La vida móvil: despertar e irse a dormir con él (celular)

La vida móvil: despertar e irse a dormir con él (celular)

En el #Wok de hoy:  De mero aparato para la comunicación con los demás, los teléfonos mutaron a una caja de Pandora donde ahora todo o casi todo es posible + Las estadísticas nos ubican a los argentinos no sólo como el país con mayor cantidad de smartphones sino también entre los que más fotos almacenan o más tiempo le dedicamos a interactuar con ese objeto del deseo + La cantidad de funciones y posibilidades que ofrecen estos equipos profundizan un vínculo tan adictivo como imprescindible para girar a la velocidad del mundo. 

[ Maridaje /  Musicaliza esta columna Fila Brazillia con Subtle Body ]

Ante el imparable avance del teléfono inteligente, smartphone, celular, móvil, o como se lo quiera llamar, siempre habrá quienes están dispuestos a ofrecer resistencia, a jactarse de no ser uno más de los que cayó rendido a la seducción tecnológica. Son los mismos que aseguran que antes se podía vivir igual sin ese sobrevaluado "aparatito".

Las evidencias contrastables -números duros, estadísticas puras- certifican que son los que van quedando en la retaguardia, émulos del japonés Shoichi Yokoi, aquel soldado que estuvo 30 años oculto en la selva de Guam sin saber que la Segunda Guerra Mundial había terminado.

Hablar, lo que se dice hablar, devino en apenas una de las tantas opciones del dispositivo en cuestión. Sin exagerar, o casi, buena parte de nuestra vida pasa por ese equipo que no supera los 170 gramos. Para graficar, pasemos a algunas de esas tantas funciones que vienen a facilitarnos el día a día. Con la paradoja, eso sí, de que nos hacen ganar tiempo tanto como perderlo, según el uso que le demos. 

El DNI digital. Con las mismas funciones que el DNI físico, su sola exhibición acredita la identidad. Se accede a través de la aplicación Mi Argentina (para bajarla hay que ingresar al sitio www.argentina.gob.ar). Si se modifica el DNI tarjeta, automáticamente se actualiza en el celular su versión digital. Tiene pleno valor identificatorio tanto en actos públicos como privados. Ojo, todavía no ha sido validado por la Cámara Nacional Electoral para poder votar, pero esto es cuestión de tiempo. Seguramente en las elecciones del 2021 alcanzará con mostrar nuestro DNI digital. 

.

Licencia de conducir digital. Tiene la misma validez que el carnet de conducir tradicional, según lo establece la Agencia Nacional de Seguridad Vial, y con ella se puede circular por cualquier punto del país. Para su portación hay que recurrir a la app Mi Argentina. Mendoza se sumó a este uso tecnológico tras la reciente modificación a su moderna Ley de Seguridad Vial. Las cédulas verde y azul también están disponibles en este espacio, además del seguro obligatorio, la poliza y el comprobante de pago. Combo completo. 

Licencia de conducir digital

Salud, afectos, negocios, consumo, entretenimiento. En esa extensa cadena de beneficios sumemos los turnos médicos (gestionados y confirmados por esta vía), el envío de historias clínicas, radiografías, ecografías, análisis, etcéra; los descuentos para todo tipo de compras y entretenimientos; el contacto visual con afectos o vínculos laborales (Whatsapp, skype y otros); acceso a descuentos para todo tipo de compras y entretenimientos; la compra de todo tipo de artículos y productos con un solo clic; las aplicaciones para discapacitados o todo tipo de entretenimientos... La lista sería inacabable, lo cual ratifica la indiscutible utilidad de ese adictivo objeto del deseo. 

Lo primero y lo último: verlo

Algunos datos más que ratifican el fuerte vínculo con el celu: casi el 30% de los argentinos reconoce que su primera actividad cuando despierta es consultar su teléfono. Cual toc, al cabo del día, el 11% ya lo habrá hecho más de 200 veces. El sondeo de la consultora Deloitte, el 91% posee un smartphone, superando el 89% de México, el 87% de Brasil y el 82% de Estados Unidos.

.

En cuanto a las aplicaciones, Whatsapp va a la cabeza de las preferencias con un 99% de las personas que poseen teléfonos inteligentes. El 74% reconoce que lo chequea al menos una vez por hora.

