La sabia poética que circula por la obra de Benítez

Con "La Tierra permanece", el poeta y narrador Luis Benítez revela que tanto lo que fluye como lo que perdemos son parte de un universo que lleva nuestro sello. Publicado por una editorial cordobesa, su poesía sortea el centralismo porteño para universalizarse.

Los versos de La Tierra Permanece, del poeta y narrador Luis Benítez, tienen una edición que está a la altura de su extensa trayectoria. Realizada por el  sello Buena Vista Editora, para su colección Agalma, que cuenta con el ojo avizor de otro gran poeta, el cordobés Alejandro Schmidt.  

La Tierra permanece resume en 83 páginas una producción poética que captura ese áura de belleza y destrucción que está implícita en la naturaleza, pero también en las cosas de este mundo.  

Hay un universo a la vista y otro paralelo y Benítez, como buen sabueso, descifra los códigos de aquello que nos rodea y pocas veces vemos y, mucho menos, entendemos.  

Descarga

Dice Schmidt en la contrata acerca de este prolífico vate: "En este nuevo libro de Luis Benítez, uno de los poetas más importantes y acaso más secretos de la así llamada generación del '80, retoma las enseñanzas de lo Real (dicho esto en el sentido de la sabiduría o su proverbio). Todo sirve, la muerte de un gato y una mosca, el Pacífico, la vía láctea, las notas eruditas, alguna anécdota y siempre una especie de gran anhelo por la naturaleza, lo perdido, lo que fluye. A lo largo de más de media vida he ido disfrutando esta obra que reúne una treintena de libros, amén de lo que Benítez produjo como narrador, ensayista y en el campo de la investigación y la difusión de la poesía entre nosotros".

Para ahondar aún más en esta obra de Benítez, quién mejor que el autor de La tarde del elefante para compartir algunas de las claves de este elogiado poemario.

-¿Cómo surgió La tierra permanece? ¿Qué material contiene?
-El año pasado el director de la Colección Agalma, el gran poeta cordobés Alejandro Schmidt, tuvo la generosidad de invitarme a enviar un manuscrito para integrarlo a esta. En ese momento pensé en reunir textos míos, de diferentes poemarios anteriores, y agregarle a esa selección poemas nuevos, relacionados con el tema de la naturaleza, su preservación, y la destrucción progresiva del mundo natural que la humanidad está llevando a cabo. El mayor problema -como siempre, aquel que escribe poesía bien lo sabe- fue el de establecer el orden, la secuencia de esos textos elegidos, porque eso tiene que ver con la estructura general del libro. Finalmente quedé satisfecho en lo referente a este aspecto y concluí que aquel era el orden definitivo y coherente de todo el manuscrito, conque lo envié a la editorial y felizmente fue aceptado.

-¿Qué lugar ocupa en tu producción?
-La Tierra permanece posee un lugar único, porque es la primera vez que se publica una colección de mis poemas reunidos bajo un mismo eje temático. También implica la oportunidad de apreciar qué buena repercusión ha tenido entre los jóvenes, ya que buena cantidad de bloggers e instagramers argentinos, a poco del lanzamiento del poemario, se han expresado más que favorablemente acerca de él y -gracias al apoyo y la difusión que brindan estos jóvenes lectores y comentaristas de libros- bloggers españoles y de otros países de nuestra Latinoamérica se han interesado en La Tierra permanece y han solicitado ejemplares de prensa para comentarlo próximamente en sus medios.

-¿Qué significa publicar en una editorial de interior, pero con gran proyección?
-Gracias a la valerosa editora, Daniela Mac Auliffe, y al poeta Alejandro Schmidt, pude comprobar una vez más cuánto es el dinamismo y cuánta la muy buena salud de los que disfruta la poesía argentina más allá de Buenos Aires. El hecho puntual es que los lectores argentinos no porteños -sea ellos mismos poetas o no- suelen estar mejor informados y capacitados para una lectura más profunda del género, lejos del esnobismo que muchas veces campea por sus fueros en Capital Federal. Esto lo comprobé personalmente cada vez que fui invitado a encuentros internacionales de poesía celebrados en Argentina más allá de la Avenida General Paz, en Mendoza y en Córdoba, por dar dos ejemplos: salas llenas, personas que se te acercan al término de tu lectura con libros tuyos gastados por las sucesivas lecturas y con subrayados, y que te hacen preguntas puntuales acerca de ellos. Eso no lo encontrás en Buenos Aires. 

"Los lectores de poesía -y los autores- son mucho más numerosos fuera de los límites estrechos de la Capital Federal, por la sencilla razón de que nuestro país cuenta con 24 provincias y en Capital vivimos apenas 3 millones de personas".

Estos factores contribuyen a que la circulación de la poesía sea más efectiva y existan un número mayor de editoriales bien criteriosas, al tiempo que los encuentros internacionales de poesía poseen un número más crecido de asistentes. En Buenos Aires no van a ir 200 personas a escucharte leer poemas; eso no sucede ni en la afamada Feria del Libro local, pero sí en los muy bien organizados encuentros de poesía celebrados fuera de la Capital Federal. Que un poemario mío circule, gracias a Editorial Buena Vista, por ese circuito, es para mí un orgullo y un motivo de gratitud permanente, por el generoso apoyo que me ha brindado. 

"Lo dicho: si la poesía argentina goza de buena salud, es gracias a lo que sucede con ella fuera de Buenos Aires".

Rubén Valle

Opiniones (0)
20 de agosto de 2018 | 01:42
1
ERROR
20 de agosto de 2018 | 01:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"