El efecto carroña de los trolls y los anticuerpos que aún no llegan

El efecto carroña de los trolls y los anticuerpos que aún no llegan

En el #Wok de hoy: El complejo escenario electoral se vislumbra como campo propicio para los hostigadores anónimos + Saboteadores que meten ruido, desvían la discusión e instalan noticias falsas, con “trabajo” asegurado + A favor cuentan con que no hay filtros para visibilizarlos, denunciarlos o eliminarlos + Las fake news como armas gratuitas para dañar o sacar del juego a los rivales

[ Maridaje / Musicaliza esta columna "Bittersweet chocolate", por Mr. Hong ]

Abrir el paraguas es un acto reflejo que el político profesional maneja con probado oficio. Sobre todo cuando, previendo que el adversario actuaría como él podría hacerlo, realiza un movimiento estratégico, confirmando que no hay mejor defensa que un ataque.

Anticipando que el escenario de las redes sociales -y el universo virtual, en general- volverá a ser un territorio donde se testean e imponen candidatos, ideas y proyectos, pero también donde pueden rodar cabezas o salir cascoteados, el tema ya es motivo de preocupación y alerta en la cocina de los partidos. 

No es poco el daño que representan los trolls, esos saboteadores anónimos, sobre todo cuando operan en forma coordinada con cientos o miles de bots (cuentas que funcionan de forma automatizada) para causar el mayor daño posible a quien postulan como enemigo, sea este un gobernante, un funcionario menor o el famoso de turno.

Tan es así que en el Congreso nacional un sector de la oposición prepara un encuentro latinoamericano que debata acerca de regulación en informática, comunicaciones y nuevas tecnologías, donde el eje estará puesto en el rol de “gigantes” como Facebook y Google.

En abril, expertos de Uruguay, Chile, Paraguay, Ecuador y Perú abordarán aspectos “sensibles” para la campaña electoral como el fenómenos de las noticias falsas (fake news).

Descon-troll

En un contexto de guerra de nervios preelectorales, cobra mayor importancia el rol de los trolls, usuarios truchos cuyo único objetivo es ensuciar la cancha, entiéndase por esto crear noticias falsas, sembrar sospechas infundadas sobre determinados personajes públicos, dañar la imagen, desacreditar una investigación o directamente sacar del juego a los oponentes. En varias ocasiones, Amnistía Internacional denunció "acciones organizadas en las redes contra quienes defienden o denuncian violaciones a los derechos humanos".

Puntualmente se señaló a un sector de Cambiemos como instigador de este modus operandi, cuando a través de un nutrido grupo de trolls salían al cruce de quienes aseguraban que Santiago Maldonado había sido asesinado. También del otro lado de la grieta había munición gruesa a cargo del grupo trolls denominado "Operación Socma", nombre que hacía referencia a Sociedades Macri (la empresas del clan familiar del presidente), pero también podía traducirse como "Sarcasmo Odio Cinismo Mentiras Amenazas".

Según el informe de Amnistía, el método del “trolling” o “efecto carroña” combina la acción de cuentas personales de referentes políticos, trolls (cuentas cuyo registro violento bloquea el debate y desvía la conversación), bots (cuentas parcial o totalmente automatizadas en sus interacciones) y seguidores regulares.

Respecto de este fenómeno, Ernesto Calvo, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Maryland, considera que en estos casos se aplica la doctrina de la "tierra arrasada". La misma consiste en “contaminar” las conversaciones en las redes, expulsar a los indecisos, hacer foco en los ataques personales y sembrar muchas fake news. "Los trolls hablan entre ellos y sólo el 1% del tiempo lo usan para pegarle a periodistas. Levantan temperatura con un diálogo agresivo, que expulsa a los independientes. Para no hablar de un tema, los políticos toxican el debate", ejemplifica.

Para el especialista, "hay trolls porque hay comunidades dispuestas a aceptar un mensaje afín en términos políticos. Así como también están dispuestos a mofarse de los otros porque hay un mensaje que sostiene el mismo tipo de narrativa de la cual participan. Por eso las correcciones de las fake news son mucho menos replicadas que las mismas fake news".

El gran impacto de los trolls consiste en lograr un efecto disciplinador en el debate público. “Cuando una persona ve que a un político o a un famoso lo atacan a la yugular de forma violenta y piensa: 'qué queda para mí'", evalúa Calvo.

