío.

El Este mendocino fue la zona más beneficiada por la llegada de prisioneros dispuestos para el trabajo rural entrono a la posta “El Retamo” (actual Junín) abarcando gran parte de “Los Barriales”. Nacerán así, la ampliación del canal matriz Independencia (data de 1806) y la construcción de nuevos canales: Cobos, Río Bamba, San Martín, Constitución, y puntualmente en Rivadavia, los históricos canales San Isidro y Reducción.

  • El Valle de Uco fue la usina proveedora de carne vacuna sustentada históricamente en la rica producción de alfalfa que se generaba a la vera del Río Tunuyán.

  • Al escasear la pólvora y las municiones en Cuyo (las únicas fábricas existentes estaban en Córdoba y La Rioja y no alcanzaban para satisfacer la demanda del Ejército), estimuló la explotación de las minas de y Huayaguaz y Pismanta (San Juan) que terminaron proveyendo 27 quintales de plomo y gran cantidad de azufre.

También de las minas de Uspallata (Las Heras) extrajeron plomo y plata, lugar donde se asentó buena parte del parque de artillería. De este modo se lograron extraer de Cuyo, elementos para la fabricación de pólvora y los metales para alimentar las fraguas del Fray Luis Beltrán, erudito en química, física, metalúrgica y matemáticas.

Paralelamente el ingeniero José Antonio Álvarez de Condarco, aprovechó la abundancia de salitre de los desiertos mendocinos, generando un laboratorio que permitió obtener una calidad de pólvora superior a la habitual.

  • De San Luis se trajo el azogue (mercurio), imprescindible en la purificación de los metales.

  • Las postas entre Mendoza y San Juan fueron otra medida sustancial en el proceso organizacional y crecimiento demográfico. En 1815, San Martín decidió crear una serie de posta de correo entre Mendoza y San Juan, entre ellas; Jocolí (en el actual Lavalle, lugar desde donde se extraía el carbón para la maestranza), Árbol Sólo, Guanacache y Pocito.

La medida tenía múltiples finalidades, ya que no solo funcionaron como espacio de descanso y recambio de caballos y bueyes, sino que además tuvieron la tarea de establecer una nueva base urbana, y a su vez la misión de generar recursos cobrando peaje a los fletes y estableciendo un pionero sistema de barreras sanitarias. Por ejemplo, en Jocolí, que aún perdura.

  • Creó hospitales militares de campaña y juntas sanitarias en Mendoza, San Juan y San Luis. Nosocomios para controlar las enfermedades venéreas (muy frecuentes en dicho tiempo) de los soldados, aislándolos en pabellones particulares para evitar el contagio.

Las Juntas Hospitalarias ejercían función de Dirección Sanitaria. Dirigían e inspeccionaban los hospitales y controlaban la inversión de los fondos para estos. Pero a su vez tenían bajo su tutela las pioneras barreras sanitarias sobre el Rio Desaguadero (límite entre San Luis y Mendoza) y sobre el Rio Conlara (límite entre San Luis y Córdoba), lugares donde también funcionaban las aduanas interiores.

  • En el Desaguadero y San Carlos estableció postas sanitarias, paralelo al rol estratégico militar, imponiendo la preventiva obligatoriedad de la vacunación contra la viruela para quienes llegaran a enrolarse al ejército libertador.

Además de fomentar en la provincia la limpieza y aseo como valores preventivos insoslayables, inició empíricamente una fuerte cruzada contra el mal de Chagas, aconsejando el blanqueó de los frentes y paredes de las casas y bodegones para distinguir el color negruzco de la vinchuca y así generar un contraste con el blanco pintado en la pared. Como también elaboró una cartilla donde “aconsejaba” dormir en las noches con una vela prendida, pues la luz alejaba a las vinchucas, como prevención ante la posible picadura de las “chinches negras”.

  • Creó comisiones vecinales para extraer de los estanques cercanos a los ríos y lagunas provinciales, la mayor cantidad de piedra pómez para la limpieza y pulido de metales y el aseo personal.

La mayor cantidad de estos productos se extrajo del río Mendoza. La comisión tenía a su vez la tarea de recolectar la mayor cantidad de derivados de productos de las aves del lugar con asiento en torno a los ríos, por ejemplo: huevos para la alimentación y plumas para los abrigos.

  • El Fuerte de San Carlos, la Fortaleza de La Paz, el Puente de Picheuta, y el tambo incaico (Las Heras), las aguas termales de Cacheuta, Canota, el puente Polvaredas, Potrerillos, la zona del Arroyo Santa María, Paramillo de Las Cuevas, los pasos del Portillo y Planchón o la zona del actual Cristo Redentor fueron estratégicos en el marco de la logística establecida. Hoy todos esos hitos forman parte de nuestro patrimonio.

“Mendoza, la que acunó la libertad”

Mucho se puede agregar a la impronta que imprimió a su gestión el Gobernador mendocino. Mucho podríamos expresar sobre la preparación del ejército y el cruce de Los Andes.

Podríamos ponderar las dotes militares y políticas de San Martín, reconocidas mundialmente, siendo elemento de permanente comparación por sus acciones a líderes como Aníbal, Alejandro Magno o Napoleón.

Pero hay algo que hace inigualable a San Martín, y fue su capacidad de persuasión ante un pueblo ávido por lograr su libertad. Aquellos grandes militares nombrados conducían expediciones conquistadoras. Todo lo conquistado era para ellos. Se repartía y se sometían los pueblos dominados.

La gesta sanmartiniana era todo lo contraria: “liberadora”. Diferencia sustancial ante las otras grandes proezas universales con la que se la compara, que como expresamos, fueron expediciones imperiales.

El ejército libertador peleo por algo que probablemente muchos de sus valientes protagonistas no verían. Pelearon por el futuro y por las generaciones venideras. Por la independencia, que tardaría en llegar. Estaban convencidos. Creyeron en su líder y en miles de mujeres y hombres que apuntalaron la proeza. Se sintieron representados. Pelearon por la verdad y la emancipación.

En síntesis, la gesta libertadora es, en gran parte, la historia y el legado de Mendoza. “La inmortal Mendoza, donde todo se hace”, escribirá San Martín.

* El autor es docente, historiador y actual Subsecretario de Educación de la provincia. 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?