El "año Hidalgo" o el manotazo de ahogado antes de que cambie el gobierno

El "año Hidalgo" o el manotazo de ahogado antes de que cambie el gobierno

Una tradición mexicana indica que cuando un gobierno se está por terminar y se sabe que viene uno de otro color político, se grita: "Chingue a su madre el que deje algo". Una conducta que la clase política ha ido adquiriendo en Argentina, pero con un toque criollo.

Los mexicanos tiene una tradición -que no es para nada envidiable- donde aquella gestión que administra el Estado se está por ir, se tiene que llevar -o robar- todo lo que pueda.

Esto generalmente sucede si se sabe que quien va a ocupar ese lugar es alguien de otro color político. Esto es conocido como "año Hidalgo", en referencia a Miguel Hidalgo y Costilla recordado en México por ser uno de los iniciadores de la revolución que tras un largo periodo liberó al pueblo de la colonia española. También lo conocen como "el padre de la patria".

Pero hay una frase que hace referencia a su apellido: "Año Hidalgo, chingue a su madre el que deje algo" que se comenzó a usar más de un siglo después, en 1970 para hacer referencia al último año o meses de gestión de un gobierno, claramente corrupto.

En ese periodo la meta era gastar todo el presupuesto que quedaba, robar lo que se podía o nombrar personal afín en un puesto dentro del esquema de gobierno para que permanezca en el tiempo. 

Este marte, el presidente del Partido Justicialista Mendoza y diputado nacional, Guillermo Carmona denunció "una ola" de designaciones en la planta de personal del Estado, justamente a mes y medio de que termine el primer mandato de Mauricio Macri. El mendocino advirtió que "el Congreso debe detener esta atrocidad".

Por medio de cuatro resoluciones publicadas en el Boletín Oficial, a lo que se refirió como "un festival de designaciones y llamados a concursos de altos cargos de la administración pública".

Sin embargo, el fuego cruzado siempre ha estado presente en las transiciones. En el comienzo de gestión de Alfredo Cornejo como gobernador en diciembre de 2015, acusó a un Francisco "Paco" Pérez que dejaba una provincia sin poder pagar los sueldos y desordenada. Ya lo adelantaba en su último discurso del 1 de Mayo en la apertura de las sesiones ordinarias: "Voy a entregar en diciembre de este año a quien me suceda una provincia objetivamente más ordenada, mejor administrada, más previsible, más responsable y que presta mejores servicios públicos que la que recibí de mi antecesor, el ex gobernador Francisco Pérez".

Además, el mandatario también había dicho en otra oportunidad que el peronismo empobreció a Las Heras y Daniel (Orozco) lo estaba recuperando. Sin embargo, en julio de este año -año electoral donde fue reelecto-, el jefe comunal radical justificó el pase a planta de 850 empleados en el municipio: "Están felices", dijo a MDZ Radio.

 Parece que ninguno de nuestros político está ajeno al "año Hidalgo" o de alguna manera lo ejerce y hace demagogia con ello, más en un año electoral interminable. 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?