Todo(s) bajo la lupa

En el anunciado congreso que impulsan los legisladores, también se debatirá acerca de la necesidad de una legislación para las aplicaciones digitales (apps). De hecho en Diputados ya existe un proyecto que pretende obligar al Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) a crear un Registro Público Nacional de Aplicaciones Digitales y de sitios web que se utilizan para el ejercicio profesional. Estos tendrán que demostrar cuál es su objetivo y si cumplen con principios básicos de confidencialidad de datos y de libertad, garantizados por el artículo 42 de la Constitución.

También se analizará la responsabilidad penal de los proveedores de internet y de los motores de búsqueda (Google y Facebook). Mientras que a los integrantes de la Cámara Electoral les corresponderá explicar la acordada que exige controlar las redes sociales para no confundir al elector.

Frente a la realidad contrastable de que no sólo la tecnología se desarrolla a niveles increíbles, a la par se perfecciona el uso non sancto de estos instrumentos tan maravillosos como potencialmente nocivos.

Mano de obra siempre lista

Mientras se suceden los debates, sean estos sesudos o epidérmicos y coyunturales, acerca de cómo ponerle coto a los desmadres virtuales, el debate público en las redes sigue siendo un animal indomable, algoritmos no domesticados que juegan a favor o en contra de unos y otros.

Agazapados, los trolls que pululan por el ciberespacio están más expectantes que nunca para volver a hacer jornada completa. Una mano de obra que ante un complejo panorama electoral se prevé que tendrá un mayor protagonismo y exigirá de todos una reacción más rápida e inteligente. 

Al no existir regulación, los anticuerpos son escasos. Martín Becerra, investigador del Conicet, asegura que "regular la conversación pública en internet no supone una ley estatal. Se da de facto con las empresas que remueven cuentas o contenidos. La inexistencia de leyes no significa necesariamente ausencia de regulaciones".

Lejos de aquellas figuras mitológicas que tanto disfrutamos en los libros de J. R .R. Tolkien, la versión moderna de estos saboteadores profesionales o simplemente militontos afectos al carroñeo, puede hacer la diferencia. De cuán eficaces sean dependerá su precio.

#Solapa

Fenómenos argentinos, de Juan José Becerra (Planeta, 208 páginas, $449)

¿A qué mundo común pertenecen Jorge Lanata, Eduardo Feinmann, Jaime Durán Barba, Marcelo Longobardi, Alfredo Casero y Marcelo Bonelli, entre otros personajes de la escena pública nacional? ¿Qué conjunto de valores, qué sistema los agrupa? Según este libro, estas figuras poderosas e influyentes pertenecen a la vanguardia pop de la Argentina conservadora. Desafiado por el enigma que representan, el autor se propone ir más allá de los rótulos fáciles para intentar leerlas en profundidad. El resultado es una galería de retratos en clave de comedia, que el escritor y periodista perfila con ironía, pasión y una agudeza en las antípodas de cualquier corrección política.

#ElResaltador

La esclavitud de la precariedad

"Las nuevas generaciones viven de manera más normal que las anteriores, pero a costa de un sufrimiento psíquico y social, porque las formas de explotación, el regreso de la esclavitud de la precariedad, libre, pero esclavitud, es el precio que están pagando. Esto no se puede parar. No hablo desde la nostalgia, pues ya no existe, ni volverá, como no volverán ni la democracia ni la política. En sí la tecnología no es mala. Solo produce sufrimiento cuando se vincula con la competencia desenfrenada, con la soledad y la violencia social, con el neoliberalismo. Si no corres, mueres. Si no eres más veloz, no ganas. Los trabajadores han de competir entre ellos".

[ Franco Berardi, pensador italiano ]

#ALaCabeza

¿Cómo hacer para que las escuelas enseñen a pensar?, plantea Melina Furman en este imperdible charla TEDxRiodelaPlata. La investigadora argentina tiene una propuesta muy concreta que puede generar cambios profundos en las escuelas y los docentes actuales.

#LaDataFlora

  • La actividad económica cayó 7% en diciembre y acumuló un retroceso de 2,6% en 2018, según el Estimador Mensual de Actividad Económica del INDEC.

  • En enero, la compra de autos con créditos prendarios cayó 56,1%, de acuerdo con el relevamiento de la Asociación de Concesionarios de Autos de la República Argentina (Acara). Fue la peor caída en los últimos doce meses.

  • Las obras de tendido de la Red Federal de Fibra Óptica, que atraviesa todas las provincias, sumará 1.300 localidades conectadas a internet en toda la Argentina.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?