Piden indagar a Blejer y Prat Gay, los posibles ministros de Economía de Cristina y Carrió

El fiscal federal Oscar Amirante reclamó las indagatorias de ambos ex funcionarios por el delito de defraudación, presuntamente cometido en perjuicio de cientos de miles de ahorristas y a favor de los bancos durante el corralito de 2001.

La medida también incluyó al ex ministro de Economía, Domingo  Cavallo.

El fiscal federal Oscar Amirante reclamó las indagatorias por el delito de defraudación, presuntamente cometido en perjuicio de cientos de miles de ahorristas y presuntamente a favor de los bancos durante el corralito de 2001. Entre ellas Mario Blejer y Alfonso Prat Gay.

Los nombres de ambos ex funcionarios aparecen como candidatos a ministros de Economía ante un eventual triunfo de Cristina Kirchner o de Elisa Carrió.

Amirante pidió también las indagatorias de Domingo Cavallo, Daniel Marx, y de más de 1.000 banqueros, entre ellos Guillermo Harteneck, Eduardo Eduardo Escassasny, Arnaldo Bocco, Roberto Feletti, Diego Santilli, Enrique Olivera, Julio Macchi, Carlos y José Rohm, Miguel Kiguel, Ana Botín, José María Dagnino Pastore, Mario Vicens, Julio Werthein, Manuel Sacerdote, Carlos Fedrigotti, Alfredo Irigoin, y William Sutton.

En un dictamen de 47 páginas con tres anexos, el fiscal sostuvo que "la "fiesta del uno a uno" había que pagarla, aún los que no asistían al banquete; pero quiénes se pusieron a salvo: las entidades bancarias".

"Esta investigación se propone abrir la "caja negra" del sistema bancario y financiero para poder determinar si las catástrofes se debieron a causa naturales o si hubo negligencia, impericia o dolo. Esa "caja negra" se llama Banco Central de la República Argentina y el conjunto de bancos del sistema financiero", añadió.

El dictamen fue emitido en el marco de una causa denunciada por el ex diputado Mario Cafiero, con el patrocinio del abogado Ricardo Monner Sans, y que tramita ante el juzgado federal a cargo de Ariel Lijo.

Amirante recorrió la historia económica argentina desde los 90 hasta el estallido de la crisis y sus consecuencias inmediatamente posteriores, y concluyó que existió "un plan destinado a proteger y favorecer a determinados grupos de poder económico y en especial a los patrimonios de los bancos autorizados a funcionar en el sistema".

"La gran crisis hubiera sido evitable si se hubieran tomado a tiempo las medidas necesarias. En el año 2001 no había mas remedio que sincerar la economía, devaluar la moneda y tomar una serie de medias económicas para morigerar las consecuencias de la crisis generada desde mucho atrás, pero no se obró de esa manera porque si se corregían las distorsiones de la economía los capitales del exterior y argentinos no se podían fugar como ocurrió, ni evitar que los bancos padecieran las consecuencias de haber realizado operaciones contrarias a la lógica mas elemental", disparó Amirante.

"Así nos engañaron con la ley de intangibilidad, así nos engañaron cuando alguien dijo "quien depositó dólares recuperará dólares"... ninguno de los dos objetivos era materialmente posible de ser cumplidos en la realidad; los números de la economía, los balances de los bancos, el estado del Banco Central no lo hubiesen jamás permitido", insistió el fiscal.

Al formular la imputación, Amirante entendió que " la insolvencia del sistema no fue casual, estaba en la matriz de la convertibilidad y lo que fue buscado en su hora final es permitir la fuga de capitales a un peso un dólar antes del colapso y dejar que la Republica Argentina quedara librada a su suerte".

"Si se hubiera cerrado el mercado de cambios en Marzo de 2001 y no se hubiera permitido la extracción de un solo dólar de la Argentina, las consecuencias de la caída de la convertibilidad hubieran sido mucho menores…claro que algunos no podrían haber hecho el espléndido negocio realizado", concluyó Amirante.
Opiniones (0)
23 de julio de 2018 | 05:53
1
ERROR
23 de julio de 2018 | 05:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"