Errores de construcción en un hospital

Es en  El Carmen. La obra tarda más y será más cara.

“Nuestra idea siempre fue rescatar lo mejor de la gestión anterior y mejorarlo” es una frase que no es común escuchar de boca de un funcionario oficialista de distinto color político al que lo precedió en su cargo.

Sin embargo, la responsable de esas palabras es la directora de Infraestructura de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) María Becerra. Su gestión, fue la que se hizo cargo de concluir el proyecto de refuncionalización del Hospital El Carmen, el efector de la obra social.

La idea original requería de un presupuesto de $3.974.166, pero finalmente serán necesarios $5.166.414  para dejarla funcionando. Es decir, se invertirá $1.192.248 más de lo previsto. Asimismo, las obras arrancaron en 2006, tenían que estar lista en octubre de 2007, pero recién estarán para 2009.

Este nosocomio tiene una antigüedad de 105 años y sólo en octubre atendió a 20.808 pacientes entre el área de internación, guardia y consultorios. Por ello es que la gestión anterior de la OSEP, a cargo de Marcelino Iglesias, ideó un proyecto de refuncionalización de varias áreas.

Según Becerra, la demora responde a que la nueva visión que tiene esta gestión piensa en mejorar las instalaciones para el usuario y no sólo arreglar "las superficies o las paredes". “Queremos adelantarnos a lo que nos pidan los médicos y los pacientes”, dicen.

El proyecto original preveía, por ejemplo, una ampliación del sector administrativo, del de diagnóstico por imagen, de la sección laboratorio, una nueva área de internación y una refuncionalización de la guardia. Concretamente, al momento de asumir la gestión justicialista–abril de 2008- las obras estaban avanzadas en un 85%. 

Fue entonces que Becerra y el arquitecto Rubén Chirino pensaron en ir más allá y apostar a una guardia con dos quirófanos más un shock room –donde se atiende a los pacientes en estado crítico-, refuncionalizar el área de los consultorios y el área de espera. Además, decidieron optimizar lo que en hospitales se conoce como “situación quirúrgica” para así tener una zona restringida, una semi-restringida y una pública.

Es así que al día de hoy las obras que siguen el plan original están avanzadas en un 92% y la semana que viene las empresas encargadas de los trabajos dejarán lista la nueva área de internación que sumará 42 camas nuevas a las 74 que ya funcionan. Estas son las polémicas “camas tecnológicas” que, en su momento, se dijo eran demasiado grandes para las habitaciones.

Las polémicas camas tecnológicas

A mediados de este año,  se dijo que las camas que Iglesias había licitado no entraban por la puerta de las habitaciones y que sólo se podría colocar una por habitación.

Sin embargo,  Chirino aclaró que el caso nunca fue tal sino que “las camas son grandes, pero sí entraban en la pieza. El tema es que si poníamos dos por habitación no nos entraba la camilla para trasladar al paciente cuando salía de la operación. Por eso, demolimos una pared donde van los armarios de los pacientes y los corrimos para atrás, ahora entran”. (ver plano).

Además, tuvieron que hacer puertas corredizas para dar más espacio al lugar porque, originalmente, estaban dispuestas para abrir hacia el interior de las habitaciones.

Hace cuestión de semanas, Iglesias se refirió a este tema en diálogo con MDZ y dijo que este sector tenía que estar listo en marzo de 2008. “Tenía un avance del 95%, pero asumió esta gente y le empezó a poner trabas. La cosa es que queríamos que tuviera sólo una cama por habitación con una de acompañante, principalmente para que los familiares de pacientes quirúrgicos estuvieran cómodos. Parece que no saben lo que es ir a acompañar a un familiar cuando está mal, les quisimos dar un lugar para descansar”, refutó el radical.

La demora en números

En detalle, la obra original se inició en 2006 y tenía un plazo de 10 meses por lo que tenía que estar lista en octubre de 2007, sin embargo, se le concedió un adicional de obras por cinco meses más, es decir que había plazo hasta marzo del año pasado.

Como en toda obra pública existe la posibilidad de solicitar un adicional de obras con la misma empresa siempre y cuando no supere el 30%, en este caso se solicitaron dos: uno del 12% por un valor de $481.528 y una del 7,8% que representan $313.304. Estos fondos extra fueron solicitados por el gobierno anterior .

Para la nueva gestión la importante demora tuvo que ver más con “falencias constructivas y una mejoramiento de la idea original que considerábamos no era suficiente porque revisamos el proyecto y vimos que podíamos hacer más”, aclaró Becerra. Para poder llevar adelante estas mejoras del proyecto original están por pedir un tercer adicional de $397.416. No obstante, hasta que no esté adjudicada la licitación Becerra y Chirino no quisieron estimar una fecha de concreción.

Entre esas mejoras que la nueva gestión agrega figuran la reorganización y construcción de dos estaciones de enfermería, el shock room, agregarle dos quirófanos a la guardia, reacondicionar el lugar para un tomógrafo y refuncionalizar el área de los consultorios.

De las obras originales -es decir, las proyectadas en la era cobista- ya están funcionando el mejorado sector administrativo, un laboratorio, el centro de diagnóstico por imágenes y la semana que viene se habilitará la nueva ala de internación.

Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 08:31
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 08:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"