Elecciones 2019

Por la crisis, la campaña electoral continúa "en puntas de pie"

Las turbulencias de la economía nacional obligaron a todos los candidatos a parar la pelota y darle al electorado un merecido descanso hasta que pase el temblor. El peronismo, sobre todo, sabe que debe ser cauto para no perder lo mucho que ganó en las PASO. La consigna de Cristina es avanzar hacia octubre "sin romper nada". Al final, la propuesta de Lavagna de suspender la campaña hasta recuperar cierta estabilidad tuvo un inesperado eco. 

miércoles, 21 de agosto de 2019 · 09:29 hs

Oportunidades les sobran para hacerlo, pero ninguno de los candidatos presidenciales está dispuesto a echarle más nafta al fuego. Es demasiado visible que los votantes están golpeados, shockeados por cada disparada del dólar, cada sacudón de los precios, que ni siquiera les queda margen para capitalizarlo políticamente.

Prima una sensatez que en otro contexto sería impensable. No cabe duda de que si la situación general no fuera tan preocupante correría sangre. Sin embargo, obviando miserias personales y grietas varias, la crisis amerita abonar la pacificación, tender puentes como lo están haciendo -a su modo- Mauricio Macri y Alberto Fernández.  

Un tímido ensayo acaso de algo que a futuro, pensando en positivo, podría ser parte de una construcción política que afiance la democracia y allane el camino a esas políticas de estado que nunca llegan. 

Un gesto frente a la grieta

Roberto Lavagna, el tercero en discordia, hizo su aporte de parar la pelota hasta que amaine el temporal y pidió al resto de los candidatos suspender la campaña hasta "recuperar la estabilidad", a la par de "convocar a una mesa de consenso para buscar soluciones para los más humildes". 

Con sus más y sus menos, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos también bajaron un cambio y sintonizaron -sin formalidades- con lo planteado por el veterano líder de Consenso Federal. 

Frente a lo que define como una de las cíclicas crisis socioeconómicas y financieras, Lavagna fue al grano y no dudó en facturárselo "a la extrema polarización que construyeron, a lo largo de ocho años de estancamiento, los dos últimos gobiernos, siguiendo una estrategia de amigo-enemigo que instaló el encono entre los argentinos".

Los mandó a callar

En este escenario también sorprendió la cautela de Cristina Fernández. Desde su mesa chica confiesan: "Nos mandó a callar a todos". Siempre astuta, fue su forma de no agitar las aguas en una de las crisis más profundas que atraviesa la gestión Macri. En el entorno de la expresidenta advierten que no dejarán de criticar los errores del gobierno, pero se cuadran y juran estar dispuestos a no embarrar la cancha.

Es vox populi, sobre todo en el peronismo bonaerense, que deben manejarse con cierta astucia y no ceder a la tentación de entrar en polémicas que les quiten votos. La consigna es ganar en octubre y por mayor diferencia que en las PASO. La línea que bajó CFK es que la nueva etapa de la campaña sea "en puntas de pie para no romper nada".

Cristina fernández cuando presentó su libro "sinceramente" en mendoza 

Tras su regreso de Cuba, la candidata a vicepresidenta retomará el tour de presentación de Sinceramente; una estrategia de campaña que una vez más lo tendrá a Alberto haciendo lo suyo en solitario y a Cristina generando actos políticos con su best seller nac & pop.

Hasta que pase el temblor

Con el primer plano ganado por el único cambio de gabinete (nada menos que el del ministro de Hacienda) y la mirada puesta en que el dólar y los precios se queden un poco quietos, candidatos y jefes de campaña son conscientes de que la gente está mirando otro canal.

No es momento de sumarles más enojo y falsas expectativas. La atención está centrada en que el sismo económico y sus incontables réplicas cesen de una buena vez. Quizás entonces estén dispuestos desde contestar una encuesta hasta escuchar a los futuros gobernantes con sus promesas y sus siempre parciales lecturas de la realidad. Mientras tanto, bienvendido un merecido recreo, un impasse hasta que pase el temblor.