Otros pistas del comportamiento argento, según Deloitte: el 88% prefiere el celular para tomar fotos; 77% para hacer llamadas por internet; 73% para grabar videos; 63% para interactuar en redes sociales; 37% para leer noticias; 34% para búsquedas online; y 30% para ingresar a sitios de compras.

Un estudio de la empresa de seguridad informática Avast afirma que los argentinos superamos el promedio mundial de fotos guardadas en el celular: 1061 versus el promedio del resto del planeta que son 952. De las cuales, por lo menos el 22% son de mala calidad (oscuras, borrosas, o duplicadas). Las dos puntas: Corea del Sur, el que más almacena, con 1.417 fotos, y Vietnam el que menos, con 45.

Un informe de la asociación Mobile Marketing Association certifica que los usuarios únicos en promedio pasan en total al menos cinco horas por día frente a la pantalla del teléfono. 

Y para no atiborrarnos de números y sintetizar en un solo paso el efecto en nuestras vidas, digamos que 7 de cada 10 usuarios se lleva el celular al baño.  

Un derecho humano

Frente a tan vasto panorama, internet dejó de ser una opción para pocos para transformarse en una demanda social que a esta altura todos los gobiernos deben asumir como propia.

Debido a que la web ha dado -y da- la posibilidad a millones de personas en todo el mundo de comunicar ideas y provocar cambios en sus sociedades, en el 2011 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el acceso a internet como un derecho humano.

"Los gobiernos deben esforzarse para hacer a internet ampliamente disponible, accesible y costeable para todos (...) Asegurar el acceso universal del internet debe ser una prioridad de todos los estados”, postula el reconocido organismo. 

Los últimos mohicanos de la resistencia tienen ante sí demasiadas evidencias como para seguir insistiendo que se trata de una moda de la que deberían prescindir. Queda en cada uno, aseguran los tecnopsicólogos, cómo diferenciar el uso del abuso y cómo priorizar la utilidad real sin caer en la adicción. 

#ElResaltador

Desventuras en Interland

  • "Vivimos en un mundo global y en el mundo occidental uno ve que el caos está en todas partes, las calles están permanentemente en choque con la policía, grandes manifestaciones, todo el mundo disconforme con sus gobiernos, ¿quién se salva hoy? Ni Estados Unidos ni Inglaterra ni la Unión Europea, que era donde habíamos depositado todas nuestras esperanzas. Las democracias más antiguas del mundo se están viniendo abajo. Así que yo creo que más que hablar de crisis debemos hablar de un momento intermedio. Bauman habla de Interland, entre un mundo que se está viniendo abajo ya casi totalmente y uno nuevo que todavía no aparece. Esa transición va a ser dolorosa y larga, creo que va a durar todo el resto del siglo XXI. Y nuestra crisis actual, a la que se agregan causas evidentemente locales, hay que enfocarla dentro de esa crisis mundial".

[ Juan José Sebreli, sociólogo, historiador y filósofo argentino, en Clarín ]

.

#Solapa

Cambiemos el mundo, de Greta Thunberg (Lumen, 80 páginas, $399)

  • En agosto de 2018, la adolescente sueca que se propuso luchar por la supervivencia del ser humano comenzaba una huelga escolar los viernes que ahora siguen cientos de miles de estudiantes en todo el mundo. En diciembre fue invitada por las Naciones Unidas para hablar en la cumbre sobre el cambio climático. Poco después cruzó Europa en tren para pronunciarse ante los líderes del mundo en el Foro de Davos: "Quiero que entren en pánico -les dijo-. Quiero que actúen como si nuestra casa estuviera ardiendo. Porque así es". Hoy, Greta Thunberg, quien sonó hace poco como posible candidata al Premio Nobel de la Paz, es una referencia ineludible a la hora de pensar el mundo desde otra óptica. Este libro recoge esos discursos que la transformaron en una voz clave para entender estos tiempos.
.

#LaDataFlora

  • El índice de inflación de 5,9% de septiembre es el valor más alto de los últimos 12 meses, desde que en septiembre de 2018 hubo 6,5%. Si bien bajó hasta julio, en agosto volvió a subir y alcanzó el 4%, impactado por la devaluación de agosto posterior a las PASO. Según el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central, distintas consultoras estiman que la inflación de este año rondará el 55%.

¿Cómo varió la inflación en 2019?

.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?