La noche en que cambió la historia política

Reseña de los días previos a la sesión del Senado en que Cobos salió del placard kirchnerista para transformarse en el referente de la oposición deseado por los sectores antikirchneristas.

En qué cambió el país. En qué cambió la política del país luego de que Julio Cobos dijo tembloroso y resoplando: “Mi voto no es positi¡vo”.

Eran las 4,25 de ese 18 de julio. Los periodistas apostados en el salón contiguo al recinto legislativo estábamos esperando ese momento que demoró 18 horas de sesión legislativa.

Hasta ese día Julio Cobos era cartón pintado, parte del decorado kirchnerista, así lo veían la mayoría de los periodistas porteños legislativos.

Momento cúlmine, Cobos con su voto da vuelta la historia política marcada por Néstor Kirchner. 

Tuve oportunidad de estar en el momento de la asunción de Cristina el 10 de diciembre en el mismo ámbito en que Cobos cometió su “traición”.

Cuando la presidenta recién asumida en Casa Rosada entró al Congreso para dar su discurso ante la Asamblea Legislativa, los cronistas que estaban ubicados en la sala de prensa del Senado se refirieron al vice recién asumido peyorativamente.  “Che estemos atentos para escucharle la voz porque para mi está mudo”, dijo con tono sobrador uno de los más veteranos escribas.

Aquella imagen quedó desvirtuada  en seis meses, más exactamente el 16 de junio cuando Cobos dio a conocer su carta abierta reclamando que el proyecto de las retenciones móviles a las oleaginosas pasara por el cedazo del Congreso.

Luego de esa misiva pública potenciada por Clarín Cobos comenzó a dar señales de cierta autonomía recibiendo a personajes refractarios al matrimonio presidencial.

Sin decirlo Cobos habló con los gestos con una ronda de reuniones, leídas desde la Casa Rosada como desafíos a los lineamientos de la política oficial. Así recibió a la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), que encabeza el cardenal Jorge Bergoglio.

Luego se juntó con los gobernadores de las provincias enfríadas por el ninguneo kirchnerista como el cordobés

Las señales del pensamiento de Cobos se dieron entre sus declaraciones públicas en el transcurso de ese mes entre la carta y la sesión histórica.

Estando en su casa de la Sexta Sección, la que luego se hiciera famosa por las imágenes de Cobos saludando desde su balcón agitando una bandera argentina, y mientras festeaba el cumpleaños de su hija mayor Virginia (el 21 de junio), Cobos dio dos definiciones que se transformarían en el presagio de lo que luego sería el voto “no positivo”.

“Uno no pretende cosechar aplausos, pero la mejor lealtad es la convicción propia ¿Qué me voy a quedar esperando si sé que puedo aportar? Uno actúa de buena fe y nadie le cree, todos andan leyendo debajo del agua”, se quejó respondiendo a la primera mención anticobista con la que irrumpió el gobernador sanjuanino José Luis Gioja –dicho sea de paso, aliado de Celso Jaque-.

Ya para ese tiempo Gioja lo tildó de "oportunista" al vicepresidente.

La otra aseveración que dejó en ese reportaje en el living de su casa luego tuvo más repercusión en el Congreso porque sonó como una advertencia de lo que podía suceder a las 4,25 del 18 de julio.

“El error es que se están buscando votos en las cámaras legislativas, cuando lo que hay que buscar son consensos. Por que allí andan los diputados caminando de arriba para abajo pensando qué van hacer”, señaló el ex mandatario.

Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 22:05
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 22:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve